Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gasto de los turistas extranjeros hasta noviembre supera el récord de todo 2016

El desembolso acumulado en los 11 primeros meses suma 82.293 millones, un 12,9% más

El turismo, una actividad que ha empezado a levantar polémica por el impacto de la llegada masiva de visitantes en los destinos más populares, sigue dando réditos económicos. El gasto de los turistas internacionales que visitan España va camino de pulverizar su récord anual. Según la estimación difundida ayer por el Instituto Nacional de Estadística, los visitantes extranjeros se gastaron 82.293 millones de euros entre enero y noviembre de 2017, un desembolso que ya supera ampliamente los 77.415 millones registrados en todo 2016.

Un grupo de turistas extranjeros visita el museo Dalí en Figueres
Un grupo de turistas extranjeros visita el museo Dalí en Figueres afp

El incremento que recoge la Encuesta de Gasto Turístico (Egatur) es paralelo al aumento de visitantes foráneos que refleja la estadística de movimientos turísticos. Entre enero y noviembre de 2017, el número de turistas internacionales que recibió España rondaba ya los 78 millones, un 9% más que en el mismo periodo de 2016. Y, como ocurre con el gasto, es ya más que el récord registrado el año anterior (73,5 millones de turistas). Si se mantiene esta evolución al cierre de 2017, España quedará muy cerca de Francia como primer destino turístico mundial.

El gasto acumulado hasta noviembre experimenta un crecimiento respecto al mismo periodo de 2016 (un 12,9%) muy determinado por el incremento del turismo. También experimentan una evolución positiva, aunque más moderada, el gasto por turista y día (138 euros, un 5,4% más) o el desembolso medio por visitante (1.058 euros, un 3,5% más) durante toda su estancia, dos parámetros muy apreciados por los empresarios del sector.

La duración media de los viajes, sin embargo, sigue reduciéndose (7,6 días por turista, un 1,8% menos que en 2016). Eso sí, el fenómeno de acortar la estancia, propiciado por los vuelos de bajo coste y la posibilidad de hacer reservas por Internet de forma directa hasta el último momento, empieza a perder intensidad: los descensos interanuales eran superiores al 5% en 2016.

Retroceso en Cataluña

El aumento del gasto turístico, aunque sigue mostrando un ritmo muy notable, con una tasa anual de dos dígitos, se ha ralentizado en la segunda mitad del año. Si hasta julio crecía al 15% respecto al mismo periodo de 2016, cuando la comparación se extiende a los 11 primeros meses del año lo hace al 12,9%. Un comportamiento determinado por lo que ocurre en los últimos meses con Cataluña, la comunidad que más turistas recibe y más gasto acumula (el 22% del total).

Hasta agosto, cuando sucedieron los atentados islamistas en Barcelona y Cambrils, el gasto acumulado crecía a un ritmo algo inferior a la media nacional, como es normal en un mercado ya maduro. Desde entonces, en los meses marcados por el conflicto institucional en Cataluña, el turismo experimenta una ralentización apreciable (el desembolso en los 11 primeros meses es de 18.275 millones, un 10,6% más), que ha derivado en retroceso en el mes de noviembre.

El gasto de los visitantes que recibió Cataluña en el penúltimo mes del año descendió un 4,2% respecto al mismo mes de 2016, cuando en el conjunto de España creció un 10,3%. De nuevo, el dato está condicionado por lo que pasó con la afluencia de turistas (bajó un 2,3%), pero también por el recorte en el gasto medio (un 2% menos).

Eso sí, no es el primer retroceso anual en un mes que refleja Egatur para Cataluña (ha ocurrido otras cuatro veces en los últimos dos años, lo que no ha pasado para el conjunto de España), ni la más acusada (un -6,1% en abril de 2016).