Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inflación del primer semestre en Argentina supera las metas oficiales

El Indec registra una suba de 3,1% en el IPC del mes de junio

El director del INDEC, Jorge Todesca (centro), en una foto de archivo.
El director del INDEC, Jorge Todesca (centro), en una foto de archivo. Telam

El Instituto de Estadísticas de Argentina (Indec), normalizado desde el mes pasado tras 6 meses sin registrar estadísticas de inflación, ha dado otra mala noticia al gobierno de Mauricio Macri. El Índice de Precios al Consumidor (IPC) ha subido en junio 3,1%, una cifra incluso superior a la registrada por las consultoras privadas y que aleja las aspiraciones del presidente Mauricio Macri de cerrar 2016 con una inflación de entre 25 y 28%. El gobierno, con todo, ha sido optimista. El ministro de Economía Alfonso Prat Gay, dijo que “la inflación está bajando” con cada registro.

En algo acierta Prat Gay: el incremento de junio representa un retroceso respecto del 4,2% registrado en mayo, mes en el que el Indec realizó su primera medición desde el inicio del nuevo gobierno, en diciembre. Los bienes de consumo, que explican el 61,5% de la canasta de productos que se releva el Indec, subieron 2,2%, mientras que los servicios, que representan el 38,5% restante, mostraron un alza del 4,5% intermensual, alcanzados por las subas de hasta 1.000% decretadas en abril. Algunos especialistas son optimistas porque entienden que los aumentos tarifarios, que suelen disparar las mediciones, se detendrán durante la segunda mitad del año. El exdirector del Banco Central (BCRA) durante el kirchnerismo, Arnaldo Bocco, no lo ve tan claro: “Es cierto que las alzas en los servicios públicos son más controlables pero el problema es que acá suben los alimentos, las verduras, la carne; y en una economía tan poco flexible como la argentina, cualquier incidencia o cambio de precios en uno de los productos arrastra al resto, entonces no hay posibilidades de tener una visión optimista”.

Para Bocco, “no hay chances” de que a fin de año se cumplan las metas de inflación previstas por el equipo económico. “Ningún indicador dice eso. Entiendo que quiera crear expectativas hacia la baja pero hay un problema con los costos y la fijación de precios: si el mercado se hace más chico y los costos suben, los costos fijos impactan sobre el precio de los bienes de manera despiadada, entonces, lo que antes invertía para producir 1.000, hoy lo invierto para producir 500”, dijo. Es consecuente con esa idea el cálculo de la inflación acumulada durante el primer semestre, cercana al 29%. El Indec se abstiene de dar datos interanuales porque sólo cuenta con el dato del IPC de mayo y no confía en las estadísticas anteriores heredades del kirchernismo. No obstante, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), la inflación argentina subió 26,9% durante 2015. El propio Jorge Todesca, titular del Indec, manifestó estar “preocupado por los fuertes aumentos del sector privado, porque el 60% de los incrementos vienen de ahí”.

Según el Instituto, el alza en los precios minoristas se debió sobre todo por las subas registradas en los Alimentos (3,2%), Vivienda y Servicios Básicos (7,1%) y Atención Médica (7%). También se registraron incrementos del 10% en el ítem aceites; 2,6% en lácteos; 11 % en verduras; y 3,8% en bebidas alcohólicas. En el rubro Alimentos, las frutas marcaron un retroceso de 0,5% respecto a mayo pasado. En rubro Vivienda, los alquileres subieron 2,4% y los servicios básicos y combustibles 6,1%. La suba más pronunciada se registró en los servicios de medicina prepaga, un dato que golpea sobre todo a la clase media y media alta: 8,1%. Los medicamentes, en tanto, se incrementaron un 5,7%. Los Servicios Educativos subieron 2,1%, junto con los útiles escolares (2,7%).

Antes del anuncio del Indec, Prat Gay eligió apoyarse en los guarismos de las consultoras privadas antes que en las que difunde su propio gobierno. Dijo que, en base a esos cálculos, la inflación de junio ha sido menor que en mayo, como parte de una tendencia declinante que permitiría llegar a diciembre con un costo de vida mensual de 1,5%. “Sostenemos la meta (anual) del 25%, en el marco de una inflación que va decreciendo, que si no da entre diciembre (del 2015) contra diciembre (de este año), se dará en marzo de este año contra marzo del año que viene”, dijo el ministro.

Más información