Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fagor-CNA amenaza con el cierre inminente si la plantilla no acepta 170 despidos

La compañía da de plazo hasta el viernes para que los trabajadores acepten el nuevo plan de viabilidad

Fagor-CNA amenaza con el cierre inminente si la plantilla no acepta 170 despidos

El grupo catalán CNA, propietario de Edesa Industrial, ha dado a elegir a la plantilla entre dos soluciones traumáticas. Los trabajadores deben acepar antes de este próximo viernes el despido de 170 trabajadores, prácticamente la mitad del personal empleado, porque de lo contrario la dirección presentará un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de extinción para toda la plantilla.

La dirección de Edesa Industrial -la antigua Fagor Electrodomésticos hasta su quiebra en 2013- ha anunciado este martes que ha presentado al comité de empresa, en la reunión negociadora que han mantenido hoy, su última oferta para salvar la compañía. La propuesta pasa por aceptar el despido de aproximadamente 170 personas -en el plan inicial eran 220-, aunque mantiene la intención de cerrar la fábrica de Garagartza, en Mondragón (Gipuzkoa).

Edesa Industrial ha comunicado a los trabajadores que debido a su situación de tesorería va a presentar este viernes "en cualquier caso" un ERE de extinción de toda la plantilla, aunque podrían salvarse 160 empleos "en caso de aprobación del plan por la parte social y el aporte financiero del socio inversor".

La compañía ha dicho confiar en que "los trabajadores entiendan la obligatoriedad de adoptar medidas necesarias para evitar el cese de la actividad" y que espera que "esta nueva alternativa, donde se han hecho los mayores esfuerzos, sea aprobada por los trabajadores".

El comité de empresa ha considerado, por su parte, que la dirección "ha vuelto a presentar el mismo plan", con la única variación de que incluyen la posibilidad de mantener la actividad de ensamblar hornos, lo que significaría trabajo para 160 personas, "es decir, el máximo de la horquilla que nos presentaron en el plan anterior".

Además, CNA ha planteado a los trabajadores una reducción salarial del 10% y ha trasladado "la decisión política de la compañía" de no seguir produciendo en la planta de Garagartza. El cierre de esta fábrica, la que albergó la emblemática Fagor Electrodomésticos, significa para el comité "renunciar de facto a apostar por un proyecto industrial".

El comité considera que no se ha presentado un nuevo plan y que CNA "sigue apostando por un proyecto basado en la comercialización con base y no como complemento a la fabricación". Los representantes de los trabajadores han afirmado que la situación de la empresa constituye "un drama a nivel social" y solicitan la implicación de "diferentes agentes", por lo que anuncian que solicitarán reuniones con el Gobierno Vasco, Fagor y la sociedad de gestión de bienes inmobiliarios Ekimen Berri.