Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Take Eat Easy cierra por falta de financiación

La compañía belga de entrega de comida a domicilio operaba en Madrid, Barcelona y Valencia

Página web de Take Eat Easy.
Página web de Take Eat Easy.

Take Eat Easy, la compañía belga de entrega comida a domicilio, anunció este martes su cierre, con el cese de su actividad y el despido de todos sus empleados. La empresa ha tomado esta decisión tras suspender pagos y al no poder cerrar una ronda de financiación que tenían en marcha, según explicó una de sus cofundadoras, Chloe Roose.

La compañía había crecido notablemente el año pasado, pasando de 10 a 160 empleados, de 450 a 3.200 restaurantes asociados y de 30.000 a 350.000 clientes, un tercio de los mismos usuarios activos del servicio con una media de 1,5 pedidos al mes. Precisamente, el pasado 16 de julio superó el millón de entregas en sus cuatro mercados (Francia, Bélgica, España y Reino Unido).

La compañía justifica el cierre en un comunicado señalando que no logró conseguir financiación a diferencia de sus competidores. En comparación con su principal competidor, Take Eat Easy alcanzó los 16 millones de euros de financiación en 2015, mientras que Deliveroo consiguió 200 millones en el mismo año.

También apunta a la aparición de nuevos competidores y, en especial,el lanzamiento de UberEats y el anuncio de la entrada en el negocio de la comida de entrega a domicilio Amazon, lo que ha desmotivado a los inversores.

En el mercado francés, la compañía tenía presencia en un total de 13 ciudades, ocho de las cuales se habían abierto entre 2015 y 2016. El crecimiento también fue destacado en Bélgica, con un total de 4 mercados locales que incluían la zona de habla belga y flamenca del país. En España, la empresa daba servicio a tres ciudades (Madrid, Barcelona y Valencia), mientras que en Reino Unido, Londres se consolidaba rápidamente como la opción más premium con su oferta de calidad.

El sector de comida a domicilio ha vivido un boom en los últimos años debido a la popularización de los smartphones y las aplicaciones de geolocalización, en lo que algunos expertos consideran una burbuja cuyo primer síntoma puede ser el cierre de Take Eat Easy. El último gran movimiento fue la compra por Just Eat de las cuatro firmas que pertenecían a Rocket Internet, entre ellas la española La Nevera Roja, y Hellofood México, Brasil e Italia por un total de 94,7 millones de libras esterlinas (106 millones de euros).

La Nevera Roja fue adquirida por el grupo alemán Rocket Internet, competidora directa de Just Eat, por 80 millones de euros. En 2012, el grupo Just Eat desembarcó en España al comprar SinDelantal a sus fundadores por tres millones de euros.

Más información