Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La economía argentina empieza una tímida recuperación

El gobierno de Macri difunde nuevas estadísticas de alza en empleo y actividad económica

La Unión Obrera Metalúrgica en una protesta de esta semana. Ampliar foto
La Unión Obrera Metalúrgica en una protesta de esta semana. Télam

El tercer semestre parece ser el período en el que la actividad económica de Argentina consolidará el prometido y postergado crecimiento que Mauricio Macri auguró a principios de 2016. O por lo menos, eso se ve en las últimas estadísticas oficiales difundidas por el ministerio de Trabajo y la agencia de estadísticas (Indec). En el último diagnóstico de evolución del trabajo registrado, elaborado por la cartera que dirige Jorge Triaca, se registra la incorporación de 37.000 asalariados durante el mes de noviembre de 2016, que marca un ascenso del 0,3% con respecto al mismo mes del año anterior. Por las cifras, el Gobierno ya está lanzando las campanas al vuelo, al punto que el propio Triaca enfatizó: “El país está empezando a salir de la recesión por la confianza y previsibilidad de Cambiemos”.

Muchos analistas son algo más prudentes. Sobre todo porque buena parte del crecimiento está consolidado en la incorporación de 4.500 monotributistas, o sea, trabajadores autónomos que no necesariamente están en relación de dependencia con las empresas, una práctica que comienza a retroceder en Argentina. El Indec, por su parte, comunicó que la economía creció 1,4% con respecto al mes anterior y completó el segundo mes consecutivo de mejora.

Para entender el mercado laboral en Argentina, un país en el que cerca del 95% de las empresas tienen menos de 200 empleados, es necesario saber que el empleo asalariado del sector privado concentra el 51% del total de los ocupados mientras que el sector público alcanza al 26% de la mano de obra. En consecuencia, las alteraciones que puedan sufrir pequeñas y medianas empresas pueden disparar las estadísticas totales. En ese contexto, el ministerio de Trabajo reconoce que entre diciembre de 2015 y noviembre de 2016 se identifican dos períodos con dinámicas laborales muy diferenciadas. A saber: hasta junio del año pasado se advierte una contracción de 76.000 trabajadores registrados, que se explica por una caída en 69.000 asalariados del sector privado. De julio a noviembre, en cambio, se verifica una expansión de 136.000 trabajadores registrados, impulsada por el aumento de los 114.000 trabajadores del sector privado.

El cuadro que explica la variación en el empleo durante 2016.
El cuadro que explica la variación en el empleo durante 2016. Ministerio Trabajo

Con respecto al mes de noviembre de 2016, el número de trabajadores registrados creció en más de 37.000 con respecto al mes anterior, producto de la incorporación de 23.000 asalariados del sector privado y 12.000 del sector público, un área que en el verano pasado sufrió decenas de miles de despidos. Así, la cartera laboral asume un crecimiento “entre estable y levemente expansivo” del empleo registrado. Entre febrero y noviembre de 2016, 108.000 trabajadores se incorporaron a la economía formal (un crecimiento acumulado del 0,9%). Sin embargo, la categoría que presenta la expansión más relevante son los monotributistas (trabajadores autónomos), que sumaron 4.500 trabajadores en el mes, una suba que también alcanza el 0,3% pero que evidencia que las empresas están contratando menos que antes.

En noviembre las actividades que mostraron mayor crecimiento contra octubre fueron Construcción (6.600 trabajadores más); Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (6.100 trabajadores); Comercio y reparaciones (5.100 mil trabajadores) y Hoteles y restaurantes (3.900 trabajadores). La rama de actividad que mostró mayor caída fue la industria manufacturera que registró 3.400 trabajadores menos que el mes anterior.

El Centro de Economía Política Argentina (CEPA), cercano al kirchnerismo, asegura por el contrario que se mantiene la tendencia de destrucción de empleo con el Gobierno de Macri. Hablan de 127.855 despidos en el sector privado en todo 2016, de los cuales 5.053 corresponden al período que va del 30 de noviembre al 31 de diciembre. “Se observa que, sin el efecto de estacionalidad, o sea, si se le quita el efecto estacional (del momento del año) sobre la evolución del empleo, la cantidad de puestos de trabajo nuevos se reducen de 23.000 a -1.740 casos. Es decir, el resultado es negativo”, advierte a EL PAÍS Hernán Letcher, director del CEPA.

El gráfico que analiza la evolución de los trabajadores registrados como autónomos.
El gráfico que analiza la evolución de los trabajadores registrados como autónomos. CEPA / Min. Trabajo

“También resulta llamativo el aumento de los monotributistas durante el mes de noviembre y a lo largo de todo el 2016, porque se observa que entre enero y noviembre se produjo un incremento de casi 73.000 personas, variación que no se observa en ningún periodo inmediato anterior. La explicación de Cambiemos ha sido que esto se debe al cumplimiento del pago de la obligación en virtud de obtener de esta forma el beneficio de la Asignación Universal por Hijo (AUH). Siguiendo este razonamiento, no se deriva nuevo empleo de la información pertinente, sino solo una mejora en el cumplimiento o una incorporación para la obtención del beneficio. No está mal pero es un dibujo si queres agarrarte de eso para decir que el empleo creció”, completa el economista.

Con respecto al crecimiento de la economía, el Indec informó que es del 1,4% si se contrasta octubre con noviembre de 2016, lo que significa el segundo mes de éxito. Luciano Cohan de la consultora Elypsis –más cercana a las posiciones del Gobierno- reconoce que “los números de noviembre fueron buenos porque la caída se explica por la primera mitad del año. Parecería que hay una recuperación en el último trimestre del año”.

Más información