Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La antigua Fagor despedirá a 145 empleados y se coloca al borde de la quiebra

La dirección de Edesa Industrial también decide cerrar la emblemática planta de Mondragón

Instalaciones de la antigua Fagor Electrodomésticos en Mondragón (Gipuzkoa).
Instalaciones de la antigua Fagor Electrodomésticos en Mondragón (Gipuzkoa).

La dirección de Edesa Industrial, la antigua Fagor Electrodomésticos ahora perteneciente al grupo catalán CNA, ha dado por finalizado el período de consultas del ERE de extinción (Expediente de regulación de empleo) y procederá al despido de 145 trabajadores, lo que hace prácticamente inevitable su entrada en concurso de acreedores el próximo 30 de octubre. La operación industrial para salvar los restos que quedaron del desmoronamiento del gigante cooperativo no han dado el resultado esperado y las escenas vuelven a repetirse cuatro años después de la caída del fabricante de electrodomésticos.

Los comités de empresa de Edesa Industrial y Geyser han asegurado este lunes que el futuro de los 160 puestos de trabajo que continuarán vinculados al proyecto es "incierto" ya que dependen también de la llegada de nuevos inversores. Se han cumplido los peores augurios tras conocerse que la dirección de la compañía no ha variado su decisión de cerrar la emblemática planta de Garagartza, en Mondragón, y limitar la producción a la fabricación de ollas, calentadores y termos en las fábricas de Basauri (Bizkaia) y Eskoriatza (Gipuzkoa).

El presidente del comité de empresa de Edesa Industrial, Ricardo Pérez, ha explicado que están a la espera de conocer los nombres de los 145 despedidos, aunque tienen la certeza de que serán empleados con menos de 55 años. También ha acusado a la dirección de la compañía de prescindir de la producción de mayor valor añadido, al "desaparecer" la fabricación de lavadoras y dejar "en el aire" la de hornos y placas.

Los trabajadores no descartan impugnar el ERE y reclamar su "nulidad" dado que el proceso "ha estado lleno de irregularidades". Han asegurado que parte de la documentación se les entregó "tarde" y la dirección actuó "de mala fe haciendo una propuesta de salidas voluntarias al margen del periodo de consultas".

A solo dos semanas de entrar en concurso de acreedores, la plantilla ha defendido hoy que aún hay solución para Edesa Industrial si la dirección, Fagor Sociedad Cooperativa y el Gobierno Vasco "toman la iniciativa, evitan despidos innecesarios y trabajan por el futuro del proyecto". Los trabajadores aseguran en un comunicado que confían en que las negociaciones abiertas con posibles inversores den como resultado la continuidad de al menos parte del proyecto industrial de Edesa.

La dirección de Edesa Industrial, por su parte, ha informado a través de una nota que espera seguir produciendo en Euskadi con una plantilla de 163 trabajadores (los restantes tras despedir a 145) siempre que logre atraer a un inversor antes del 30 de octubre, fecha en la que finaliza el periodo de preconcurso de acreedores. La compañía, prosigue el comunicado oficial, atraviesa "un momento económico difícil", pese a lo cual se compromete a abonar a lo largo de esta semana la nómina correspondiente al pasado mes de septiembre.