Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 78% de los directivos españoles reconoce no estar preparado contra ciberataques

Ocho de cada diez altos ejecutivos confían en incrementar la plantilla en los próximos tres años

Trabajadores informáticos intentan resolver los problemas de un ciberataque.
Trabajadores informáticos intentan resolver los problemas de un ciberataque. AFP

Ocho de cada diez consejeros delegados españoles reconocen que sus empresas no están preparadas contra los ciberataques. En concreto, el 78% de los altos ejecutivos españoles encuestados afirman que sus compañías están solo parcialmente cubiertas. A nivel global, esta cifra se reduce a seis de cada diez directivos, aunque son mayoría los que reconocen la falta de preparación ante estos ataques.

Esto es consecuencia de la falta de preocupación por estos ataques por parte de los dirigentes de las compañías. De hecho, según la III edición del informe Global Ceo Outlook, de KPMG publicada este martes, la protección a los ataques informáticos es la quinta preocupación entre los consejeros delegados. Algo paradójico dado los ciberataques masivos de las últimas fechas. En cambio, las 1.261 entrevistas a altos ejecutivos de diez países (Australia, China, Francia, Alemania, India, Italia, Japón, España, Reino Unido y EE UU) se realizaron hasta el 11 de abril de este año. Es decir, un mes antes de los ciberataques masivos que sufrieron empresas de todo el mundo.

Asimismo, la evolución de la forma de afrontar estas amenazas en el último año, a nivel global y en España, ha sido muy diferente. Así, la ciberseguridad se ha incrementado en las empresas españolas solo del 20% al 22%. En cambio, este crecimiento ha sido muy superior a nivel global, donde se ha pasado del 25% al 42%. "Muchos de los consejeros delegados aún no tienen una consideración adecuada del riesgo como para poder manejarlo", explica Marc Martínez, socio responsable de ciberseguridad de KPMG.

Más contrataciones

El futuro de la economía española es halagüeño para los altos directivos españoles: ocho de cada diez son optimistas sobre el crecimiento de la economía nacional. Esto se traduce en una previsión al alza de la evolución de las plantillas de las compañías. Así, el 84% de los consejeros delegados españoles esperan que haya más contrataciones en los próximos tres años. Con la vista en los próximos 12 meses, las perspectivas son más moderadas y solo el 36% de los altos ejecutivos esperan que crezcan sus plantillas, frente al 59% de los consejeros delegados a nivel global.

Además, en este nuevo estudio destaca el crecimiento del riesgo reputacional como una de las tres principales preocupaciones de los altos directivos. En España, por ejemplo, opinan que será el factor que tendrá mayor impacto sobre las empresas en el próximo trienio. Esto va unido a la estrategia de refuerzo de posicionamiento actual como una de las prioridades de los consejeros delegados. En concreto, un 44% (53% a nivel global) prefiere incrementar el grado de penetración en los mercados en los que ya está establecido.

Sobre las nuevas oportunidades de negocio para las empresas, seis de cada diez directivos españoles dicen que su compañía se está posicionando como un agente disruptivo en su sector. Es decir, los dirigentes ya no perciben el cambio como una amenaza y creen que la disrupción tecnológica es una oportunidad. "El sentimiento general es positivo y predomina la confianza en que se están dando los pasos necesarios para liderar la disrupción en el sector", argumenta Hilario Albarracín, presidente de KPMG España.

Esto va acompañado de la expectativa de una evolución positiva de los principales sectores, sobre todo en la banca (77%), distribución y consumo (76%), energía (74%) y tecnología (73%). Esto supone que haya una gran confianza en que los cambios que continuarán serán favorables para la evolución de los principales sectores económicos. De hecho, el 97% de los primeros ejecutivos españoles prevén que el ritmo de la globalización se mantendrá durante los tres próximos años.

A pesar de la fuerza de la globalización, las empresas basan su estrategia de crecimiento a tres años en el mercado interno, según el estudio de KPMG. Aunque mantienen un peso destacado socios comerciales tradicionales como Reino Unido (prioritario para un 24% de los ejecutivos encuestados), Alemania (14%), EE UU, Francia e Italia (12%). Esta es una de las razones que esgrime el 70% de los directivos para contratar especialistas ante el riesgo geopolítico actual. El Brexit, en concreto, es el principal factor de incertidumbre, aunque los consejeros delegados consideran que tendrá un efecto limitado sobre sus actividades.

Más información