Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘EL PAÍS con tu futuro’ sondea las profesiones que están por inventar

Cientos de alumnos se enfrentan a un panorama laboral novedoso y cambiante

Estudiantes solicitan información en 'EL PAÍS con tu futuro'.
Estudiantes solicitan información en 'EL PAÍS con tu futuro'.

La vertiginosa evolución de la tecnología crea nuevas profesiones constantemente por lo que los adolescentes se enfrentan hoy a un panorama desconocido: elegir una profesión que todavía no existe. Este es el reto que ayer se les planteó a cientos de jóvenes en EL PAÍS con tu futuro, un evento celebrado en Kinépolis Ciudad de la Imagen, en Madrid, que se clausura hoy. Diferentes líderes profesionales comparten su experiencia con los estudiantes para orientarles en la elección de una profesión.

Los ponentes de la primera jornada —organizada en colaboración con Banco Santander, Telefónica, Universidad Alfonso X el Sabio, Universidad Castilla-La Mancha, Bayer, Inserta Empleo e IE University— han incidido en el momento de transformación digital en el que se encuentra la sociedad y al que no escapa el panorama laboral. “Los jóvenes son conscientes de que nuestro mundo va a cambiar y que también lo hará el mapa del trabajo”, expone la presidenta de Siemens España, Rosa García. La programación y la robotización harán que algunos puestos de trabajo desaparezcan mientras otros se crean. García explica que esto ocasiona una necesidad imperiosa de “cambiar la manera en la que los estudiantes se enfrentan a su carrera y al futuro: no se trata de formarse en una cosa y parar ahí, sino de tener una formación continua porque el propio puesto de trabajo va a ir evolucionando”.

Cara a cara con los líderes

Además de asistir a las ponencias, los estudiantes tienen la oportunidad de encontrarse cara a cara con los profesionales. “Me han hecho muchísimas preguntas técnicas”, se sorprende Luis Castillo. Los alumnos han valorado estas reuniones con los líderes como uno de los momentos “más interesantes” del evento, pues aquí pueden “profundizar” en el conociminento de aquellas salidas laborales que más les han llamado la atención durante las charlas. La pregunta más repetida ha sido: “¿Qué hay que estudiar para hacer eso?”

No importa lo tradicional que sea la vocación, pues incluso estas están en un proceso de cambio. “Solo aquellos que sepan pensar de una manera diferente tendrán la capacidad de moverse en estos entornos tan inseguros”, transmitió Juan Antonio Orgaz a un atento auditorio. Como cofundador de League of Lawyers, consultoría jurídica especializada en el desarrollo de negocios de eSports y trasmedia, ha tenido que “ver más allá” de la legislación para crear un marco nuevo de negocio y prosperar así en su carrera profesional.

Como los empleos del futuro están aún por descubrir, los conferenciantes se han concentrado, sobre todo, en motivar a los jóvenes para que se lancen a investigar, aprender y emprender, pues como aseveró Manuel Álvarez de la Gala, experto en marketing digital, van a llegar “a un mundo en el que innovar se queda pequeño, hay que convertirse en inventores y ser creativos” para marcar la diferencia.

Un ejemplo es Luis Castillo, que contó cómo pasó de ser “experto en nada” al terminar la carrera a crear Gloveone, un guante que permite disfrutar del tacto en el mundo digital. Cursó estudios de Ingeniería Informática, pero en su tiempo libre comenzó a trabajar en su propio proyecto. Se propuso crear “un dispositivo único en el mundo” que serviría para sumar sensaciones a los videojuegos. No solo logró una financiación de medio millón de euros desde Almería y a través de contactos de Linkedin, sino que ahora este guante se emplea también en el diagnóstico de enfermedades a distancia como el cáncer. “Si creéis en vuestro proyecto podéis conseguirlo, de verdad”, aseveró ante los jóvenes.

Responsabilidad digital

Kike Sarasola apuntó que los chicos “están muy desinformados ante todas las posibilidades que tienen”. El empresario charló con los estudiantes de su modelo de negocio Room Mate, que revolucionó el mundo del turismo, y les ha dado algunos consejos de cómo crear una empresa, animándoles a lanzarse a por el emprendimiento. Como expuso en su intervención Isabel Tallos, creadora de videojuegos, “este es el mejor momento de la historia para hacer lo que uno quiera, solo hay que meterse en Internet”.

