Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un integrante de la lista de Montoro se querella contra la Agencia Tributaria

Antonio Navalón demanda al director general de la Agencia por prevaricación y falsedad documental

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda.
Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda. EFE

El empresario Antonio Navalón ha presentado una querella contra el director general de la Agencia Tributaria por prevaricación y falsedad documental, ambos con carácter de delito continuado, tras constatar que aparece en la lista de morosos tributarios publicada por el departamento que dirige Cristóbal Montoro. La querella relata que “en diciembre de 2015, la Agencia Tributaria procedió a dar publicidad al listado de supuestos deudores con incumplimiento relevante en las obligaciones tributarias. En el mismo se incluía al querellante, lo que motivó que este presentase el escrito de 30 de diciembre de 2015, que dio lugar al recurso contencioso-administrativo que tramita la Audiencia Nacional en la actualidad”.

El escrito de la representación legal de Antonio Navalón, columnista de EL PAÍS, continúa describiendo que “mediante una resolución de 22 de junio de 2017, publicada en la página web de la Agencia Tributaria, se procedió a una nueva publicación del listado de deudores en el que nuevamente figuraba el querellante”. Los abogados del empresario sostienen que “en ambos supuestos se ha incumplido la obligación de apertura del trámite de audiencia previa al contribuyente supuestamente deudor previsto y exigido Ley General Tributaria y se le ha hurtado, en consecuencia, el preceptivo trámite de alegaciones previo a su inclusión” en el listado de morosidad.

En su opinión, “la omisión de dicho trámite es un defecto esencial que no puede ser ignorado por los funcionarios actuarios y que, se solicita, conlleve la nulidad de las actuaciones con los pronunciamientos y exigencia de responsabilidad que se consideren oportunos”. Además, la defensa de Navalón ha solicitado “los comunicados y escritos dirigidos al querellante con todo tipo de insultos y ofensas y que acreditan la publicidad dada a denuncia efectuada por la Agencia Tributaria y que han sido causa de los daños producidos en buen nombre y reputación del querellante”. Este reclama la restitución, reparación e indemnización de perjuicios motivados por el hecho de estar incluido en el listado de Hacienda.