Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina da el salto a las renovables

El país intenta dejar atrás el retraso en generación de energía limpia con proyectos por valor de 7.000 millones de dólares

Parque eólico en la provincia argentina de Comodoro Rivadavia.rn
Parque eólico en la provincia argentina de Comodoro Rivadavia.

El mega yacimiento de petróleo y gas no convencional de Vaca Muerta, en la Patagonia argentina, no es la única carta energética del país sudamericano para recuperar el “autoabastecimiento”, un anhelo del que se habla desde hace al menos una década. Los fuertes vientos de las provincias de sur y el sol de las del norte, hasta ahora muy desaprovechados, han entrado rápidamente en el mapa de los recursos a explotar.

En 2017, Argentina fue el segundo país en el que más crecieron las inversiones en energías renovables, con un aumento cercano al 800%, solo por detrás de Emiratos Árabes Unidos, según datos de Bloomberg New Energy Finance (BNEF), una firma especializada de la red Bloomberg que releva los países donde se invirtieron al menos mil millones de dólares. Los montos que se volcaron en la economía sudamericana, unos 1.800 millones de dólares, son una pizca de los 333.000 millones que se invirtieron en el mundo, pero muestran que el país ha iniciado una carrera acelerada para salir del rezago que exhibe en generación limpia, que representa apenas el 1% de la capacidad instalada, uno de los menores ratios de la región.

Las inversiones de 2017 fueron solo los primeros resultados del Renovar, un programa de licitaciones públicas lanzado en 2016 por el que se han adjudicado 147 proyectos de energías renovables que suman 4.466 MW, equivalentes a la electricidad que demandan 4,5 millones de hogares. Fueron tres rondas de subastas que representan inversiones por unos 7.000 millones de dólares a ejecutarse antes de 2020. Una nueva tanda de licitaciones, informan en el Ministerio de Energía y Minas, la cartera a cargo del programa, está en preparación para lanzarse durante la segunda mitad de este año.

La primera campanada para que los inversores miraran al país en 2016 fue la reglamentación de una nueva ley de energías renovables sancionada el año anterior. La nueva norma fijó la meta de un 20% de generación limpia para 2025 y estableció penalizaciones para los grandes usuarios (generalmente empresas industriales) que no cumplan con determinados porcentajes de consumo de fuentes no convencionales, con exigencias crecientes a partir de 2018. “La ley fue un gran paso y las licitaciones del Renovar fueron otra buena señal porque estaban bien organizadas, con muchos detalles en sus reglas”, afirma Ana Verena, analista de los mercados sudamericanos de habla hispana del BNEF, desde sus oficinas de São Paulo.

Viento en popa

Programa. El programa de licitaciones públicas lanzado en tres rondas a partir de 2016 adjudicó obras para instalar una capacidad de 4.466 megavatios (MW) de generación limpia, que abastecerán a la compañía administradora del mercado mayorista eléctrico de Argentina.

Proyectos. Son 147 proyectos para generación de energía eólica (2.466MW), solar (1.732MW), de biomasa (158MW), biogás (78MW) y pequeñas hidroeléctricas (32MW), que representan inversiones por unos 7.000 millones de dólares.

Dimensión. Es un fuerte impulso para un sector de escaso desarrollo. Los parques eólicos y solares de Argentina representan menos del 1% del total de la capacidad de generación del país, muy por debajo del 14% de Chile o el 8% de Brasil, según las cifras de Bloomberg New Energy Finance de 2017.

El cambio en el rumbo político y económico del país de fines de 2015 fue clave. “La ley por sí misma no hubiera tenido ningún impacto en 2014. En años anteriores hubo licitaciones con unos precios elevadísimos que no se llevaron a cabo porque la financiación no era viable en Argentina”, afirma Mariano Lamothe, especialista en temas energéticos de la consultora Abeceb. El regreso de Argentina a los mercados financieros internacionales y las medidas tomadas para normalizar un mercado energético que acumulaba años de fuerte intervencionismo estatal fueron determinantes para que las subastas del último programa sedujeran a las empresas.

Aunque el acceso al crédito sigue siendo el gran desafío, las condiciones han mejorado a lo largo de los últimos dos años. “La primera ronda del Renovar tuvo los precios más altos. El descenso de los valores que se vio en las siguientes etapas muestra una confianza creciente de los inversores”, afirma la analista de Bloomberg. Muchos de los proyectos, explica, van a ser financiados mediante emisiones de bonos de las empresas, ya que el formato más habitual en el sector, la financiación de proyectos (project finance), todavía es difícil de lograr en el país, salvo con la participación bancos de desarrollo. “Nuestra proyección es que con el tiempo va a ser mucho más fácil que los bancos comerciales también presten dinero”, afirma.

Los vientos dieron el mayor impulso. Los parques de aerogeneradores de Argentina hoy tienen una capacidad de apenas 220 MW pero, de concretarse todos los proyectos, esa potencia se multiplicará más de 10 veces. “Son casi 2.500 MW adjudicados, que representan el 55% de la potencia que sumará el Renovar y unos 4.000 millones de dólares a ejecutarse dentro de los próximos dos años”, afirma Alfredo Bernardi, presidente de la Cámara Argentina Eólica, creada en febrero, y gerente de Relaciones Institucionales de la energética argentina Genneia.

El sol siempre está

Los 41 proyectos de energía solar, concentrados en el centro y noroeste del país, suman una potencia de 1.732 MW. A diferencia de la energía eólica, donde todas las empresas ganadoras de las licitaciones fueron locales, muchas de las iniciativas de generación solar quedaron en manos de jugadores internacionales, como la portuguesa Martifer (100 MW), la francesa Neoen (100 MW) y la china Jinko (80MW). La más importante, sin embargo, corresponde a una firma estatal de la provincia de Jujuy, que en 2017 comenzó a construir el parque solar Cauchari, que sumará 300 MW. “Se presentaron empresas argentinas e internacionales a las distintas rondas, pero la mayoría de los ganadores fueron locales porque eran más competitivos. No veían tanto riesgo como los internacionales y exigían otros retornos”, explica Verena.

También hay movimientos fuera del programa estatal. La nueva ley habilitó a los grandes usuarios a firmar contratos para la compra directa de energía a las compañías generadoras, una modalidad hasta entonces prohibida. La cementera Loma Negra y Genneia, líder en el sector eólico, inauguraron el nuevo sistema con un convenio a 20 años. “En tan solo un trimestre hemos recibido casi 50 solicitudes de inscripción de proyectos por 2,5 GW de potencia a instalar”, informan en el Ministerio de Energía.