Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña pierde todos sus grandes bancos en ocho años

En 2009, en territorio catalán había 11 grandes entidades financieras. Con la salida del Sabadell y CaixaBank ya no queda ninguna

El cuartel general de CaixaBank en Barcelona.

Esta semana se ha dado uno de los mayores golpes al proceso independentista con la marcha de las sedes sociales del segundo y del quinto banco español, CaixaBank y Sabadell. El movimiento deja sin entidades relevantes radicadas en Cataluña, una comunidad que tenía 11 entidades domiciliadas en 2009. La crisis financiera de 2008 se llevó por delante las cajas de Girona, Sabadell, Terrassa, Manlleu, Tarragona, Manresa, Laietana, Penedès y Catalunya. Las sedes operativas de los dos bancos citados, donde se toman las decisiones, se mantendrán de momento en Cataluña,  pero la clave es si permanecerán en el futuro para atender con la misma cercanía a particulares y empresas.

Los dirigentes catalanes lo negaron hasta el último momento: CaixaBank y el Sabadell no se irán de Cataluña, dijo el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, 48 horas antes de que ambas entidades trasladaran su sede a Valencia y Alicante respectivamente. También lo había dicho antes, en octubre de 2015, el expresidente de la Generalitat, Artur Mas, para aplacar a los temerosos con el proceso: "No nos traten como tontainas. Los bancos no se van a ir de Cataluña porque representa el 20% del mercado español. Se van a pelear por estar aquí", concluyó.

La preocupación de los políticos se explica porque los últimos años han sido muy duros para el sistema financiero catalán, que solo hace unas décadas contaba con grandes bancos, como Banca Catalana, o gigantes de las cajas de ahorros, como la Caixa de Barcelona, que fue absorbida por la de Pensiones, formando La Caixa. El potente tejido industrial y manufacturero catalán se apoyó históricamente en las entidades, algunas de las cuales formaron lo que se conoció como la banca industrial.

Tras las crisis de los ochenta y noventa, el sector se concentró en una decena de entidades más fuertes. Así se entró en la Gran Recesión de 2008, pero la mala gestión, la politización de las entidades y el colapso del euro acarrearon la quiebra y la venta posterior de nueve cajas, algunas de las cuales tenían 170 años de existencia. En paralelo, la economía catalana, como la del resto de España, se hundió. Solo hasta 2014, en esta región se cerraron 65.000 empresas y se destruyeron más de 650.000 puestos de trabajo.

Solo resisten dos pequeños

El viernes pasado, Arquia, la caja de arquitectos, y el banco Mediolanum, anunciaron que trasladaban su sede de Barcelona a Madrid y a Valencia, respectivamente. Con este movimiento, en Cataluña solo quedan dos pequeñas entidades con sede social y ficha bancaria que resisten: la rural Caixa Guissona y la Caja de Ingenieros. La primera nació en 1963, tiene 4 oficinas en Guissona, Barcelona, Lleida y Reus y administra 520 millones de sus clientes y ganó 5,1 millones. Dice que es una entidad "especial, con prioridades diferentes a las del resto porque solo buscamos hacer más fácil la vida de nuestros clientes". En realidad es una entidad comarcal con pequeño negocio respecto a las grandes cifras del sector.

Caja Ingenieros es una cooperativa con más de 150.000 socios, con 50 años de historia, 25 oficinas y 12 millones de beneficio. El viernes emitió un comunicado en el que decía que su solvencia y liquidez estaban en altos niveles y que solo cambiaría la sede si lo decidía su asamblea. Por el momento, no tiene pensado convocarla, apuntaron.

Mantienen la sede operativa

El sector financiero catalán quedó reducido a CaixaBank, ya convertida en banco por imposición de las autoridades —el Banco de España—, y al Sabadell. Ambas entidades tienen grandes cuotas de mercado en Cataluña, pero destaca la antigua caja, que cuenta con 68.000 millones de depósitos en la región, el 39% del total de Cataluña, el 24% de los créditos a empresas y hogares y 1.352 oficinas, el 26% del total de España. Por su parte, la entidad presidida por Josep Oliu tiene en Cataluña 24.000 millones de ahorro, el 24% del total, y 638 oficinas, el 30%. En resumen, Oliu sostiene que Cataluña representa el 15% de todo el negocio en España, que supone el 70% del grupo. El Reino Unido suma el 30% adicional.

Ambos bancos han dicho que dejan Cataluña para proteger a sus clientes, accionistas y empleados ante el daño que están sufriendo por la incertidumbre creada por el proceso independentista. Desde el domingo pasado, día del referéndum, pero sobre todo desde el miércoles, han sufrido la retirada de depósitos, dentro y fuera de Cataluña, ventas de acciones en Bolsa y la presión de los inversores internacionales, que ven con preocupación su situación jurídica. Con las nuevas sedes valencianas quieren frenar esta corriente peligrosa porque no pueden vivir ni un día más con la inquietud de quedar sin la cobertura del Banco Central Europeo ni el Fondo de Garantía de Depósitos.

¿Qué consecuencias prácticas conlleva el traslado de la sede social? Los dos bancos afirman que no mueven sus sedes operativas de Barcelona, donde tendrán sus mayores cuarteles generales. Pero existe el temor al goteo de traslados de infraestructuras a Valencia o Alicante, sobre todo si Cataluña pierde fuelle económico.

Temor a más traslados

"Lo realmente relevante son las relaciones bancarias, que aportan valor tanto a las entidades como a las empresas y familias. Es preocupante que algunas relaciones bancarias se deterioren por el cambio de sede al dejar de tener la cercanía física con la que nacieron hace años. Y en ese caso, la gran perjudicada es Cataluña", manifiesta Joaquín Maudos, catedrático de Economía de la Universidad de Valencia.

Cataluña pierde todos sus grandes bancos en ocho años

Este experto, y otros consultados que han pedido el anonimato, añaden que existe el riesgo de desafección "de los depositantes catalanes favorables a la independencia, que puedan percibir que su banco de siempre ya no es catalán". "Pero este impacto negativo quedará más que de sobra compensado porque los depositantes del resto de España vuelven a sentirse cubiertos por el Fondo de Garantía y el BCE. Espero que esto acabe con la marcha de depósitos", añade Maudos.

En un mundo globalizado, puede ser importante tener bancos de tu región, pero, sobre todo, la clave es que los que operan en la región, sean de donde sean, ofrezcan financiación en buenas condiciones, indican Maudos y otros expertos. De nada le serviría a Cataluña que se quedaran CaixaBank y Sabadell si no fueran a ser solventes y, por lo tanto, no pudieran ofrecer buenas condiciones de acceso al crédito y remuneración del ahorro.

Más información