Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los rastreadores del gluten

La empresa Biomedal desarrolla productos para la detección rápida de la glicoproteína en el organismo

Dos técnicas de laboratorio trabajan en Biomedal. 
Dos técnicas de laboratorio trabajan en Biomedal. 

Más del 40% de los celíacos incumple su dieta al menos una vez cada dos o cuatro días. Muchos de ellos lo hacen por desconocimiento. “Cuando salen a cenar a un restaurante, en el comedor del trabajo o del colegio, al consumir productos que realmente sí contienen gluten… Evitarlo no es nada fácil. Hay que tener en cuenta que, tras el azúcar, es el ingrediente más frecuente en productos alimenticios”, expone el director general de Biomedal, Ángel Cebolla. “Más del 50% de los alimentos de un supermercado lo contienen”, agrega. Esta empresa sevillana lleva más de una década investigando en la detección de esta glicoproteína, —una sustancia pegajosa y de color pardo— para hacer más fácil la vida del 1% de la población mundial que sufre de celiaquía (unos 460.000 pacientes en España).

Con una previsión de 2,5 millones de euros de facturación para este año (un 20% más que en 2015), Biomedal fue una de las primeras empresas que localizaron gluten en heces y orina y analiza su presencia en productos de alimentación para su etiquetado.

La compañía nació en 2000 fruto del esfuerzo de tres científicos emprendedores. “Tras trabajar en distintos laboratorios de biotecnología de Madrid y Francia, volví a Sevilla con la inquietud de montar mi propia empresa. Me di cuenta de que en España era muy difícil aplicar el conocimiento porque no había compañías que lo absorbieran. Así que, como dice el refrán, si Mahoma no va a la montaña, la montaña irá a Mahoma”, recuerda Cebolla. Navegando entre la microbiología, la biotecnología y la ingeniería genética, los tres investigadores comenzaron a vender servicios y productos relacionados con licencias de patentes y tecnologías que habían inventado. “Tras una pequeña crisis, decidimos reorientamos un poco más hacia la parte industrial y desarrollar productos de consumo recurrente”, señala el director general. Fue entonces cuando pusieron el foco en la enfermedad celíaca. Cebolla la conocía de cerca. “Tengo un familiar que la padece y he podido comprobar lo difícil que es el día a día de estas personas”, reconoce.

Retos personales

Perfil. Tras licenciarse en Farmacia, Ángel Cebolla trabajó en diferentes laboratorios de biotecnología de Madrid y Francia.

Proyectos. Acaba de lanzar al mercado un lote doméstico para que el paciente pueda realizar su propio examen de la dieta. Su reto es crecer en la sanidad pública.

Apoyada en los ingresos que obtenía y después de conseguir más financiación, Biomedal se centró en identificar las fracciones del gluten que más daño hacen al celíaco. “Los síntomas son muy variados y se pueden confundir con otras enfermedades”. Tras años de investigación, la empresa se sitúa a la cabeza en el desarrollo de productos que son capaces de detectar el gluten en heces y orina frente a los métodos tradicionales. “Los más frecuentes son las pruebas de sangre, pero no son sensibles a pequeñas cantidades, de ahí que haya tantos falsos negativos. Por su parte, la biopsia intestinal es el método más fiable, pero es una técnica invasiva y muy desagradable para el paciente. Además tiene unos costes muy elevados para el sistema sanitario”, explica Cebolla. “Uno de nuestros productos detecta directamente en muestras de heces las trazas del gluten que se han ingerido entre los últimos dos y siete días. Esta prueba es tan fiable como las biopsias”, señala el responsable.

A las pruebas de laboratorio que ya usan distintas clínicas y algunos hospitales españoles, la empresa acaba de lanzar al mercado internacional un lote de uso doméstico (GlutenDetect) para que el paciente pueda realizar su propio examen de la dieta. “Vamos a centrarnos en el mercado anglosajón, que es demandante de productos de autocontrol. Ya tenemos un acuerdo cerrado en EE UU. Ahora el objetivo es encontrar distribuidores”. El 78% de las ventas de Biomedal, en las que se incluyen productos para la detección de otros alérgenos (leche, huevo, frutos secos…), ya son al extranjero. En España, su último producto se lanzará el año próximo.

Un mercado de 2.900 millones

El mercado mundial de los productos sin gluten seguirá aumentando hasta 2020, aunque con menor fuerza. Sus ventas han superado los 2.900 millones de euros en 2015 y se prevé que para dentro de cuatro años escalen hasta los 4.000 millones, según los datos de la consultora de mercado Euromonitor. En Europa, ese crecimiento será de un 5,5% en ingresos anualmente y otro 5% en volumen hasta 2021, tal y como apunta la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE) a raíz de un informe de la consultora Transparency Market Research (TMR). Entre los factores de esta expansión, los expertos resaltan la creciente prevalencia de la enfermedad ante la mejora de los métodos para su diagnóstico.

En este aumento del mercado también tiene mucho que ver el acercamiento a estos productos de otros consumidores. “Personas sin la enfermedad, pero que creen ser sensibles al gluten, así como aquellas que consideran que una dieta sin ese elemento es más sana o que les ayudará a perder o mantener el peso”, mantiene la federación. Estados Unidos y Canadá lideran el crecimiento del sector, pero Europa sigue siendo el principal mercado mundial, con Alemania a la cabeza. “La mayor musculatura del sector también se debe a una mayor implicación de las grandes compañías de alimentación y al auge de los productos que ofrecen proteína vegetal”, apunta la FACE, que recuerda que, según su informe de precios de 2016, la cesta de la compra de un celíaco es 1.174 euros más cara.