Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno elevará el crecimiento de 2016 hasta el entorno del 3%

Guindos admite la posibilidad de financiar las pensiones con impuestos

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos.
El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos. EFE

El Gobierno esperaba que el PIB creciese un 2,7% en 2016. Sin embargo, esa previsión se está quedando corta. La ralentización que se percibía en el segundo trimestre no ha se ha confirmado. Los datos de creación de empleo indican que la economía no se está frenando. Por el momento, las amenazas procedentes del exterior no se han materializado. Y el tercer trimestre apunta un mantenimiento de las mismas tasas empujadas por el turismo. De confirmarse estos ritmos, el PIB apenas tendría que crecer en el cuarto trimestre para poder cerrar el año en el 2,7%. Por eso, el Ejecutivo revisará al alza el crecimiento de 2016 hasta el entorno del 3%.

En unas declaraciones a Onda Cero, el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, señaló que la estimación del 2,7% de crecimiento es “excesivamente prudente” y que el PIB está avanzando claramente por encima del 3%. “Cuando tengamos el nuevo cuadro macroeconómico en julio revisaremos el crecimiento para este año”, anunció.

Y la razón estriba en los robustos datos de empleo conocidos el pasado lunes. Entre abril y junio se han creado 436.000 afiliados a la Seguridad Social. En junio, la afiliación en tasas anuales se disparó al 2,9% frente al 2,5% registrado en el mes anterior. Se han ganado unas cuatro décimas de crecimiento anual del empleo en tan sólo un mes, lo que a su vez tira del consumo y pone de manifiesto el vigor de la actividad a pesar de las incertidumbres.

En principio, estos datos deberían abrir la puerta a elevar la estimación del año que viene ligeramente por encima del 2,4% previsto. Sin embargo, los expertos consultados entienden que es muy precipitado subirlo. Por un lado, el Brexit podría restar unas pocas décimas al PIB. Por otro, todo este crecimiento está ocurriendo sin que se haya abordado el ajuste fiscal necesario para cumplir con el objetivo de déficit exigido por Bruselas, explica José Domingo Roselló, del Instituto Flores de Lemus.

Pensiones con impuestos

Por otra parte, Guindos ha admitido la posibilidad de financiar las pensiones con impuestos ante el agotamiento del Fondo de Reserva. Preguntado sobre si se echaría mano de otras fuentes de financiación al acabarse la hucha de las pensiones, el titular de Economía aclaró que eso ya se está haciendo al estar sufragando prestaciones con impuestos. En su opinión, resulta esencial preservar el crecimiento y el empleo porque lo que de verdad asegura el pago de las prestaciones es el conjunto de los ingresos del Estado.

“No existe un Fondo de Reserva lo suficientemente grande que pueda garantizar las pensiones si no hay crecimiento económico y generación de empleo”, afirmó Guindos.

Y, a continuación, añadió: “El déficit me preocupa en la medida en que las cotizaciones no cubren las pensiones. Pero las pensiones están garantizadas por el conjunto de todos los ingresos, sean de cotizaciones o sean tributarios”.

Más información