Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Canadá ve cada vez más posible que EE UU abandone el TLC

El Gobierno de Ottawa acusa a Washington ante la OMC por violar las reglas con sus aranceles especiales

El presidente Donald Trump durante una rueda de prensa
El presidente Donald Trump durante una rueda de prensa AP

La tensión escala a dos semanas de que arranque la penúltima ronda para renegociar el tratado de libre cambio de Norteamérica. Canadá cree que la posibilidad de que Estados Unidos se retire de la mesa es cada vez mayor y acude en paralelo a la Organización Mundial de Comercio para denunciar que su socio del sur viola numerosas reglas internacionales con aranceles antidumping.

El presidente Donald Trump insistió este miércoles en una rueda de prensa con la primera ministra de Noruega que el comercio debe ser justo y recíproco. Este lunes también, en un discurso ante la federación de agricultores de EE UU, admitió que la negociación del TLC estaba siendo difícil y mencionó que eso era normal porque Canadá “gana mucho dinero” con el acuerdo actual.

La agencia de noticias Reuters adelantó que los negociadores canadienses están “cada vez más convencidos” de que se romperá la baraja y que podría materializarse coincidiendo con la sexta ronda en Montreal. Después, precisaron que no hay notificación alguna en este sentido. Pero la incertidumbre que rodea al futuro de TLC fue suficiente para que el dólar se apreciase más de un 1%.

También sufrieron los valores de compañía que se benefician del pacto comercial. General Motors, con operaciones en los tres países, se dejó más de un 2% en la sesión. También sufrió Constellation Brands, que importa las marcas de cervezas Corona y Modelo Especial, o la compañía ferroviaria Kansas City Southern. El TLC permite evitar tarifas en los intercambios comerciales.

Trump ya recurrió a la amenaza del abandono cuando llegó hace un año a la Casa Blanca, buscando forzar así la mano para que la parte mexicana y canadiense aceptaran una reforma que beneficiara a la industria y el empleo estadounidense. La idea era haber cerrado el acuerdo antes de acabar 2017. Pero se optó por ampliar la negociación hasta marzo ante las dificultades para avanzar.

Nuevos aranceles

El presidente de EE UU repitió una y otra vez que si no conseguía lo que buscaba, lo abandonaría. Las propuestas presentadas por Washington en las pasadas reuniones no contribuyeron a acercar posiciones. En paralelo, el Departamento de Comercio impuso aranceles especiales a productos importados de Canadá, el último este martes contra el papel para imprimir libros y periódicos.

Ottawa decide iniciar por eso una disputa ante la OMC contra su vecino del sur, al considerar que está utilizando de una manera ilegal las reglas internacionales contra el dumping. La queja formal se presentó el pasado 20 de diciembre e incluye una lista con un centenar de ejemplos para demostrar como la actuación de Washington no se ajusta a las condiciones establecidas por el organismo.

Por este motivo, el Gobierno canadiense considera que EE UU no está cumple sus obligaciones como miembro de la OMC. Los ejemplos no se refieren solo a Canadá. Citan también acciones contra México, China, India, Japón y algunos países europeos. El representante de Comercio, Robert Lighthizer, calificó estas acusaciones de “infundadas” y advierte que “minan la confianza”.

Lighthizer, que es el principal negociador del TLC, considera además que la petición de consultas ante la OMC representa una “ataque” al sistema de remedios que tienen los dos países para resolver disputas y asegurar un comercio justo. La Administración de Donald Trump insiste que las relaciones comerciales deben beneficiar por igual a todos los socios y que lo hace para defender su empleo.