Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal Fomento pide al juez que declare ilegal la huelga de Cataluña del miércoles

Los sindicatos mayoritarios y las organizaciones de 'pymes' se desmarcan de la convocatoria

Manifestación en la plaza de Catalunya el pasado 3 de octubre.
Manifestación en la plaza de Catalunya el pasado 3 de octubre.

La patronal catalana Fomento del Trabajo ha presentado hoy un recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para pedir que se declare ilegal la huelga general del 8 de noviembre convocada por el sindicato minoritario Intersindical-CSC. La entidad, que ha llevado al TSJC una petición de medidas cautelarísimas, considera que la huelga se ha convocado por motivos políticos y no laborales. Las patronales Pimec y Cecot, que el pasado 3 de octubre apoyaron el llamado "paro de país", se han desmarcado de la huelga. También lo ha hecho el sindicato mayoritario CC OO, mientras que UGT fijará su posición esta tarde.

En el recurso que ha presentado al TSJC, que ha ido acompañado de una demanda de conciliación, la patronal solicita que se dicten medidas cautelarísimas con el objetivo de impedir el paro general, así como una declaración de responsabilidad por daños y perjuicios en caso de que se celebre. Según fuentes de la patronal, que espera que el tribunal se pronuncie al respecto mañana, considera que la redacción de la solicitud de convocatoria de huelga "procura ocultar los motivos políticos" que sí se incluyeron en anteriores ocasiones. A su juicio, los "motivos laborales" que se incluyen son "absolutamente genéricos y descontextualizados", pero "muy evidentes si se valoran los antecedentes y el contexto político y social".

Rechazo de las 'pymes'

Tampoco las dos patronales de pequeñas y medianas empresas, Pimec y Cecot, apoyan los paros. Ninguna de las dos apoyó la huelga general del 3 de octubre, pero sí se sumaron, en el marco de la Mesa por a Democracia, en los "paros de país" y en las movilizaciones de ese día. Pimec considera que la huelga general "no es el mecanismo adecuado para canalizar el malestar social ante la actual situación política". La entidad entiende que la convocatoria "no responde a ningún conflicto entre empresa y trabajador" y rechaza que "se instrumentalice el concepto de huelga general por motivos ajenos a los laborales".

La patronal precisa que "comparte el malestar social ante el actual conflicto político y reitera su denuncia contra las recientes y desproporcionadas decisiones judiciales de la Audiencia Nacional, pero entiende que existen otras vías de movilización que no perjudiquen más la economía, el tejido empresarial y el empleo y, por tanto, aquellas que afecten directamente a la jornada laboral deberían ser pactadas entre empresa y trabajadores". También Cecot se ha desmarcado de la convocatoria. Según fuentes de la organización, esta ha remitido un comunicado interno a sus asociados en el que sostiene que entiende que no puede trasladarse un problema político en el seno de las empresas y hace una serie de recomendaciones para afrontar la jornada.

Ese argumento es el mismo que han utilizado los dos líderes confederales de UGT y CC OO en Madrid, Pepe Álvarez y Unai Sordo, respectivamente. "Ni la convocamos ni la apoyamos", ha zanjado este último, quien ha recordado que su organización viene reclamando una salida política a la crisis catalana y que, por tanto, "habría que desligarla de las respuestas laborales". Menos contundente ha sido Pepe Álvarez, de UGT, quien, no obstante, ha seguido el razonamiento de Sordo sobre que la solución para el conflicto catalán debe ser política y ha remitido a la decisión y publicación de la misma que tomara la organización catalana del sindicato. Fuentes de UGT han aclarado posteriormente que Álvarez no había sido contundente por respeto a la dirección catalana de la central.

De la huelga general también se han desmarcado los sindicatos mayoritarios, CC OO y UGT, en Cataluña. Según explican fuentes de ambas organizaciones, estos no estarán en los paros del próximo miércoles, si bien UGT fijará su posición esta tarde al respecto. La única posibilidad de que participaran, añaden estas fuentes, pasaría por que la Mesa por la Democracia pudiera convocar nuevos "paros de país", como anunciaron la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural. De momento, las secciones sindicales de CC OO y UGT en Seat ya han decidido hoy no apoyar la llamada de Intersindical CSC y trabajarán con normalidad el miércoles. El secretario general de CC OO en Cataluña, Javier Pacheco, ha convocado para mañana a los delegados del sindicato en la sede de Via Laietana para explicar la posición de la organización ante "la situación política catalana".

Más información