Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Volkswagen aconseja a varios directivos no viajar a EE UU por el riesgo de extradición

Washington ha imputado ya a seis antiguos ejecutivos de la empresa por el escándalo de las emisiones

El logo de Volkswagen en una fábrica de la compañía recientemente abierta en Wrzesnia (Polonia).
El logo de Volkswagen en una fábrica de la compañía recientemente abierta en Wrzesnia (Polonia). REUTERS

Los problemas para Volkswagen no parecen terminar. Al mismo tiempo que cerraba un acuerdo económico con el que confíaba en pasar página al escándalo de las emisiones, el Departamento de Justicia de EE UU anunciaba la imputación de seis antiguos directos del mayor fabricante de coches de Europa, incluido el que fue detenido el pasado sábado en el aeropuerto internacional de Miami. Ahora, según ha podido saber la agencia Reuters de fuentes internas, Volkswagen aconseja a varios de sus directivos no viajar a EE UU. Temen los problemas con la Justicia a los que se pueden enfrentar en suelo estadounidense.

“Varios ejecutivos de Volkswagen han sido alertados para que no viajen a Estados Unidos”, aseguró a Reuters un asesor legal de la empresa que pidió guardar el anonimato. Otro asesor añadió que esta recomendación también se extiende a aquellos que todavía no han sido acusados de ningún delito en el país norteamericano. “Uno no necesita probar todos sus límites”, añadió. El gigante del automóvil con sede en Wolfsburgo (Alemania) ha declinado comentar esta información.

La noticia es solo una más en el goteo de informaciones de los últimos días. El Süddeutsche Zeitung publicó el miércoles que el antiguo presidente del grupo, Martin Winterkorn, y el actual jefe de la marca Volkswagen, Herbert Diess, sabían cómo se estaban manipulando las emisiones de 11 millones de coches diésel antes de lo que hasta ahora habían reconocido. Según las declaraciones de dos testigos a las autoridades estadounidenses, los dos directivos fueron informados de las prácticas ilegales en junio de 2015 y esperaron hasta septiembre a informar a la opinión pública. Según una información que el periódico de Múnich publicará el sábado, Winterkorn fue informado del escándalo mucho antes: en 2012. Esta espera es importante, ya que podría tener consecuencias penales por falsear la información a los inversores.

Los problemas para Winterkorn, hasta 2015 un hombre venerado en Alemania y en el mundo del automóvil, no acaban aquí. No solo porque se haya conocido que mientras la empresa que él dirigió recorta 30.000 puestos de trabajo en todo el mundo, él haya empezado el año con el cobro de una pensión de 3.100 euros al día. Der Spiegel acaba de publicar más detalles sobre las ventajas que disfrutaba Winterkorn, el hombre que presumía de conocer hasta el último tornillo de los coches que fabricaba. Según esta revista, el presidente de Volkswagen tenía acceso a una magnífica casa de 400 metros cuadrados en Braunschweig, en el centro de Alemania, por un alquiler de cinco euros mensuales por metro cuadrado.

En virtud del acuerdo alcanzado esta semana a pocos días de que la Administración Obama sea reemplazada por la del nuevo presidente, Donald Trump, Volkswagen pagará una multa de 4.300 millones de dólares (unos 4.000 millones de euros). La sanción, mayor de lo que esperaban los analistas, permite a Volkswagen evitar que la investigación de los motores trucados llegue a los tribunales. La multa se suma a los 14.700 millones de dólares que pactó con las autoridades para compensar a los consumidores afectados y para apoyar la tecnología de vehículos sin emisiones.