Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Comprar vivienda

Además de la hipoteca, ¿cuánto te costará vivir en propiedad?

Gastos derivados de un inmueble que tiene que pagar todo propietario.

Además de la hipoteca, ¿cuánto te costará vivir en propiedad?

La compra de vivienda ha aumentado durante el 2016 un 13,6% según los datos del INE. ¿Es un indicio de que nos hemos recuperado de la crisis? ¿Son los compradores unos insensatos que quieren vivir por encima de sus posibilidades? ¿Se ha abierto el grifo del préstamo hipotecario desde la banca? Las causas, motivos y consecuencias de la decisión de comprar durante el año pasado más de 400.000 casas son diversas.

Este año también habrá personas que compren casa e inmuebles que se vendan. Los futuros propietarios, además del precio de la vivienda o las condiciones de la hipoteca si la hubiese, también tendrán que valorar otros gastos relacionados con tener una casa.

Gastos de comunidad: estos serán los gastos derivados del uso y mantenimiento de espacios comunes. Si tu vivienda es parte de un espacio compartido, lo más habitual es que sea un piso, habrá unos gastos que deberá afrontar cada dueño. Hay varias formas de gestionar los gastos de comunidad, pero lo más habitual es que se haga de forma mensual.

Los gastos más habituales en una comunidad de vecinos son los de luz, agua, seguro y los destinados a pequeñas reparaciones. Si en tu vecindario se ha constituido una comunidad de propietarios, la Ley de Propiedad Horizontal en su artículo 9.1., dice que es necesario destinar un 5% del presupuesto a imprevistos.

Si es una comunidad pequeña, con poco mantenimiento, puede que no sea una cifra significativa para descartar la vivienda. Sin embargo, hay comunidades en las que este gasto puede superar los 100€ mensuales o incluso ser superior a 200€. Estas cifras suelen darse en comunidades en las que hay servicios añadidos (piscina, áreas de deporte, portería, calefacción central…). En estos casos, sí puede jugar un papel importante en la decisión de compra.

IBI: El IBI es el impuesto de bienes inmuebles que cada Ayuntamiento cobra a los propietarios de pisos, casas, garajes, locales…. Es un impuesto que se cobra por el simple hecho de ser propietario de un inmueble.

Hay alguna excepción. Los inmuebles que no pagan IBI son aquellos propiedad del Estado, las comunidades o las entidades locales destinados a preservar la seguridad o educación. También hay otras excepciones pero, para una en particular, la que la ley contempla y que puede provocar que no pague IBI es vivir en un inmueble catalogado como patrimonio histórico

El coste variará en función del Ayuntamiento y de las características del inmueble. Se puede conocer lo que supondrá el IBI de un inmueble consultando el catastro. Se trata de un gasto anual que puede suponer una diferencia importante de un inmueble frente a otro.

Gastos de mantenimiento: Una vivienda en la que se haga vida va a necesitar mantenimiento por muy cuidadoso que su propietario sea. Es conveniente hacer una estimación de cuánto supondrá este gasto al año, prever un fondo de reserva para mantener la vivienda en plenas condiciones. Sobra decir que el mantenimiento de un apartamento de 60 metros cuadrados no será el mismo que el de una casa con jardín.

Tasa de basura: La tasa de basura es un impuesto que depende de los Ayuntamientos y cada uno tiene sus propias tarifas. Este coste se imputa por la recogida de residuos procedentes de viviendas o locales y todo el proceso hasta su eliminación.

El coste que supondrá la tasa de basura se puede preguntar en el ayuntamiento o a algún vecino. También es importante saber si se incluye en los gastos de comunidad.

Seguro de vivienda: Asegurar el inmueble en el que se va a vivir supone estar cubierto ante eventualidades y evitar gastos extra que destrocen un presupuesto mensual o, incluso, anual. Conocer el precio del seguro de hogar antes de la compra es tan sencillo como pedir presupuesto en alguna aseguradora. Puede haber bastante diferencia entre aseguradoras y coberturas, por eso no estaría de más pedir varias opciones en varias compañías.

Si se trata de un piso asegúrate de que no pagas por coberturas que ya cubren el seguro de la comunidad de vecinos.