Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los funcionarios estrenan el sistema que liga sus alzas al PIB

La subida de este año será del 1,75% y los dos próximos llegará al menos al 2,25% y al 2%

Tras perder desde 2010 un 14% de su poder adquisitivo, los funcionarios tienen al fin un motivo de alegría. Los Presupuestos presentados ayer consagran —mayoría parlamentaria mediante— el pacto Gobierno-sindicatos para revalorizar los salarios públicos. Este año, la subida será segura del 1,75%. Pero para los dos próximos se estrena un sistema según el cual habrá un incremento fijo (del 2,25% en 2019 y 2% en 2020) y otro variable en función del PIB.

Firma de acuerdo entre Hacienda y sindicatos de la Función Pública en el Ministerio de Hacienda.
Firma de acuerdo entre Hacienda y sindicatos de la Función Pública en el Ministerio de Hacienda.

Los funcionarios que quieran planear sus finanzas de los próximos años deberán cargarse de paciencia y tener en cuenta un sinfín de factores. Y estos cálculos serán más complicados cada año que pase.

En 2018, será fácil: subida lineal del 1,75% para todos, independientemente de la evolución de la economía. Tan solo habrá dos décimas susceptibles de mejora (hasta el 1,95%) que serán decididos por cada administración a determinados colectivos.

Para 2019 la cosa se complica algo. Porque al 2,25% inmutable, se unen cinco centésimas de variación por cada décima que el PIB crezca por encima del 2%. La mejor situación para los funcionarios se produciría si la economía creciera al 2,5% o más —el Gobierno prevé un 2,3%—, caso en el que la variación sería del 2,5%. Y en 2020 se parte de un aumento asegurado del 2%, que en función de la coyuntura económica podría llegar hasta el 3%. Pero además ese año el crecimiento podría llegar a ser a incrementarse hasta al 3,55% si las Administraciones competentes cumplen sus objetivos de déficit.

Además de subidas salariales, las plantillas públicas se verán reforzadas, siempre y cuando las Administraciones públicas afectadas hayan cumplido las sacrosantas reglas de ajuste fiscal. Así, los cumplidores absolutos podrán cubrir el 100% de las bajas que se vayan produciendo y además contar con una bolsa adicional de entre el 8% y el 10% de las bajas en aquellos sectores que se considere necesario reforzar.

Los sindicatos representativos de la función pública (CSIF, UGT, y CC OO) mostraron su satisfacción el mes pasado, al firmar un acuerdo con el Gobierno que acababa con una larga época de recortes. “Ya nos tocaba. Cuando cayó la economía nos aplicaron el primer recorte y durante los años de crisis perdimos el 13,3% de poder adquisitivo. Cuando despertó, dijeron que aún no era el momento para recuperar lo que nos pertenecía. Este acuerdo representa solo el inicio de la restitución de nuestros derechos y la reparación del daño sufrido”, dijo entonces Julio Lacuerda, de UGT.

Inicio en la equiparación entre pagas policiales

Ciudadanos se marcó un tanto político al exigir una mejora que los Presupuestos presentados ayer incorporan: el inicio en la equiparación salarial del Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil respecto a los cuerpos policiales autonómicos.

Para lograr este objetivo, Interior ha presupuestado 310 millones de euros adicionales para gastos de personal en el primero de los tres años de este proceso. Según Interior, la equiparación total se logrará en 2020, cuando un policía ganará 561 euros brutos más de promedio y un guardia civil, 720.