Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENRIQUE RIQUELME | Presidente de Cox Energy

“El español debe perder el miedo a salir al exterior”

Este empresario de 27 es uno de los inversores en energía solar más dinámicos de España

Enrique Riquelme, presidente de Cox Energy
Enrique Riquelme, presidente de Cox Energy EL PAÍS

No tiene el lenguaje pulido de una escuela de negocios ni ha hecho una carrera universitaria. No busca la frase grandilocuente ni la prédica de un alto ejecutivo. Es un emprendedor de cuna, a la más vieja usanza, de los que hoy se ven pocos. Tiene 27 años y con 21 años decidió dejar el negocio familiar en su pueblo natal de Cox (Alicante), cuyo nombre tomaría después para denominar a su grupo, e irse a Panamá a la aventura. Allí ha fijado su residencia y allí montó una iniciativa a la sombra de las obras de ampliación del Canal, basada en la venta de arena. Le fue tan bien que le ha catapultado a ser uno de los inversores en energía solar más dinámicos de España, aunque Cox todavía no haya dedicado un euro a España (él sí ha invertido personalmente en Ezentis, donde es el principal accionista con el 6,8%). El grupo, en el que posee el 88%, además de Panamá, mantiene negocios en Latinoamérica, principalmente en México y Chile, Marruecos y la India.

Pregunta. Salió sin saber nada del sector, ¿por qué se fue?

Respuesta. Yo trabajaba en el negocio familiar de canteras, hormigón, gasolineras, etc. Pero decidí independizarme y me marché a Panamá en busca de oportunidades. Hipotequé el apartamento que me habían regalado mis padres en Torrevieja. No conocía a nadie. Vi que había muchas posibilidades en la construcción por la ampliación del Canal. Y me quedé. Fundé el grupo El Sol con dos socios locales, Lenin y Marco Ameglio Sucre, que han sido muy importantes para mí. Empezamos a suministrar arena. Había cerca de 1.000 empleados llevando camiones a diario.

P. ¿Y cómo saltó a la energía?

R. Allí la energía está muy basada en la hidráulica y aquella época fue de mucha sequía, lo que provocaba apagones. Por eso decidimos entrar en energía solar después de que nos invitaran a participar en un proyecto en 2012. Más tarde, en Guatemala, hicimos el parque solar más grande de América Latina, que vendimos a un grupo local. Con los beneficios, seguimos invirtiendo pensando ya en crecer en otros países. Empezamos a trabajar con socios locales. Pasamos de ser desarrolladores de energía solar a generadores y poder estar en toda la cadena de valor.

P. Que con 27 años se haya consolidado en el sector dice mucho a su favor, ¿qué hizo?

R. Existía una alta rentabilidad potencial que no quería perder. Vendí la parte de la cantera a los socios y me quedé con la de energía solar. Y una vez que estaban los proyectos maduros, fundé Cox Energy en 2014. Es decir, empecé en lo que sabía y descubrí que se abría un campo enorme en energía.

P. ¿Usted cree que se hizo bien la política de renovables?

R. Todavía era muy joven.

P. En la última reforma del PP ya estaba en el lío.

R. Bueno, yo me fui de España en 2011. Y nunca he invertido aquí. Podía haber creado Cox en otro país, pero soy español y quiero establecerme aquí. Pero está complicado, todavía no está para volver. Ahora estamos esperando el cambio de legislación.

Es increíble que en todos los países se estén potenciando y que en España no se haga. Nosotros estamos preparados para entrar en el momento en que se pueda. España va a ser el país más rentable y la energía solar, tal como va, va a ser la más barata.

P. ¿No cree que se permitió invertir más de la cuenta y ahora hay exceso de capacidad?

R. La subvención estaba puesta para que fuese rentable a los precios del capex [inversión]; pero en cuanto fue bajando, la subvención se mantuvo y los inversores se aprovecharon. Fue culpa de todos. Pero sin el desarrollo que hubo en España, la energía solar no sería lo que es hoy.

P. ¿No teme haber alcanzado mucho riesgo? ¿A qué aspira?

R. Lo que me preocupa ahora es tener activos con gran valor, estar en las tres patas (generación, distribución y suministro) y no tener deuda. Cox no tiene deuda, posee una cartera global para el desarrollo de proyectos solares y eólicos con una capacidad de instalación de 5.000 MW de potencia. Su construcción supone una inversión de 5.000 millones de dólares. Estamos en países con políticas muy activas en favor de energías renovables. Hemos firmado y acudido a concursos con socios importantes, como Gas Natural o X-Elio, que no se alían con nosotros porque sí. Vamos a ir consolidando paso a paso como en Chile y México, donde queda mucho por legislar.

P. ¿Va a dar entrada a nuevos socios en Cox o salir a Bolsa?

R. De momento no hay nada previsto. La posibilidad de salir a Bolsa se ha pensado y siempre está ahí. Y, aunque invertimos con fondos propios, vamos a ver si encontramos socios para compartir algunos activos. Y combinar desinversiones e inversiones. Queremos crecer con nuestros fondos sin tener que recurrir a ampliar capital.

P. Usted es un joven emprendedor, ¿cree que se apoya al emprendedor en España?

R. Independientemente de la política, el español ha demostrado que es un emprendedor de primer nivel en el mundo. No debe tener miedo a salir de España porque hay grandes oportunidades fuera y puede competir con cualquiera en el sector que sea. Pero quiero subrayar que todo empieza en la educación desde la base, que debería estar diseñada para que fuera mucho más práctica. Que quite el miedo a emprender. Se debería apoyar para crear empresas y cómo manejarlas. Y aunque el Icex apoya en la internacionalización, me gustaría que hubiese más apoyo del Gobierno al emprendedor.

P. Ha entrado en Ezentis, ¿va a seguir comprando?

R. Es una inversión personal, no de Cox. Tiene un buen equipo al que puedo aportar mucho. Y también Cox si es necesario en un momento dado.

Queremos seguir creciendo, pero sobre todo crear valor.