Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BBVA gana 1.340 millones hasta marzo, un 12% más, por la reducción de las dotaciones

La depreciación del dólar y otras divisas golpean la cuenta, que presenta márgenes a la baja

El presidente, Francisco González, y el consejero delegado, Carlos Torres, al inicio de la junta general de accionistas celebrada en Bilbao.

El BBVA se anotó un beneficio de 1.340 millones de euros en el primer trimestre del año, con una mejora del 11,8% respecto a marzo de 2017. Todos los márgenes de la cuenta de resultados caen por lo que la mejora del beneficio llega por el descenso de las provisiones y dotaciones para las insolvencias. La mejora de la morosidad, que pasa del 4,9% al 4,4% en marzo pasado, permite aliviar la cuenta de resultados, que se ha visto castigada por la depreciación del dólar y otras divisas frente al euro con las que opera el BBVA, según la entidad. El mercado acogió bien los resultados: la acción subió un 2,21% hasta 6,68 euros. Sin contar el efecto divisa, en euros constantes, los beneficios han crecido el 22,3%.

El margen de intereses, la diferencia entre lo que el banco cobra por los préstamos y paga por los depósitos, bajó un 0,8% respecto al mismo periodo del año anterior y un 5,9% frente al anterior trimestre, a 4.288 millones, un elemento que afecta al resto de la cuenta de resultados. Todos los márgenes de la cuenta descienden, por el efecto del tipo de cambio. Carlos Torres, consejero delegado, calificó los resultados de "excelentes porque a tipos de interés constantes, sin tener en cuenta la depreciación de la divisas los márgenes crecen y esta es la mejor vía para medir la gestión".

Por geografías, destaca como es habitual el rendimiento en México, con un beneficio de 571 millones, un 5,2% más, y España, donde logra 410 millones, un 54% más. Este fuerte incremento se debe a que ha reducido drásticamente las pérdidas del negocio inmobiliario, que pasan de 106 millones en marzo de 2017 a unos números rojos de 27 millones. Solo con la actividad bancaria en España el BBVA gana 437 millones, un 17,3% más, con todos los márgenes de la cuenta en descenso, por lo que el resultado proviene de la caída a la mitad de las provisiones.

España ya supone el 25% del beneficio del grupo, cuando al cierre del año pasado era el 16,4%; el 7,4% en 2016, el 3,7% en 2014, el 0% en 2012 y en 2013 —por las grandes pérdidas del ladrillo tóxico que superaron a lo obtenido con el negocio bancario— y el 10,2% en 2008, al inicio de la crisis. Torres apuntó que “lo normal es que cada vez aporte más; España tiene que subir su peso porque no guarda correspondencia con lo que representa en el balance y en el capital del grupo”, añadió.

En cuanto a otros países, destaca Turquía logró 201 millones (+25,7%), Estados Unidos ganó 195 millones (+51%) y el conjunto de América Latina obtiene 210 millones, un 13,8% más.

La entidad pone el foco en la mejora del negocio digital, que ya supone el 36,7% de las ventas acumuladas, dando un salto desde el 21,5% del año anterior. Torres afirmó que la digitalización del grupo "incrementará los ingresos y está mejorando la eficiencia, lo que provocará una mejora de la rentabilidad". No obstante, la eficiencia (que mide lo que el grupo gasta por cada cien euros que ingresa) solo ha mejorado desde el 49,1% de hace un año al 48,9%, pese a las fuertes inversiones realizadas. 

"Estamos centrados en nuestro proyecto, y nuestro proyecto está en crecer orgánicamente y en la transformación", ha insistido en varios ocasiones el ejecutivo durante la presentación online de los resultados de la entidad correspondientes al primer trimestre tras ser preguntado sobre una hipotética fusión del banco bien con Bankia o bien con otras entidades como Unicaja o Liberbank.

En cuanto a otro tipo de fusión, la que podría producirse entre la Asociación Española de Banca (AEB) y la Confederación Española de Cajas de Ahorro (Ceca), Torres ha afirmado que, "sin duda, tendría mucho sentido". El presidente de la AEB, José María Roldán, abrió recientemente la puerta a una hipotética integración de ambas asociaciones, que representan en conjunto al sector bancario español y de las antiguas cajas de ahorro.

Sin comentarios sobre la sucesión del presidente

El consejero delegado de BBVA, Carlos Torres, afirmó que se encuentra "centrado en la gestión del banco", al margen de la sucesión del presidente de la entidad, Francisco González, que se jubilará en octubre de 2019, en cumplimiento de los estatutos del banco. "Estoy centrado en la gestión del banco y eso es lo que tengo que hacer", ha apuntado Torres a preguntas de la prensa durante la presentación de los resultados.

Preguntado concretamente sobre si se ve él elegido como presidente de BBVA el próximo año, Torres ha insistido en que su foco es la gestión y "la sucesión es materia del consejo. No tengo nada más que decir sobre ese asunto".

En la anterior presentación de resultados, González apuntó que la entidad tiene "un equipo fabuloso", por lo que no habrá "sorpresas" tras su marcha, que tendrá lugar cuando cumpla 75 años, en 2019.

Las preguntas se han producido porque esta semana el Tribunal General de la Unión Europea (TUE) avaló la postura del Banco Central Europeo (BCE) de no permitir que una misma persona ocupe al mismo tiempo el puesto de presidente del consejo de administración y de directivo efectivo (o consejero delegado) de entidades de crédito sometidas a supervisión prudencial.

Más información