Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las empresas de Cataluña abren cuentas fuera y paran inversiones

Según una encuesta de Pimec, un 11% ha abierto cuentas bancarias fuera de Cataluña, un 10% ha parado inversiones y un 9%, lo hará en un futuro próximo

Una plaza en el centro de Barcelona. / Vídeo: Declaraciones del presidente de la CEOE, Juan Rosell, sobre la fuga de empresas en Cataluña. Vídeo: Atlas

Cerca de 1.300 empresas han trasladado su sede social fuera de Cataluña por la incertidumbre política ante el proceso independentista. Esta cifra representa el 1% de las pymes de la comunidad, según recoge una encuesta de la asociación de pequeñas y medianas empresas de Cataluña, Pimec. La encuesta apunta, sin embargo, a que otro 2,2% de las empresas se está planteando el traslado, mientras que un 15,7% dice no saber si lo hará. El estudio arroja también datos sobre el impacto de la incertidumbre financiera: un 11% de las empresas ha abierto cuentas fuera, un 10% ha parado inversiones y un 9% lo hará en un futuro próximo.

La encuesta de Pimec sobre el impacto del conflicto político se basa en una muestra de 401 entrevistas sobre un total de 130.000 pymes de hasta 250 trabajadores, el grueso de la economía catalana. En la presentación, el presidente de Pimec, Josep González, quiso relativizar estos efectos y apoyar la tesis del vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras. González afirmó que el vicepresidente ha dado las explicaciones necesarias sobre la fuga de empresas, y que se basan en que el traslado de la sede social no tiene efecto en la economía, ya que la actividad y los trabajadores siguen en Cataluña.

Sin embargo, el estudio apunta a que, además de las 1.300 empresas que ya se han ido, un 2,2% de las pymes está pensando en el traslado, y un amplio 15,7% está indeciso. El presidente de Pimec se mostró apenado y preocupado por los recientes cambios de domicilio: “Es como si nos sacaran una muela”. Además de la encuesta de Pimec, este viernes el Colegio de Registradores de España actualizó los datos sobre los empresarios que ya han hecho efectivo ese cambio de sede social en los registros oficiales tras aprobarlo en su consejo de administración: ya son 1.185. “El ritmo es de entre cincuenta y setenta empresas al día”, explicó a EL PAÍS Luis Suárez, decano de los registradores barceloneses.

El goteo de empresas conocidas que han tomado esa decisión se ha acelerado e incluye grandes cotizadas del Ibex como Gas Natural, CaixaBank o Sabadell, compañías centenarias como Codorniu y otras populares como Bimbo o los dueños de Cola Cao.

Este viernes, la histórica empresa Cementos Molins decidió, en su Consejo de Administración, trasladarse a Madrid. La cementera, fundada en 1928, deja su domicilio de Sant Vicenç dels Horts tras una larga trayectoria empresarial en la que la compañía también tuvo su relación con la política. Joaquim Molins, quien falleció el pasado julio, fue consejero delegado de la cementera hasta que dejó el puesto para centrarse en su carrera política, que lo llevó a ser diputado en el Congreso, consejero de dos gobiernos de Jordi Pujol y candidato a la alcaldía de Barcelona por la antigua Convergència i Unió.

La encuesta de Pimec también da información sobre la incertidumbre jurídica y financiera ante una posible declaración de independencia. Un 54% de los encuestados declara que no siente inquietud. No obstante, un 11% ha abierto cuentas bancarias fuera de Cataluña y un 13% lo hará en los próximos días. Además, un 10% de los encuestados declara haber parado inversiones, y un 9% lo hará en un futuro próximo. El presidente de la asociación de pymes alertó de que a largo plazo puede ser un peligro que las empresas que han trasladado la sede decidan invertir fuera en lugar de hacerlo en Cataluña.

El presidente de Pimec responsabilizó de esta situación al Gobierno español y al decreto que permite a las empresas trasladar su sede social sin pasar por una junta de accionistas, un decreto que, no obstante, apenas afecta a las pymes. González apeló al diálogo y a evitar escenarios de boicot a productos catalanes, pero criticó con fuerza el “alarmismo” del Gobierno y de la patronal Fomento del Trabajo, que han asegurado recientemente que la fuga de empresas compromete el crecimiento económico.

Cancelada una reunión con las multinacionales

Al mismo tiempo que el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, asegura que el traslado de las sedes sociales no tiene efecto sobre la economía de Cataluña, también despliega esfuerzos para convencer a los empresarios de que no hay ningún riesgo en una Cataluña independiente.

Esta semana, la vicepresidencia de la Generalitat ha difundido un informe en el que da argumentos para tranquilizar acerca de las consecuencias de un proceso independentista. Este viernes, el vicepresidente debía reunirse con empresas multinacionales, entre ellas Alstom, Hewlett Packard o Microsoft. Este encuentro, que pretendía ser discreto, fue finalmente cancelado porque se había hecho público.

El grupo parlamentario del PSC acusó a Junqueras de "no dar la cara" ante la fuga de empresas de los últimos días. Por ello, pidió la comparecencia del vicepresidente de la Generalitat y del consejero de Empresa, Santi Vila, en la comisión de Empresa del Parlament, donde los socialistas tienen mayoría junto con Catalunya Sí Que Es Pot.