Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Ayuntamientos reducirán el superávit en 2017 por la menor alza del IBI

La Airef advierte sobre la relajación del cumplimiento de la regla de gasto

Los Ayuntamientos seguirán saneando sus cuentas pero a menor ritmo. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), el organismo encargado de velar por la sostenibilidad de las cuentas públicas, augura que las corporaciones locales registrarán menores superávit este año y el próximo. Argumenta que la supresión de los tipos incrementados del IBI y un menor control del gasto por parte de los alcaldes relajarán el esfuerzo presupuestario de los últimos años.

El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá.
El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá. EFE

El conjunto de los Ayuntamientos españoles registraban un superávit presupuestario del 0,5% del PIB desde 2012. Esto permitía cierto colchón para los grandes desfases entre gastos e ingresos públicos del resto de administraciones públicas. Y servía para acercar el déficit público a la senda que marcaba Bruselas. Pero este margen se está reduciendo. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) estima que las corporaciones locales reducirán a partir de este año el superávit. Aduce que el fuerte crecimiento de la recaudación del IBI, el principal impuesto que nutre las arcas locales, será más débil. Y advierte sobre una relajación de la contención del gasto público por parte de los alcaldes. De esta forma, el margen presupuestario que venían aportando las corporaciones locales se reduzca al 0,4% en 2016 y al 0,3% en 2017, según cálculos de la institución que preside José Luis Escrivá.

El supervisor de la estabilidad presupuestaria explica en un informe divulgado este miércoles que el ritmo de crecimiento de los gastos e ingresos de las entidades locales seguirá aumentando en los próximos años. Pero lo hará a un menor ritmo que el PIB. Esto provoca que el peso relativo de ambas partidas descienda en su comparación con la riqueza nacional. “La reducción relativa de los ingresos es menor que la caída relativa de los gastos”, precisa. Es decir, que los ingresos avanzarán a menor ritmo de lo que lo hacen los gastos. La conclusión: que el superávit municipal se reducirá.

La Airef achaca esta situación a dos factores: la supresión de los tipos incrementados del IBI que aprobó el Gobierno del PP en 2011 y el incumplimiento de la regla de gasto, uno de los corsés de la Ley de Estabilidad.

La institución recuerda que el Gobierno ha eliminado el tipo incrementado del IBI, una de las medidas extraordinarias que incluyó en la prórroga de los Presupuestos de 2011 para sanear las cuentas públicas locales, muy mermadas en la crisis.

Fin de los tipos aumentados

Estos gravámenes suplementarios, que se aplicaban a las viviendas con un valor catastral superior a la media y que no hubieran sido actualizados desde 2011, iban a aplicarse unicamente dos años pero se han prolongado hasta el año pasado. Esto propicia que cuando se observa la evolución del IBI se prevea un crecimiento para este año del 2% y del 3,5% en 2017 cuando la media de los últimos cuatro años creció por encima del 6%.

Para el próximo año, 1.895 municipios han reclamado una revisión al alza de los valores catrastrales. Esto no permite concluir que subirán el IBI, porque pueden rebajar los gravámenes que aplican sobre estos valores. Aunque en la práctica la mayoría de estos municipios pagarán más por este impuesto.

La institución advierte también sobre una relajación del cumplimiento de la regla de gasto, el instrumento presupuestario que limita los aumentos de los compromisos de las Administraciones Públicas. Este corsé presupuestario restringe el aumento de los gastos municipales y lo vincula a la evolución potencial de la economía. La regla de gasto se calcula a través de una compleja fórmula que diseña el Ministerio de Hacienda. La institución cree que si se cumpliera con rigor la regla de gasto, el superávit del subsector sería del 0,5%. “Por tanto, vemos riesgos de incumplimiento de la regla de gasto en 2016 y 2017”, abundan desde la Airef, que reclama una aplicación más extricta de las normas presupuestarias. “No puede aceptarse la aplicación laxa de la ley de estabilidad presupuestaria [que limita el déficit, la deuda y la evolución del gasto público] amparándose en los buenos resultados del conjunto del subsector”.

Madrid, Barcelona y Córdoba incumplirán la regla de gasto

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) avisa de que Madrid, Barcelona y Córdoba incumplirán la regla de gasto de este año. Precisamente, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha mantenido una disputa con el Ministerio de Hacienda a cuenta del cumplimiento de la regla de gasto que recoge el Plan Económico Financiero (PEF) que remitió al ministerio por incumplir la Ley de Estabilidad.

La Airef da la razón a Hacienda y considera que Madrid incumple la norma que limita los excesos presupuestarios pero admite que los argumentos que esgrime el Consistorio madrileño son "solventes y con detalle".

El supervisor público explica que Madrid reclama que la regla de gasto se pueda aplicar en un periodo de varios años. Muchos Ayuntamientos se quejan de que tienen sus cuentas saneadas, registran superávit pero la regla de gasto les impide gastar los remanentes de tesorería que obtienen en años anteriores porque esta regla hay que cumplirla cada año. Hacienda se ha mostrado favorable a negociar y cambiar el cálculo de esta norma presupuestaria que constriñe los aumentos de gasto de las Administraciones.

Desde la Airef, admiten que los grandes Ayuntamientos han hecho un gran esfuerzo de ajuste presupuestario para sanear sus cuentas porque, entre otras cuestiones, están supervisados por Hacienda. Pero admiten, que en la mayoría de municipios más pequeños existe cierto descontrol. En España hay 8.125 Ayuntamientos, la mayoría (unos 6.800) tienen menos de 5.000 habitantes y tienen dificultades para presenta sus cuentas. Madrid y Andalucía, son las comunidades donde se encuentran los municipios con las cuentas más descontroladas, admite la Airef.