Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cae una red que fabricaba bolsos falsos que vendían por hasta 400 euros

La Policía Nacional detiene a 55 personas en Ubrique (Cádiz) e interviene más de 15.000 productos falsificados

Falsificaciones de bolsos de marcas de lujo incautados en Ubrique.
Falsificaciones de bolsos de marcas de lujo incautados en Ubrique.

No hay marca de prestigio que no se haya rendido al buen hacer de la marroquinería del pueblo gaditano de Ubrique. Ahora, son esas mismas compañías las que han hecho posible destapar una red de fabricación de falsificaciones en la localidad que se ha saldado con 55 detenidos y 15.347 productos intervenidos. Ha sido la Policía Nacional la que se ha encargado de poner fin a la actividad delictiva de estos falsificadores que confeccionaban y distribuían productos de tal realismo que eran vendidos con precios de hasta 400 euros.

Según ha explicado la propia Policía en una nota de prensa, la investigación se puso en marcha en octubre de 2015 por iniciativa de los propias compañías perjudicadas. Fue entonces cuando los agentes recibieron un informe elaborado por un detective privado, a encargo de “varias marcas de reconocido prestigio”, según ha explicado este viernes en el comunicado. No ha sido hasta estos días cuando la investigación ha acabado con la detención de más de medio centenar de personas vinculadas a la producción tanto de un taller clandestino como de un un punto de venta en otra provincia. Además, los policías han intervenido 4.865 productos de marroquinería, 9.800 prendas de ropa, 544 relojes y 138 cinturones, “todos ellos falsos”.

Los detenidos se encargaban tanto de la producción como de la distribución de los productos falsificados. De hecho, en la documentación se denunciaba la comercialización en Marbella de los bolsos y otros productos de marroquinería de imitación. Con esta información de partida, los agentes confirmaron la existencia de un almacén en la localidad malagueña que vendía de forma clandestina los artículos falsificados. La misma persona que regentaba dicho local, “a su vez mantenía una relación directa con un número indeterminado de puestos del mercadillo de Málaga, regentados por ciudadanos de origen magrebí”.

De esta primera fase, los investigadores intervinieron falsificaciones en 47 puestos de mercadillos de las localidades malagueñas de Estepona y Fuengirola. Además, registraron el local en Marbella, propiedad de un individuo de origen magrebí, que actuaba como tienda clandestina en la que se exponían los productos falsos. Otros dos registros más en dos trasteros de la localidad de Torremolinos, utilizados también por el propietario del almacén de Marbella, acabó con la intervención de más efectos falsificados.

Falsificaciones de bolsos de marcas de lujo incautados en Ubrique. ampliar foto
Falsificaciones de bolsos de marcas de lujo incautados en Ubrique.

De Málaga a Ubrique

Los agentes, de la Sección de Delitos contra la Propiedad Intelectual e Industrial de la Comisaría General de Policía Judicial, siguieron los pasos de la distribución hasta descubrir que los productos procedían de un taller de confección de pieles de la localidad gaditana. En la última fase de las pesquisas, la Policía llevó a cabo un registro en un domicilio de Ubrique. Allí se descubrió un punto de confección clandestino para la elaboración de bolsos y otros productos de marroquinería falsos. El local estaba dotado con todo el material necesario para su producción, incluidos los troqueles de marcas de reconocido prestigio.

Ubrique (con 16.884 habitantes según datos del INE de 2014) tiene en la marroquinería uno de sus principales sectores productivos. Tradicionalmente, da trabajo a multitud de ubriqueños en distintas empresas de producción de artículos de piel, tales como bolsos, carteras y cinturones. Esta experiencia llamó la atención hace años de las grandes firmas del sector. Sin embargo, en los años previos a la crisis, muchas de estas grandes marcas decidieron trasladar su producción a países asiáticos para abaratar costes de producción.

Tras un tiempo de contratos con fábricas asiáticas, buena parte de las grandes compañías decidieron regresar a la localidad gaditana para realizar sus productos. El motivo de su vuelta estuvo en la mayor calidad de la producción ubriqueña y las falsificaciones que proliferan desde talleres clandestinos asiáticos. Ahora, estas firmas de lujo vuelven a enfrentarse a este mismo problema, en una localidad en la que ya se han descubierto anteriormente otros puntos de falsificación. Algunos de ellos aprovechan los conocimientos adquiridos en patronaje y calidades para elaborar copias de gran realismo.

Más información