Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
IPC

La bajada de la luz compensa la subida de las frutas y verduras en el IPC

El INE confirma que el índice de precios se mantuvo en febrero en el 3%, el mismo nivel que en enero

Un hombre reposta en una gasolinera de Madrid.
Un hombre reposta en una gasolinera de Madrid. EFE

La bajada de los precios de la electricidad compensó en febrero la subida de la fruta y las verduras y el encarecimiento relativo de los carburantes. Así, el IPC, pese a que bajó en febrero un 0,4% respecto a enero, se mantuvo en el 3% interanual, el nivel más alto desde octubre de 2012, según ha confirmado hoy el Instituto Nacional de Estadística. Mientras, la tasa de inflación subyacente, la que elimina los precios de los productos frescos y los combustibles, se sitúa en el 1%. La de febrero es la sexta tasa positiva que encadena el IPC interanual tras ocho meses en negativo.

Según informa el instituto estadístico, los grupos que han tirado hacia arriba del índice son los alimentos y bebidas no alcohólicas, que suben un 1,7% respecto a febrero de 2016, siete décimas más que en enero, por la subida de las frutas frescas (+7,6%) y las legumbres y hortalizas frescas (+22,2%).

También tira del índice el grupo de transporte, que sube un 8,5% interanual, subida que contrasta con la bajada experimentada en febrero de 2016 (-4,7%). La subida del grupo del transporte se debe fundamentalmente a los carburantes y lubricantes, que se encarecieron en febrero un 18,5% respecto a hace un año. En este sentido, hay que tener en cuenta que en febrero de 2016 bajaban un 13,3% respecto al año anterior, con lo que a subida del mes pasado es mayor por la comparación con esta bajada.

Destaca igualmente el INE que el grupo con mayor influencia negativa en el índice es la vivienda, cuya tasa disminuye un punto y medio, hasta situarse en el 5,9% interanual. En este caso, la bajada de los precios de la luz en febrero respecto a los récords del mes de enero es la causante de la moderación. En este caso, la electricidad se rebajó en febrero un 11,9% respecto al mes anterior, aunque la tasa interanual sigue disparada, en el 18,9%, de nuevo por el efecto base derivado de que hace un año la tasa era claramente negativa, del -14,2%. Dentro del grupo de la vivienda, no obstante, suben los precios de los combustibles, especialmente el gasoil para calefacción, que está un 40,8% más caro que hace un año.

En febrero, el Indice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA), el que se elebora en los mismos términos que en el resto de países europeos para poder comparar, elevó una décima su tasa interanual, hasta el 3%, al tiempo que la variación mensual se situó en el -0,3%.

Subidas de salarios

Tras conocer los datos de IPC, el sindicato CC OO ha considerado "imprescindible" elevar los salarios públicos y privados -reclama subidas de entre el 1,8% y el 3%- y mejorar la protección social para mantener el poder adquisitivo de los trabajadores. Aunque el sindicato admite que la inflación media del año pasado fue negativa (-0,2%) y permitió a los trabajadores ganar poder adquisitivo, merced a una subida salarial media del 1,08%, subraya que la previsión de inflación del Gobierno, del 1,4%, "ya ha quedado desfasada", toda vez que los "convenios colectivos con efectos económicos en 2017, que cubren hasta febrero a 3,6 millones de trabajadores/as, recogen un crecimiento salarial del 1,23%". Comisiones "defiende que el crecimiento de la actividad económica debe servir para recuperar los salarios tras la fuerte devaluación interna sufrida durante la recesión". Además de reclamar un alza de los salarios, pide subir las pensiones "según la inflación prevista", lo que ha sido rechazado por el Gobierno y situar el salario mínimo interprofesional por encima de los 800 euros.

Igualmente, UGT también reclama aumentar los salarios en una horquilla de entre 1,8% y 3% este año, y elevar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) hasta los 800 euros en 2017 y a los 1.000 euros en esta legislatura. La evolución de los precios, dice en una nota "reafirma la necesidad de aumentar los salarios", para garantizar que los trabajadores no pierden más poder adquisitivo y para hacer llegar a los hogares "los frutos de ese crecimiento económico".

Más información