Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El G-20 de Argentina arranca con la sombra de la guerra comercial

El primer cónclave de los países más poderosos organizado por un país sudamericano abordará el futuro del trabajo, las criptomonedas y la fiscalidad internacional

El primer G-20 presidido por un país sudamericano arranca este lunes en Buenos Aires con un grupo de países emergentes que está apostando por abrirse más mientras contempla con inquietud la guerra comercial que se abre entre las grandes potencias del primer mundo, especialmente entre EEUU y la Unión Europea. La primera reunión de ministros de Economía y gobernadores de bancos centrales que prepara la gran cumbre de líderes de noviembre se realizará con esa gran sombra del proteccionismo de Donald Trump que está provocando la reacción de Unión Europea

El ministro de Hacienda de Argentina, Nicolás Dujovne, abre en Buenos Aires la 10ª Conferencia IIF - G20, este domingo 18 de marzo.
El ministro de Hacienda de Argentina, Nicolás Dujovne, abre en Buenos Aires la 10ª Conferencia IIF - G20, este domingo 18 de marzo.

La presidencia argentina, uno de los países más cerrados del mundo que ahora apuesta por abrirse más, había diseñado un G-20 centrado en perfeccionar los desajustes de la globalización y los problemas surgidos de la creciente influencia del mundo digital, en especial con la regulación de las criptomonedas, que nadie ha podido controlar aún y ya están moviendo enormes fortunas, y la búsqueda de soluciones para lograr gravar internacionalmente los beneficios de las empresas que se mueven exclusivamente en la web y logran esquivar las legislaciones nacionales. Se esperan avances en el asunto de las criptomonedas, que algunos ministros de Economía tienen yacomo prioritario.

La agenda está llena de temas de fondo, como el futuro del empleo frente al aumento de la robotización, o los proyectos para cerrar la brecha global de infraestructuras. Pero la guerra comercial está tan presente en el ambiente previo a la cumbre de Buenos Aires, que como es habitual en el G-20 será a puerta cerrada, que parece imposible que la batalla entre EEUU, los grandes países europeos y China, ahora gran defensor del libre comercio, no domine las dos jornadas.

En los días previos varios de los participantes, incluida la directora del FMI, Christine Lagarde, que ha llegado unos días antes a Buenos Aires, han mostrado su inquietud por una guerra comercial que puede frenar la incipiente recuperación del mundo después de la durísima crisis de 2008. “Estamos viendo un proceso de toma y daca [en la guerra comercial]. Así no se llega a nada. Es una pelea constante. Esto lleva a conflictos potenciales y va a reducir el comercio y el crecimiento. Esto no va a mejorar la vida de los que tienen rentas bajas en estos países”, sentenció la exministra francesa en la Universidad Di Tella, en Buenos Aires.

Escolano acude a su primera cumbre

El flamante ministro de Economía español, Román Escolano, que hace dos semanas sustituyó a Luis de Guindos al frente al ministerio participará en la cumbre del G20 en Buenos Aires, a la que España participa no como miembro nato sino como invitado permanente.

Allí coincidirá con otros 22 ministros de Finanzas, 17 presidentes de Bancos Centrales y 10 titulares de organizaciones internacionales, entre los que destacan la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, o el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim.

El Gobierno argentino se enfrenta a una gran prueba de fuego internacional en un momento en el que la inflación no afloja –ha arrancado el año peor que 2017, algo que no estaba para nada previsto, y va camino de superar el 20% anual- pero ha vuelto el crecimiento y los ministros macristas destilan optimismo. “Argentina pasó de estar en suspensión de pagos a presidir el G-20, es un cambio importante. Seguimos siendo el país más cerrado del mundo pero estamos girando, solo la eliminación de impuestos a las exportaciones que hicimos nos costó un 2% del PIB”, dice Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda. Él no quiere mostrarse muy preocupado por la ola proteccionista y confía en que el G-20 se centre en la agenda prevista. “De momento vemos mucho ruido pero no un movimiento generalizado de proteccionismo. Pero si escalara en todo el mundo sí tendría impacto. Habría menos crecimiento”, admite.

Los organizadores intentarán así centrarse en cuestiones de fondo pero menos espinosas que la guerra comercial, a la que nadie sabe cómo hacerle frente. El eje será esas nuevas formas de economía surgidas de la globalización, y en especial la búsqueda de un acuerdo internacional para evitar que las llamadas fin-tech, las empresas que logran todos sus beneficios dentro del mundo digital y a escala global, logren escapar a los impuestos que sí pagan las compañías tradicionales. “El canal de finanzas abordará las preguntas fundamentales sobre cómo la economía digital genera valor, dónde se crea el valor y cómo los impuestos pueden ser recaudados de manera equitativa, eficiente y efectiva sin generar barreras a la innovación”, señala la presentación de la reunión.

Más información