Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ford prepara un ajuste que afectará al 10% del empleo administrativo

El fabricante de coches de Detroit busca ahorros para poder invertir en nuevas oportunidades de negocio como el coche autónomo

Los de la marca Ford en la feria del Automóvil en Nueva York
Los de la marca Ford en la feria del Automóvil en Nueva York EFE

Ford Motor está contemplando un recorte significativo de la plantilla global para mejorar la rentabilidad de sus operaciones y contener así la caída que está sufriendo su valoración bursátil, que está en mínimos de hace cinco años. El ajuste podría afectar al 10% de los empleos administrativos del segundo fabricante de coches de Estados Unidos, los que no trabajan en las cadenas de ensamblaje. La compañía cuenta con 200.000 empleados totales en todo el mundo.

El plan de ajuste ha sido adelantado por The Wall Street Journal, sin precisar si los recortes afectarán a las fábricas que tiene en EE UU ni cómo se ejecutará a escala internacional. Otro medios indican que se concentrarán en Norteamérica y Asia. Lo que si parece evidente es que su consejero delegado, Mark Fields, busca ahorros por la vía de la reducción de 3.000 millones de dólares en costes y preservar así la rentabilidad conforme las ventas se vayan moderando.

Ford Motor es el tercer fabricante de coches de EE UU en valoración bursátil, por detrás de General Motors y de Tesla. En la pasada junta general los accionistas presionaron a Fields para que revirtiera la caída. La mitad de la plantilla del grupo automotriz está localizada en su mercado doméstico. Pero un ajuste de empleo en EE UU podría desencadenar un rechazo frontal del presidente Donald Trump, como se vio antes de que tomara posesión.

Coincidiendo con la llegada de Trump a la Casa Blanca, los fabricantes anunciaron una serie de inversiones para proteger el empleo en EE UU. Pero la industria opera al máximo de la capacidad y con las ventas relajándose, especialmente en el segmento de los utilitarios, deben ajustar las operaciones a la demanda. Eso implica que deberá reorganizar la estructura de producción global. Los despidos afectarán a asalariados sin afiliación a sindicatos, lo que limitará el recorte.

Ford Motor no confirma ni desmiente la información pero si afirma que está explorando medidas para reducir costes y se lo más eficiente posible. Ya en la última presentación de resultados el propio Fields explicó que estos ahorros son, además, necesarios para poder invertir en nuevas oportunidades en la industria, como la electrificación de los coches, el desarrollo de nuevos sistemas de conducción autónoma y los servicios de movilidad.

Las acciones de Ford Motor perdieron cerca de un 10% de su valor este año y están al nivel de hace cinco años, porque estás nuevas apuestas pegarán a medio plazo un bocado a los beneficios. También buscando un mayor margen de beneficio el año pasado anunció que traslada la producción de coches pequeños a México. La compañía renunció ante la presión de Trump a construir una nueva planta al otro lado de la frontera pero la concentrará en otra ya existente.

Más información