El FMI calcula que los precios subirán en Venezuela un 17.700% en dos años

El Fondo calcula que su economía se contraerá más de un 7% este año y otro 4% en 2018

Un hombre en una refinería de Punto Fijo, Venezuela
Un hombre en una refinería de Punto Fijo, VenezuelaCarlos Jasso (REUTERS)

La grave crisis que golpea Venezuela tiene que ver en buena medida con una tendencia hiperinflacionista que, año tras año, multiplica los precios de decenas de productos básicos y que, por el momento, no tiene vuelta atrás. Las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) para 2018 publicadas este martes estiman que al cierre del año la inflación alcanzará el 2.068%, un nuevo récord después de la proyección del 720% para 2017, y que en 2022 esa tasa podría rozar el 4.700%.

Así, según estas previsiones que elabora el organismo que dirige Christine Lagarde, los precios se multiplicarán por 8 en 2017 (una subida del 720,5%) y volverán a multiplicarse por más de 21 en 2018 (una inflación del 2.068,5%), lo que significa que el nivel de precios se multiplicaría por casi 178 en dos años. Es decir: el equivalente a una subida de precios del 17.692% en solo dos ejercicios.

Más información
El FMI prevé una inflación del 25,6% en Argentina para este año
Tensión en Venezuela
El Gobierno de Maduro trata de completar el apagón informativo en Venezuela

El organismo señala que el país “sigue inmerso en una profunda crisis”. En 2016, según cálculos del FMI, sufrió una violenta contracción: el PIB cayó un 18%. Y recuerda que, tras una contracción prevista del 7,4% en 2017, su Producto Interior Bruto (PIB) seguirá cayendo también en 2018, un 4,1% según los pronósticos. El desempleo también irá en aumento, según el Fondo, y pasará del 21,2% del 2016 a 28,2% en 2018.

Estos datos cobran especial relevancia en un país donde el salario mínimo apenas supera los 40.000 bolívares (alrededor de 10 dólares) y el cortocircuito del sistema de precios han echado por tierra el poder de compra de la divisa nacional, mientras que la moneda estadounidense se ha convertido en la referencia de la economía sumergida. En definitiva, aumentan los precios mientras los salarios no suben y el valor real de sus ingresos disminuye.

A esta circunstancia hay que sumar los problemas de desabastecimiento y decisiones políticas que alientan la incertidumbre del consumidor. El pasado diciembre el Gobierno de Nicolás Maduro ordenó retirar de la circulación cerca de la mitad del dinero en efectivo de Venezuela, representado por los billetes de 100 bolívares, aunque la medida ha pasado por diferentes prórrogas.

La economía del país, productor de crudo, encadena varios ejercicios de crisis también por la caída del precio del petróleo. Desde un promedio positivo entre finales de los noventa y 2008, el PIB comenzó a descender llegando a experimentar una contracción del 18% en 2016. Aun así, la previsión para los próximos cinco años mitiga esa tendencia, ya que el FMI la sitúa en un -1,3% en 2022.

Sobre la firma

F. MANETTO

Estudió Filosofía y Letras y en 2006 empezó a trabajar en EL PAÍS tras cursar el Máster de Periodismo del diario. En Madrid se ha ocupado principalmente de información política y, como corresponsal en la Región Andina, se ha centrado en el posconflicto colombiano y en la crisis venezolana. Actualmente trabaja en la redacción de Ciudad de México

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS