Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vaca Muerta, la causa del conflicto

Repsol cree que la espoleta de la crisis es el nuevo yacimiento localizado entre dos provincias

Carteles en Argentina a favor de la nacionalización de YPF
Carteles en Argentina a favor de la nacionalización de YPF AP

Argentina, como sucede en EE UU, registra un lento declinar de sus yacimientos de hidrocarburos tradicionales. En el caso del petróleo, los pozos registran una caída anual del 3% desde 1998. Por eso, cualquier nuevo descubrimiento es importante, fundamental. Pues bien, Repsol, como explicó ayer su presidente, está convencida de que el hallazgo realizado entre las provincias argentinas de Neuquén y Mendoza —llamado Vaca Muerta y donde solo en una parte de los 30.000 kilómetros cuadrados con potencial se ha certificado la existencia de 23.000 millones de barriles de petróleo no convencional— ha sido una de las razones fundamentales de la expropiación de YPF, anunciada el lunes por el Gobierno argentino. Por supuesto, Argentina necesitará inversiones y especialistas para rentabilizar el hallazgo. Pero el campo es un tesoro que puede convertir en autosuficiente al país.

El hecho de que las noticias del gran descubrimiento de Vaca Muerta, comunicado en noviembre de 2011, hayan coincidido con las presiones del Gobierno argentino sobre Repsol ha hecho que muchos analistas, no solo dentro de la compañía, relacionen ambas circunstancias.

Por si hubiera dudas, lo explicó hace unos días el diario próximo al Gobierno Página 12. “El escenario de gas y petróleo no convencional que aparece en el horizonte de la Argentina”, señalaba el diario, “es tan fenomenal como el presal brasileño [zona en aguas profundas en la que se han encontrado enormes reservas de crudo]. Las cifras del movimiento económico que puede originar resultan contundentes... En este marco, la nación debe contar con las herramientas jurídicas regulatorias y empresariales adecuadas; no solo debe contar con una YPF afín...”.