Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno ve inviable la contrapropuesta de los estibadores

El Ejecutivo vuelve a la mesa de negociación después de no sacar adelante el decreto de la estiba en el Congreso

Antolín Goya, en primer término, en la reunión de los estibadores y la patronal en Madrid.
Antolín Goya, en primer término, en la reunión de los estibadores y la patronal en Madrid.

El Gobierno, la patronal y los sindicatos de estibadores han vuelto este martes a la mesa de negociación tras el no del Congreso al decreto presentado por el Ejecutivo. El primer encuentro tras el rechazo parlamentario ha estado marcado por la contrapropuesta de los estibadores a la realizada el pasado miércoles por Fomento. Una proposición sindical que los representantes del Gobierno han dicho que estudiarán, pero que es muy difícil que se pueda llevar a cabo. La alternativa de los sindicatos matizaba las condiciones de las prejubilaciones, así como la forma de garantizar el 100% de los puestos de trabajo. A pesar de este intento, la negociación ha avanzado en torno al instrumento legal con el que se podría garantizar el empleo y las prejubilaciones del sector.

El principal escollo para conseguir un acuerdo sigue siendo la petición de los trabajadores de incluir la subrogación en el decreto ley, algo a lo que el Ejecutivo no está dispuesto. “Estamos muy sorprendidos por la posición inicial del Gobierno, ya que venían con las mismas propuestas de la semana pasada”, ha dicho Antolín Goya, responsable del sindicato mayoritario de los estibadores. En la reunión de este martes han estado presentes, además del mediador Marcos Peña, presidente del Consejo Económico y Social (CES), sindicatos y la patronal Anesco, el secretario de Estado de Transporte, Julio Gómez-Pomar, el secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo, y el director general de Empleo, Xavier Thibault. Una amplia presencia de la Administración para tratar pormenorizadamente los detalles de los acuerdos necesarios.

Así, la negociación ha retrocedido una semana hasta la propuesta realizada por Fomento el pasado miércoles, el día antes del debate y votación de la reforma en el Parlamento. En la propuesta, el Ejecutivo ofrece prejubilaciones para los trabajadores a los que le resten 60 meses o menos para la jubilación. Es decir, con 50 años o más. La edad de retiro de los estibadores, por los coeficientes de reducción por el tipo de empleo que realizan, es de 55 años.

Para los sindicatos era necesaria la matización de este punto, ya que si se exige un periodo de cotización mínima, serían pocos los trabajadores que pudieran acogerse a esta prejubilación voluntaria. Patronal y sindicatos han puesto fecha al próximo encuentro, donde solo se tratará el convenio colectivo, aunque el sindicato insiste en que es necesario que sea una ley la que garantice la subrogación: “No se puede hacer mediante el convenio”, ha insistido Goya.

La vía principal a resolver para alcanzar un acuerdo es en qué forma normativa se obliga a las empresas a cumplir con lo pactado. Esto es, en qué norma y de qué rango se materializarían los detalles de las prejubilaciones y, sobre todo, la subrogación de los empleados actuales. Es en este punto donde sigue encallada la negociación, ya que los sindicatos mantienen la petición de que esto quede recogido en el decreto, algo a lo que el Gobierno ha repetido que la Comisión Europea no permite que esté dentro de la reforma.

Los sindicatos ofrecen reducirse el salario

Los sindicatos de los estibadores (Coordinadora estatal de trabajadores del mar, UGT, CC OO, CIG y USO), durante el encuentro de este martes, han dado un paso más en la negociación. Los representantes sindicales han ofrecido a las empresas hasta una reducción del 5% de la masa salarial para garantizar las prejubilaciones en los puertos donde hay sobreoferta de trabajadores y el mantenimiento del máximo de la plantilla. “Estamos dispuestos a contribuir cada trabajador para dinamizar el sector. El problema es el inmovilismo del Gobierno”, ha asegurado Goya.

La propuesta que reduciría los costes laborales de las empresas del sector tiene dos intenciones: una, lograr que continúe el máximo posible de la plantilla. Y, por otro lado, sería una contrapartida para sacar un compromiso empresarial de que aceptarán las condiciones de las prejubilaciones.

Más información