Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mauricio Macri se inspira en una ley de Rafael Correa para defender los productos argentinos

El ministerio de Economía analiza una norma ecuatoriana que regula la venta de mercadería local en los supermercados

El ministro argentino Alfonso Prat-Gay da una conferencia en Washington en abril.
El ministro argentino Alfonso Prat-Gay da una conferencia en Washington en abril. AFP

Contener la inflación se ha convertido en el principal objetivo de la política económica de Mauricio Macri. Tanto que el Gobierno analiza incluso apelar a medidas poco ortodoxas, fuera de las lógicas del libre mercado defendidas por Macri, un Presidente que cuenta con el apoyo de las grandes empresas y los inversores. El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, ha dicho que su equipo analiza aplicar en Argentina la llamada “Ley de Góndolas”, ideada por el presidente Rafael Correa para garantizar la competencia entre las grandes empresas y las economías regionales en Ecuador.

Prat-Gay apuntó contra los empresarios argentinos que "piden competencia, pero no en su sector”. “Eso hay que terminarlo. Por eso está la idea, hace rato, de copiar una ley de Ecuador, la Ley de Góndolas, para darle cabida y darle curso a productos de economías regionales y de pymes para instaurar la competencia”, dijo Prat-Gay en una entrevista con Radio La Red en Buenos Aires.

La Ley de Góndolas” o Góndola Pyme, como se la llama, establece que los supermercados y otras grandes superficies comerciales deben destinar el 20% de sus estanterías a productos fabricados en el interior del país por empresas pequeñas y medianas. Rige en Ecuador desde 2014 y el presidente Correa fue duramente criticado por ella, sobre todo por grandes compañías que la consideraron una intromisión del Estado en la libre competencia.

La norma ecuatoriana deja en manos de inspectores oficiales el cumplimiento de la medida, que pena con sanciones económicas y hasta el cierre a aquellos supermercados que no cumplen. Prat-Gay no detalló que aspectos de la ley ideada por Correa, un presidente ubicado en las antípodas ideológicas de Macri, tomará en cuenta su equipo, pero la consideró un arma posible contra la subida de precios derivados de las posiciones dominantes de algunas empresas. “No hay país en el mundo que un supermercado pueda ofrecer descuentos del 40% en agua mineral”, dijo el ministro, como ejemplo de que si semejante descuento no genera pérdidas es porque “algo anda mal”. Prat-Gay consideró que, para revertir desajuste semejantes,analiza alentar la competencia y sancionar los aumentos desmedidos. “El Estado debe intervenir. La mano invisible del mercado no es la solución”, dijo el alto funcionario macrista.

No es la primera vez que el Gobierno carga contra los empresarios por la subida de precios. En los días que siguieron a la devaluación del 40% del peso decretada en enero, Macri, el mismo hijo de uno de los empresarios más poderosos del país, criticó a los “vivos que sacan ventaja”. “Como la inflación es una nube que todo lo tapa y no te deja ver, aparecieron los vivos que sacan ventaja. Eso me enoja mucho y se los he dicho", dijo Macri en marzo pasado. Su enojo no se disipó en abril, cuando recibió a un centenar de algos ejecutivos en la residencia oficial, donde les pidió que “sean responsables con los precios” y “cuiden el empleo, porque detrás de cada caso hay una familia”.

La inflación es el enemigo a vencer, y Prat-Gay anticipó ahora que para agosto será de 1 punto, producto, sobre todo, de la paralización por la vía judicial de subidas en las tarifas del gas de hasta 1.000%. La medida obligó al Indec, el ente oficial encargado de elaborar las estadísticas de la economía, a corregir las cifras de los últimos meses, la última, en el mes de julio, de 3,1%. “Es muy posible que aún con la corrección de tarifas, que le va a restar casi un punto, aún sacando eso, la inflación de agosto ya apuntaba a menos del 1%, que es el índice más bajo en 10 años. Estamos consiguiendo lo que dijimos que íbamos a conseguir, que era bajar la inflación en el segundo semestre", resaltó. El ministro negó que 2016 vaya a cerrar con una inflación de 45%, como apuntan algunos analistas privados.

Más información