Abogados viajeros

La realización de traslados temporales está muy valorada en un mercado legal que cada vez es más global

Las estancias en el extranjero estimulan la colaboración.
Las estancias en el extranjero estimulan la colaboración.Getty Images

Los grandes bufetes llevan cada vez más asuntos con algún elemento internacional. Eso hace que se esfuercen en ofrecer oportunidades internacionales a sus abogados para que conozcan otros mercados. Los intercambios o secondments internacionales son además un importante atractivo para los trabajadores, conscientes de lo importante que es una experiencia trasnacional. Como señala Lourdes Ramos, directora de Recursos Humanos de Garrigues, “la globalización de la profesión es cada vez mayor y estas experiencias ayudan a los abogados a afrontar con éxito esta realidad y a que la firma cuente con profesionales preparados para asesorar en asuntos y escenarios con un enfoque global”.

Consecuencia de ello, en los últimos años el éxito de estos programas en los despachos ha aumentado considerablemente. Concretamente Iciar Rodríguez Inciarte, secretaria general del despacho Uría Menéndez, destaca que cada año realizan una media de 36 desplazamientos internacionales, lo que supone un aumento del 23% en el último lustro. Uno de ellos lo ha hecho Santiago Botella Vivo, asociado sénior, desplazado a Gowling WLG en Londres, que subraya que gracias a estos intercambios los abogados abren la mente a nuevas formas de trabajar, pensar y razonar. Por su parte, Alba Solano Avelino también asociada sénior del despacho, señala que su experiencia en Mannheimer Swartling en Estocolmo le ha permitido no sólo ampliar sus conocimientos en materia de arbitraje internacional sino también conocer a gente interesante y hacer buenos amigos. Una muestra de la importancia que en Uría Menéndez dan a estos intercambios internacionales es que un 62% de sus socios actuales los han realizado.

Estos traslados pueden hacerse en tres modalidades: a oficinas de la propia firma, a otros despachos o incluso a clientes, y pueden tener distintas duraciones. En la mayoría de estos bufetes, la expansión mundial ha hecho que los desplazamientos a otras oficinas de la firma sean lo más habitual.

Además, algunos despachos como Garrigues, Cuatrecasas o Pérez-Llorca fomentan dentro de sus programas de intercambio la realización de másteres en universidades internacionales, fundamentalmente los Master of Laws (LL. M) en Estados Unidos. Constanza Vergara, socia y directora corporativa de Pérez-Llorca, destaca que desde el despacho ayudan a sus abogados para que estudien másteres en el extranjero con acciones que van desde facilitarles su admisión hasta, en ocasiones, subvencionar total o parcialmente los estudios.

Ignacio Salas, abogado del área de Corporate de Pérez-Llorca, ha realizado un secondment de cuatro meses en el departamento de mercado de capitales de la oficina de Londres de Shearman & Sterling y, según explica, esta experiencia le ha servido para “acercarse a su forma de trabajar y afianzar relaciones de colaboración con despachos internacionales, abogados, clientes y asesores de distintos países”.

Experiencia y formación

Por su parte, en Cuatrecasas una de sus iniciativas de intercambio internacional es su Programa Pro Abogacía Internacional (PPAI), que combina experiencia y formación en el extranjero con una duración de entre tres y cuatro años. Cada año se incorporan entre dos y cinco abogados. Durante este periodo deben realizar cuatro rotaciones, de seis meses cada una, por diferentes grupos y oficinas de la firma. Tras las rotaciones estudian un LL.M. en universidades internacionales, normalmente en Estados Unidos, y una vez que acaban el máster suelen realizar un secondment en un despacho internacional antes de reincorporase definitivamente a su grupo definitivo.

Desde su inauguración hace 20 años, casi 90 abogados han participado en este programa. Uno de ellos es León López Iglesias, socio del área mercantil financiera de Cuatrecasas, que gracias al PPAI ha trabajado en las oficinas de la firma en Madrid, Barcelona y Londres, ha estudiado un LL.M en la Universidad de Georgetown en Washington y ha realizado secondments en distintos despachos en Londres, São Paulo, Río de Janeiro y Toronto. Para él este programa es muy enriquecedor: “Te permite conocer a fondo el despacho y adquirir un marcado perfil internacional que te da acceso a clientes y operaciones de primer nivel”.

Los traslados trasnacionales de los despachos pueden tener diferentes duraciones en función de sus objetivos. Por ejemplo, DLA Piper cuenta con hasta siete programas distintos que van desde los llamados “flash-secondments” con una duración de dos semanas en las que entre seis y ocho abogados de distintos países son trasladados a otras oficinas de la firma, hasta los intercambios a largo plazo, que pueden durar hasta cuatro años en los que el profesional es reasignado a otra oficina del despacho en el extranjero para participar en un proyecto determinado.

En cualquier caso, tal y como señala Alicia Saiz, directora de Recursos Humanos de DLA, en España estos desplazamientos y su duración suelen surgir por tres motivos: las necesidades del cliente, la prestación de asesoramiento en un proyecto concreto o como recompensa a la labor de un abogado. Paula González de Castejón, directora legal en DLA, realizó un secondment en la oficina de Londres de la firma, con el que pudo conocer en persona a compañeros de la empresa, entender mejor su forma de trabajar y sus necesidades y ser más consciente del carácter internacional de DLA.

Otro caso distinto es el de CMS Albiñana & Suárez de Lezo, en el que, como explica su directora de Recursos Humanos, Teresa Cabezas, no existe un proyecto identificado como tal, pero sí numerosas experiencias de intercambios internacionales. En su caso, estos traslados suelen estar impulsados por algún motivo de negocio, como la exportación o importación de know-how, el desarrollo comercial, estrechar vínculos con otro despacho o la solicitud específica de un cliente. Por este motivo, el despacho suele requerir a los candidatos cierta antigüedad, aunque en algún caso concreto se ha desplazado a un abogado junior.

Aunque todos los despachos exigen una determinada experiencia, también reconocen que suelen ser los abogados jóvenes quienes están más interesados en este tipo de experiencias. Por ello, por ejemplo, Garrigues tiene un programa dirigido exclusivamente a los abogados en las primeras etapas de su carrera, el International Training Program, que les da la oportunidad de trabajar en oficinas y despachos situados en otros países, o ampliar su formación académica en el ámbito internacional.

Juan González Ortega, asociado sénior del despacho reconoce que tras un secondment de seis meses en Ropes & Gray en Londres conoce en mejor medida el funcionamiento y las particularidades de las operaciones sujetas a Derecho inglés.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50