Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sequía provoca la diáspora de la huerta murciana

Cooperativas y empresas trasladan sus cultivos de hortalizas a otros territorios por la falta de respuesta ante el problema del agua

Cultivo de tomates en un invernadero en Almería.
Cultivo de tomates en un invernadero en Almería.

La sequía del último año y las previsiones de falta de agua suficiente han provocado la reducción de superficies de cultivo de hortalizas al aire libre en Murcia y puntos de Alicante y Almería en un volumen superior a las 6.000 hectáreas, según datos manejados por la organización Proexport, donde se integran más de medio centenar de empresas y cooperativas con una producción superior al millón de toneladas.

Los productores han trasladado esas superficies de cultivo a otras, fundamentalmente en las Vegas Bajas del Guadiana en Extremadura, en zonas del Guadalquivir en Sevilla, en Los Llanos en Albacete y en el Delta del Ebro. Proexport y las organizaciones agrarias Asaja, UPA y COAG lamentan esta deslocalización forzada por la falta de respuesta al problema del agua, que va más allá de una situación coyuntural.

La mayor deslocalización corresponde a Murcia, sobre todo en los Campos de Cartagena, Totana o Lorca. La supresión de cultivos se ha concretado en las producciones de campaña al aire libre y afecta a cosechas de hoja como lechugas, brócoli o coliflor. Optan por el traslado empresas o cooperativas con fuertes economías de escala que necesitan mantener los niveles de producción para cumplir sus contratos con la gran distribución, aunque el beneficio sea mínimo al aumentar los costes logísticos.

Las nuevas plantaciones en esas zonas, según las informaciones del sector, se hacen en tierras con posibilidad de uso de aguas superficiales o con el acceso a pozos, vía el arrendamiento de las mismas para periodos de uno a tres años.

Falta de apoyo político

Juan Marín, empresario hortofrutícola y presidente de Proexport, entiende que la actual desubicación de algunos cultivos es solo una salida forzada contra natura por la falta de agua, y que no es algo con futuro, simplemente por los riesgos que también corren por el clima en otras zonas. Según los datos manejados esta campaña, una parte de las producciones, como la lechuga, el brócoli o la coliflor, cultivadas en zonas del interior, han sufrido retrasos en su desarrollo por los problemas provocados por el frío y, en otros casos, se han perdido parcial o totalmente por las lluvias torrenciales, especialmente en la zona sudeste de la península.

Para las empresas dedicadas a la producción hortícola en Murcia o Alicante, el traslado a otras zonas supone un incremento en los costes y, sobre todo, un aumento en los gastos de logística, por lo que el cultivo solo se lleva a cabo para cumplir con los compromisos de suministro con la gran distribución y evitar así penalizaciones.

El responsable provincial de UPA, Marcos Alarcón, critica que la Administración regional no haya puesto en marcha medidas que palíen el problema. Juan Marín denuncia la falta de sensibilidad de las Administraciones y partidos para hacer frente con mayor valentía al reto del agua, en lugar de divagar y perderse en debates estériles ante una situación que antes o después se tendrá que abordar, ya que el problema no es coyuntural y específico de una sola zona.

Agricultores de la huerta murciana viajarán a Madrid el próximo miércoles. Distribuirán gratis frutas y hortalizas en Callao y después se manifestarán ante el Ministerio de Agricultura, reclamando soluciones al problema del agua en una zona netamente exportadora.