Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los salarios han perdido casi un 10% de poder adquisitivo con la crisis

Una nueva estadística del INE revela que los sueldos han caído más de lo que se pensaba en principio

Un trabajador de la construcción en una obra

Los sueldos han sufrido más la crisis de lo que mostraban hasta ahora las estadísticas salariales. El índice del precio de trabajo creado por el INE este año y divulgado por primera vez muestra que entre 2008 y 2014 los salarios han perdido un 0,7% de terreno; en el mismo periodo los precios han subido un 8,5%. Eso supone una pérdida de poder adquisitivo del 9,2%, que llegó a ser superior al 10% en lo peor de la crisis, hasta 2013. La bajada de precios de 2014 y la subida de sueldos de ese año han aminorado algo el impacto.

Los salarios han perdido casi un 10% de poder adquisitivo con la crisis

El INE confirma lo que lleva años en la calle: el retroceso de los sueldos durante esta larga crisis es mucho más intenso de lo que reflejaban las cifras medias de las estadísticas de sueldo conocidas hasta ahora. El organismo divulgó el Índice de Precio de Trabajo (IPT) por hora y en él muestra que en todos los ejercicios que van entre 2008 y 2014 que los datos medios de evolución del salario hora en esos ejercicios era más optimista.

Los salarios han perdido casi un 10% de poder adquisitivo con la crisis

Un buen ejemplo de esto último es 2009. Ese año el mercado laboral se hundía a plomo (casi 1,2 millones de empleos destruidos) y la hora trabajada, en cambio, crecía un 4,1%. El IPT revela ahora que subía al 1,5%. La misma tónica se observa en 2012, año en que la segunda recesión estaba en pleno apogeo. La encuesta de estructura salarial decía entonces que el aumento medio de las remuneraciones era del 0,3%. Ahora se ve que caían un 1,6%.

¿Por qué esa diferencia? El sueldo medio está influido por el efecto composición en el que tiene mucha importancia la estructura del mercado laboral, su distribución o el volumen de empleo. Para ilustrar esto, basta tomar un grupo de 10 trabajadores en el que siete cobran 1.000 euros al mes y tres 500 euros. En este caso, el sueldo medio es de 850 euros. Un año después, el trío que cobra 500 euros ha sido despedido y los otros siete han visto como sueldo bajaba a 900 euros. Ahora la remuneración media es de 900 euros, casi un 6% más que el año anterior, y, sin embargo, todos han perdido al desaparecer del grupo los sueldos más bajos.

El IPT, en cambio, es un índice que fija una base 100 en 2008. Además, al elaborarlo se toma una cesta de salarios (como sucede con el IPC) para depurar ese efecto composición.

El resultado de la nueva estadística apuntala trabajos como el que difundió en 2014 el Banco de España en el que subrayaba que la devaluación salarial era mayor de la que se apreciaba inicialmente por ese efecto composición. También ha puesto énfasis en este fenómeno José Ignacio Pérez Infante, economista especializado en el mercado laboral, quien recuerda que en sus cálculos el retroceso se situaba cerca al que se infieren de los nuevos datos.

Argumentos sindicales

Divulgados los datos, los sindicatos también vieron como sus argumentos de los últimos años salían reforzados. Tanto CC OO como UGT subrayaron que se confirmaba que la devaluación salarial había sido mayor de lo que mostraban las cifras oficiales. Esto se conoce cuando las conversaciones para renovar el acuerdo con recomendaciones para la negociación colectiva de 2017 en las que ellos exigen una recuperación del terreno perdido. Esto lleva a ambas centrales pedir un incremento entre el 1,8% y el 3%.

Si descubrir que la devaluación salarial en la crisis ha superado lo observado hasta ahora no supone una gran sorpresa, sí que lo son algunos de los detalles. Entre ellos está la evolución del precio del trabajo entre los recién contratados, los que tienen menos de un año de antigüedad, que habría crecido en 15,5 puntos de 2008 a 2014. En cambio ha bajado entre quienes lleva de uno a 20 años en la misma empresa.

Por edades, los menores de 25 años percibirían en 2014 una retribución por hora superior en 8,1 puntos a la que cobraban hace ocho años. Y en línea con esto también están las diferentes evoluciones en las retribuciones de temporales e indefinidos, que en el primer caso habría subido y en el segundo, bajado.

No obstante, en los tres casos hay que tener en cuenta que la base de la que parten es mucho más baja. Tanto los empleados recién contratados, como los temporales y los jóvenes cobran bastante menos por hora trabajada.

Fe de errores

En la primera versión de este artículo se decía que en el periodo que va de 2008 a 2014 los precios subieron un 10% cuando lo hicieron un 8,5%. Esto llevó, teniendo en cuenta la bajada de la remuneración por hora trabajada del 0,7 puntos, a la conclusión de que la pérdida de poder adquisitivo era del 10,7%.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información