Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vuelve la inflación

Ahora con la subida del precio del petróleo la creación de empleo en España será menor

Puesta de sol junto a un tendido eléctrico y unos molinos de viento (izq).
Puesta de sol junto a un tendido eléctrico y unos molinos de viento (izq). EFE

Los modelos anticipaban una inflación del 2,5% en enero y el IPC adelantado subió hasta el 3%. El INE corta la cata de precios el día de 22 de cada mes y los efectos de la ola de frío sobre los precios continuaron después. Por lo tanto, la inflación es aún mayor. La principal causa es la subida de los precios del petróleo en los mercados internacionales.

El mayor peligro de la inflación es que ponga en riesgo la estabilidad macroeconómica y fuerce al banco central a subir los tipos de interés, frenando el crecimiento y la creación de empleo. Esto no va a suceder en Europa. Los salarios y la inflación subyacente están próximos al 1%, lejos del objetivo de estabilidad de precios. En 2008, el BCE subió tipos por la subida del precio del petróleo en medio de la peor recesión en 80 años. Por fortuna, aprendieron la lección y hoy su mensaje es tranquilizador, ya que, a pesar de la subida del precio del crudo desde octubre, mantienen su estrategia y sus compras de deuda.

En España, la subida de la inflación es mayor que en el resto de países europeos y los salarios crecen menos. Por lo tanto, el impacto sobre la renta disponible de las familias, sobre el consumo y sobre la creación de empleo será mayor. Según el FMI, la política monetaria ultraexpansiva del BCE y la bajada del precio del petróleo han explicado la mitad de la creación de empleo en España en 2015 y 2016, o sea medio millón de empleos. El gobierno, equivocadamente, atribuyó todo a la reforma laboral. Ahora, con la subida del precio del petróleo la creación de empleo será menor.

La reforma laboral, junto al rescate de 2012 y el desplome del crédito a empresas y familias, son las responsables de la caída del 10% del salario medio por hora trabajada descontada la inflación desde 2011. Y la deflación salarial se ha concentrado en los salarios más bajos. Por eso, el FMI ha advertido que España ha sufrido el mayor aumento de la desigualdad de los países europeos. La subida del salario mínimo del 8% ha elevado la negociación de salarios en convenio hasta el 2% y permitirá proteger la capacidad de compra a esos trabajadores.

La reforma laboral está en proceso de derogación en el Congreso. Es clave un nuevo sistema de negociación de salarios que permita que se reparta mejor el aumento de los ingresos y los beneficios empresariales. Eso aumentará los ingresos de la Seguridad Social y permitirá subir las pensiones. Nueve millones de pensionistas, especialmente tres millones con pensión mínima, cobrarán lo mismo cada mes pero podrán comprar menos cosas y verán empeorar su nivel de vida.

También hay que cambiar el sistema de fijación del precio de la luz. La reforma de 2013 lo convirtió en un mercado bursátil. Debemos volver a un precio estable y razonable para el consumidor que permita una rentabilidad suficiente para mantener la inversión y que la luz no sea una limitación para crear empleo.

Más información