Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macy´s despedirá a 10.000 empleados

Amazon y Forever 21 se interesan por el negocio de American Apparel

Tienda de Macy´s en Manhattan
Tienda de Macy´s en Manhattan AP

La disrupción de Internet en el sector del comercio minorista está forzando a las grandes cadenas tradicionales a replantearse por completo sus modelos de negocio. Macy´s, la mayor cadena por departamento de Estados Unidos, anunció al cierre de Wall Street una plan de reestructuración que le llevará a cerrar 68 de tiendas antes del verano y que se traducirá en el despido de 10.100 empleados este año.

La pasada temporada de compras navideñas fue un reflejo de la nueva realidad que está trastocando la manera de hacer negocio en el comercio. Amazon dominó de manera rotunda frente a rivales como Walmart, Target, Kohl´s, Best Buy y la propia Macy´s, que vio como las ventas comparables cayeron un 2,1% en noviembre y diciembre, los dos meses del año que se suponen son más fuertes.

El cierre de tiendas afectará a 3.900 empleados, a los que se sumarán 6.200 por el ajuste en varios niveles administrativos de la sociedad. El pasado agosto ya se anunció un plan que afectaría a un centenar de tiendas pero no se dieron detalles del impacto. El coste de la reestructuración se eleva a 575 millones de dólares. Como reconoce la dirección, están experimentando una caída constante del tráfico.

El objetivo es reducir costes y ganar agilidad en la toma de decisiones. La compañía, que opera 730 locales, trata en paralelo de vender las tiendas que se quedarán vacíos y que en el pasado solían hacer de ancla en los grandes centros comerciales por todo el país. El anuncio fue acompañado por una brusca caída de casi el 10% en su cotización, que se suma al 15% que lleva perdido en el último mes.

American Apparel es otra de los grandes nombres del negocio del retail que está sufriendo las consecuencias de las nuevas tendencias de consumo. La firma de ropa casual acaba de declarar su segunda suspensión de pagos en un año. Para dotarse de efectivo con el que mantener sus operaciones vendió los derechos de propiedad intelectual de la marca a la canadiense Gildan Activeware.

En el marco del proceso de reestructuración la compañía de Los Ángeles está negociando la posibilidad de vender el resto de sus activos. Entre las compañías interesadas se encontrarían Amazon y la cadena Forever 21. En la actualidad opera un centenar de tiendas en 18 países. No es la única marca de ropa juvenil en apuros. Aéropostal, Wet Seal y Pacific Sunware también se declararon en bancarrota.

El grupo comercial Sears también está en una situación especialmente delicada. Para dotarse de liquidez y evitar la bancarrota, acaba de anunciar el cierre de 109 hipermecardos de Kmart y 41 centros de Sears que no son rentables. En paralelo, vende la marca Craftsman a Stanley Black & Decker por 900 millones de dólares. "Es necesario para estabilizar la compañía", afirma el consejero delegado, Edward Lampert.

Más información