Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas exige el ajuste a Rajoy pero mantiene los fondos europeos

Bruselas considera que España ha tomado medidas efectivas para contener el déficit

Luis de Guindos, en el Parlamento Europeo.
Luis de Guindos, en el Parlamento Europeo. AFP

Buenas noticias: Bruselas no multó a España en verano por incumplir los objetivos de déficit y confirmó que no suspenderá en otoño unos 1.200 millones de euros en fondos europeos, pese a que esa congelación era aparentemente automática. Pero nada es gratis: la Comisión Europea reiteró que ve serios riesgos de incumplir de nuevo las reglas fiscales. El brazo ejecutivo de la UE exigió al Gobierno, una vez más, un ajuste de medio punto del PIB —5.500 millones— en los Presupuestos de 2017, pese a que la recuperación se desacelera.

“No podíamos pedirle a un Gobierno en funciones medidas de ajuste y por eso revisamos los objetivos fiscales y dimos más margen a España. Pero ahora España tiene un Gobierno con plenos poderes, y no tiene importancia si se trata de un Gobierno en minoría o un Gobierno fuerte: el ministro Luis Guindos dejó claro los compromisos de España y espero que los cumpla”, dijo tajante el comisario de Asuntos Económicos Pierre Moscovici en una entrevista con EL PAÍS y otros medios europeos.

“La Comisión no ha suspendido los fondos europeos y eso son buenas noticias para un país que necesita ese dinero para salir de la crisis. Pero esperamos un proyecto de Presupuestos muy pronto. Y ese proyecto tiene que incluir un ajuste estructural del 0,5% del PIB. Guindos prometió ese ajuste ante la Comisión y el Eurogrupo, y deberá estar incluido en el nuevo Presupuesto. No contemplo ninguna otra opción”, añadió.

Ese medio punto de PIB asciende a 5.500 millones en euros contantes y sonantes, que pueden conseguirse mediante recortes de gastos o, lo más probable, subidas de impuestos. El presidente Mariano Rajoy, después de prometer rebajas fiscales en campaña electoral, apuntó que su Gobierno “no subirá los impuestos más importantes”. Eso dejaría fuera de la ecuación el IRPF y el IVA, según confirmó luego Guindos.

El paro y la deuda, los dos grandes retos

El informe presentado ayer por la Comisión Europea identifica para España dos grandes debilidades: el alto endeudamiento y el elevado desempleo. “Aunque el paro ha disminuido rápidamente, sigue siendo muy alto, especialmente entre los jóvenes, y una alta proporción de desempleados ha estado sin trabajo más de un año”.

El documento advierte de que la situación de precariedad de muchos españoles no ha mejorado al ritmo esperado pese al aumento del número de personas que trabajan, que ha situado la tasa de desempleo por debajo del 20% seis años después gracias a la elevada temporalidad de los contratos. “La mejora del mercado laboral se ha traducido en una reducción de la pobreza muy lenta, con cifras que permanecen entre las más altas de la Unión Europea”.

Sobre la deuda, Bruselas admite que el desapalancamiento del sector privado continuó el pasado año gracias a un crecimiento “sólido” de la economía, mientras que la deuda pública se mantuvo “estable” pese al elevado déficit.

Los analistas esperan subidas del Impuesto de Sociedades y tributos de menos relieve, como los impuestos sobre hidrocarburos y tabaco. Pero el Ejecutivo no da pistas. Y Bruselas ha explicado que apuesta por una subida del IVA (en los productos con tipos reducidos), pero subraya que esa es una decisión que corresponde a España. Dicha subida del IVA la ha llegado a plantear el Gobierno de Rajoy en las conversaciones para cerrar el Presupuesto con los partidos políticos. Pero Ciudadanos se ha negado en redondo.

Proyecto de Presupuestos

Esa será la primera gran batalla política de la legislatura, y probablemente también el primer rifirrafe del nuevo Gobierno con Bruselas. El proyecto de Presupuestos español —que presentó el Gobierno en funciones hace unas semanas— figura entre los ocho que están en riesgo de incumplir los objetivos de déficit, según la Comisión Europea. Pero Madrid enviará un nuevo plan en las próximas semanas, por lo que esa opinión es irrelevante.

España se libró en agosto de una multa millonaria por los continuos incumplimientos fiscales, y finalmente tampoco verá congelados los fondos europeos. “La Comisión ha llegado a la conclusión de que el procedimiento por déficit excesivo debe mantenerse en suspenso. No habrá propuesta de suspensión de fondos”, zanjó Moscovici en rueda de prensa.

España evita así el castigo, pero los continuos incumplimientos de las metas fiscales tienen otras consecuencias: Bruselas visitará periódicamente Madrid para elaborar informes, y tutelará más de cerca la política fiscal. Al menos en teoría. Porque en la práctica la Comisión ha dado un giro en su política económica: recomienda a la eurozona un estímulo fiscal de algo más de 50.000 millones, como adelantó este miércoles este diario, se niega a imponer sanciones a España y Portugal y lanzó un mensaje conciliador a los países en riesgo de incumplimiento presupuestario, empezando por Italia.

El Gobierno de Rajoy intenta pactar con el resto de partidos los ajustes que se remitirán a Bruselas en las próximas semanas. Ha mantenido contactos con el PSOE. Pero el grueso de las negociaciones son con Ciudadanos. Guindos adelantó este miércoles que las medidas que se están acordando consisten, sobre todo, en reformar Sociedades, perseguir el fraude fiscal, eliminar duplicidades y recortar gasto de las diputaciones. No obstante, este último es un punto al que el Ejecutivo se resiste.

Además, Guindos anunció que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) llevará a cabo una auditoría del gasto público que detecte ineficiencias, tal y como se incluyó en el acuerdo de 150 medidas con Ciudadanos para obtener el respaldo a Rajoy. “Se trata de adoptar aquellas medidas que hagan menos daño al crecimiento”, comentó Guindos.

La incógnita es si el Ejecutivo podrá pactar de verdad con la oposición un paquete de iniciativas que en diciembre contente al Ecofin, la reunión de ministros de Finanzas de la zona euro. Máxime cuando Ciudadanos está exigiendo en el diálogo con el Gobierno una subida del techo de gasto para incluir en los Presupuestos nuevos desembolsos de carácter social, algo que no termina de casar con el sacrificio que está exigiendo Europa.

Más información