María Zabala salió de su charla pletórica. “Hablamos mucho de las carencias de esta generación pero vienen aquí dispuestos a escucharte, creo que eso dice mucho más de ellos; me siento muy contenta de poder compartir este momento”, confesaba. Zabala, “comunicadora, madre y friki”, según se define, se dedica a incentivar un uso responsable y positivo de las tecnologías. Invitó a los estudiantes a tener en cuenta que la vida personal y la profesional están conectadas a la virtual y que las acciones que ocurren en el plano digital afectan a ambas partes.

No es lo mismo usar la tecnología que entenderla; abrir páginas webs que saber que los filtros burbuja acotan nuestras búsquedas para que solo nos relacionemos con las personas que piensan como nosotros. Zabala subrayó la necesidad de pensar antes de actuar en la Red: “Sois parte de una generación muy poderosa, tenéis muy mala fama, pero yo no me lo creo”.

“Nuestro nutricionista acabará siendo la nevera”

Marius Robles
Marius Robles EL PAÍS

Ana Torres

Marius Robles es una voz autorizada en el universo de la innovación alimentaria. Reconocido por la revista estadounidense Fast Company como ‘futurista alimentario’, es el cofundador de Reimagine Food, el primer centro disruptivo del mundo que conecta a más de 4.000 startups, emprendedores, universidades, empresas de alimentación e inversores con el objetivo de conseguir un mejor sistema alimentario y desarrollar soluciones innovadoras. Una iniciativa que cuenta con el apoyo de grandes empresas como IBM, Pepsico o Singularity University -la universidad de Silicon Valley creada en 2009 con el apoyo de la NASA y de Google-.

Robles cree que en pocos años las neveras domésticas no solo contarán con cámaras y sensores que detectarán fechas de caducidad de los productos, avisarán cuando estén a punto de caducar y nos dirán recetas a elaborar con los alimentos refrigerados. La revolución vendrá con el escáner que llevarán incorporado en la parte frontal que nos hará un reconocimiento corporal y facial y nos brindará sugerencias nutritivas en función de cómo nos encuentre. “Nuestra nevera será nuestro nutricionista”, dijo ayer a decenas de estudiantes en el evento EL PAÍS con tu futuro.

¿Por qué la alimentación acapara cada vez más nuestro interés? “Cada año tomamos más de 70.000 decisiones relacionadas con nuestra alimentación y en los próximos años la inteligencia artificial se encargará de decidir el 50% de lo que comemos”, afirmó Robles en relación a un estudio de la Universidad Politécnica de Zúrich. Por eso, su principal recomendación para los estudiantes de Bachillerato es que se decanten por carreras tecnológicas como robótica o inteligencia artificial. “No tienen que estudiar Nutrición o Ciencias de la Alimentación, ese conocimiento lo pueden adquirir más tarde. El futuro está en los datos, en los patrones de comportamiento y ahí entran los números”, explicó.

“Hasta ahora el sueño de cualquier joven apasionado de la comida era convertirse en chef o estudiar en el Basque Culinary Center, ahora la tecnología es la que tiene la capacidad de alterar los alimentos. Los jóvenes de 17 años van a ser los hackers de nuestra alimentación”, destacó. Ante el auditorio resaltó otro dato curioso. Los estadounidenses pasan el 60% de su tiempo en casa, pero solo al 10% de ellos les gusta cocinar y al 37% no les gusta hacer la compra. “Me atrevo a decir que no existirán neveras en los domicilios, ni siquiera cocinas. Startups como FreshRealm ya están suministrando semanalmente kits de comida completamente personalizados según las necesidades de cada miembro de la familia”.

Además, incidió en que hay tres grandes cuestiones sin solucionar sobre las que los jóvenes podrían aportar soluciones. “No sabemos lo que comemos (entre 220 y 250 millones de personas pueden sufrir alergias alimentarias en todo el mundo), no sabemos lo que debemos comer ni con qué frecuencia”.

¿Es necesario pasar por la Universidad para liderar el cambio del nuevo sector alimentario? Aunque los genios de algunas de las tecnológicas más potentes del mundo no terminaron sus estudios universitarios -Steve Jobs, entre otros-, Robles recomendó a los jóvenes optar por la experiencia de los campus para adquirir pensamiento crítico. “España no debería ser conocida solo por la cocina de vanguardia de Ferran Adrià, sino por el descubrimiento de nuevos modelos de negocio relacionados con la alimentación. La inteligencia artificial debería incorporarse a todas las carreras”.

Más información