Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Marisol Argueta | directora para América Latina del Foro Económico Mundial

Marisol Argueta: “América Latina debe industrializar sus materias primas”

La directora del WEF que se realizó en Buenos Aires advierte que la región debe sumar valor a su oferta exportable para neutralizar los ciclos de precios de los commodities

Marisol Argueta, directora para América Latina del Foro Económico Mundial, durante la apertura del evento en Buenos Aires.
Marisol Argueta, directora para América Latina del Foro Económico Mundial, durante la apertura del evento en Buenos Aires. WEF

La salvadoreña Marisol Argueta fue ministra de Exteriores de su país entre 2008 y 2009 y desde hace siete años es directora senior para América Latina del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), cuya última edición acaba de finalizar en Buenos Aires. Argueta celebra los “avances y esfuerzos” del Argentina por “formar parte de la cuarta revolución industrial”. Pero también advierte que los desafíos que enfrenta junto con toda la región si no quiere perder el tren de los cambios que se avecinan.

Pregunta: ¿Qué puede hacer América Latina para revertir la caída de los commodities?

Respuesta: Diversificarse. Muchos commodities, como los minerales y los metales, tienen un comportamiento cíclico y las economías tienen que prepararse para los momentos en que estos commodities tienen menos demanda y bajan los precios. Por ejemplo, con la creación de fondos soberanos. El Estado hace inversiones con ganancias para poderlas después regresar a sus arcas. Es importante también apostarle a la diversificación y a una mayor productividad.

P. ¿Que tiene para aportar América Latina al comercio mundial?

R. Tenemos vastos recursos naturales y es importante que podamos ir cambiando nuestra oferta exportable de materias primas. Debemos empezar a trabajar en la forma de industrializarlas para ir subiendo en la cadena de valores. Eso va a requerir de una mejor preparación.

P. ¿Ve avances en ese sentido?

R. Se habla de la creación o la existencia de programas de desarrollo productivo. Creo que es muy importante en algunos sectores ir propiciando un avance en esa cadena de valor. Por ejemplo, la agricultura y la energía que tiene Argentina son de un potencial enorme. Hay casos en que la energía debe explotarse, refinarse y salir de la manera más desarrollada del país porque eso te va a permitir poder acompañar con una diversidad de tipos de empleo. Entonces, vas mejorando la calidad de tu oferta exportable y a la par tienes que ir mejorando el capital humano que desarrolle esa materia.

P. ¿Qué sensación se llevaron los participantes del WEF acerca de lo hecho por Argentina en materia económica?

R. La impresión es muy positiva. Hay un gran reconocimiento a los avances y esfuerzos que hace el Gobierno para realizar cambios importantes y que así Argentina pueda ser parte de la cuarta revolución industrial, para que pueda formar parte de un conjunto internacional mucho más integrado. Ahora Argentina va a ser anfitrión de la reunión ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC), también lo será de la de presidentes del G20 y por lo escuché en las conversaciones hay bastante claridad de lo que quiere Argentina para el destino del G20. En el WEF Se habló mucho de la transformación del empleo, la reducción de la pobreza que es central para este país, creo que es uno de los objetivos clave que el presidente Mauricio Macri ha ratificado. Creo que la intención es llevar estos temas a la agenda del G20.

P. ¿Cuál es el perfil de esa transformación del empleo a la que se refiere?

R. La cuarta revolución industrial tiene un avance sistémico de lo que es la aplicación de tecnologías que impactan en el individuo, las industrias y la sociedad en general. Tenemos que adaptar nuestros empleos, el contenido y la forma de aprendizaje y las capacitaciones que tenemos en nuestras vidas laborales para poder asegurar que la cuarta revolución industrial nos beneficie y no nos dañe. Los empleados tienen que ir ajustándose de acuerdo a la demanda y a las posibilidades que hay de mejorar a través de la tecnología. Por eso es muy importante ser parte de esta evolución que nos presenta la cuarta revolución industrial. Somos los individuos los que tenemos que estar listos para el cambio y abiertos al cambio. Porque es inevitable. El que no se abra al cambio se va a quedar rezagado.

P. ¿Qué expectativa tiene hacia las negociaciones entre Mercosur y la Alianza del Pacífico?

R. La sola participación de ministros de los dos bloques y las reuniones que están teniendo es una buena señal. Imagino acuerdos importantes que acerque a estos bloques y es importante no olvidar a la región centroamericana. El Mercosur tiene mucho mas tiempo de existencia como bloque. La Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SIECA), de Centroamérica, se comenzó a gestar en 1950 y ha ido evolucionando. Pero la Alianza del Pacífico es relativamente nueva. Es una iniciativa de voluntad muy pragmática, que reúne a cuatro economías muy parecidas y están sentando un buen precedente.

Más información