Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carstens: “La inflación en México no está fuera de control; el incremento será transitorio”

El gobernador del banco central pide paciencia: “Las decisiones de política monetaria llegan con rezago a los precios"

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, este martes.

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, está visiblemente más tranquilo y relajado que en los meses precedentes. El tipo de cambio del peso frente al dólar ha mejorado; los peligrosos planes comerciales del nuevo inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, para con México tienen cada vez menos credibilidad en los mercados y las perspectivas macroeconómicas del país latinoamericano han mejorado sustancialmente en los últimos meses. Sin embargo, la inflación sigue siendo la gran piedra en el zapato de la economía mexicana. Y Carstens es consciente de ello: “Estamos enfrentando uno de los periodos inflacionarios más altos de la última década. No es un reto menor”, ha afirmado el jefe de la política monetaria mexicana en la reunión de consejeros de BBVA-Bancomer celebrada este martes en la Ciudad de México. “De lo que les quiero convencer es de que la inflación no está fuera de control. No se han desanclado las expectativas de medio y largo plazo”, ha remarcado. “La variación de precios relativos no se va a generalizar; el incremento en la inflación será transitorio. Eso es lo que tenemos en mente”.

La subida de precios se ha desbocado en los últimos meses. En abril, la inflación interanual superó el 6%, ampliamente por encima del rango objetivo del propio banco central (de entre el 2% y el 4%) y cifra récord en casi una década. Justo cuando México empezaba a acostumbrarse a un nivel de precios bajo control –algo extraño en su historia, hasta el año 2000 la norma era que el índice general aumentase a un ritmo anual de doble o triple dígito–, la realidad económica ha asestado un nuevo golpe.

El incremento de la inflación, con su consecuente impacto en el poder adquisitivo de la población, ha llevado al banco central a subir las tasas de interés en tres puntos porcentuales en el último año, hasta el 6,75% –cifra inédita desde mediados de 2009–, y la tendencia no ha tocado a su fin. Aunque este endurecimiento de la política monetaria apenas parece haber surtido efecto aún sobre la evolución de los precios, Carstens ha hecho este martes un llamamiento a la calma: “La política monetaria no tiene un efecto inmediato sobre los precios”, ha explicado. “Para que se obtenga un resultado inmediato sobre los precios tendríamos que subir tanto las tasas de interés que causaríamos un daño importante a la economía. Lo que buscamos es anclar las expectativas de inflación de mediano y largo plazo”. En definitiva: paciencia.

En este sentido, el gobernador del banco central mexicano ha incidido en el rezago de las decisiones de tipos sobre la inflación –“el proceso lleva un tiempo, de entre 12 y 18 meses dependiendo de las circunstancias”– y ha recordado los importantes shocks que ha sufrido la economía mexicana en los últimos tiempos: el gasolinazo (el aumento generalizado en el precio de los carburantes tras su liberalización); el incremento de las tarifas de transporte y de los precios del transporte y, sobre todo, la depreciación del tipo de cambio que ha encarecido los muchos productos de la canasta básica que México importa de Estados Unidos. “Desde noviembre de 2016 [cuando se produjo la victoria de Trump en las elecciones presidenciales estadounidenses] se ha producido un aumento de la volatilidad y dificultades en la formación de precios. Son ya 10 meses consecutivos con la inflación al alza”, ha subrayado Carstens.

El jefe del banco central mexicano también ha rechazado que los objetivos de su institución deban fijarse en función de la evolución económica o del empleo, como ocurre en otros bloques económicos. “Muchas veces se dice que el Banco de México debería tener objetivo como el PIB, pero tenemos la convicción que la mejor contribución al país y al bienestar y a la sociedad es que haya estabilidad de precios”, ha cerrado.

Más información