Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BCE da un respiro a la banca griega y le permite financiarse con bonos helenos

Las entidades podrán usar como garantía la deuda griega para acudir a la ventanilla de crédito de Fráncfort

La sede del Banco Central Europeo de Fráncfort, Alemania
La sede del Banco Central Europeo de Fráncfort, Alemania EFE

El Banco Central Europeo le da un balón de oxígeno a la banca griega. El Eurobanco ha anuciado, apenas unas horas antes del referéndum britñánico, que va a permitir de nuevo que acudan a la ventanilla de Frácfort a solicitar la financiación usando como garantía bonos del Tesoro heleno. Eso le hará la vida mucho más fácil al sistema financiero heleno y recortará los intereses que paga el sistema bancario, a pesar de que la deuda soberana del país sigue estando considerada por las agencias de calificación como bono basura.

Grecia perdió el llamado waiver, el sistema por el que los bancos pueden usar de colateral deuda soberana, en el arranque de 2015. Eso generó graves problemas de liquidez a la banca que llevaron incluso al Ejecutivo a imponer controles de capital, que ahora están cerca de retirarse por compleo tras la primera revisión del rescate.

"El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido restablecer la exención que afecta a la admisibilidad de los instrumentos de renta fija negociables emitidos o plenamente garantizados por la República Helénica. La decisión suspende la aplicación del umbral mínimo de calificación en los requisitos de elegibilidad colaterales para estos instrumentos. Siempre que se cumplan todos los demás criterios de selección, pueden ser utilizados como garantía en operaciones de política monetaria del Eurosistema", ha comunicado el BCE. Los bonos podrán usarse como respaldo a partir del 29 de junio, señala.

El BCE ha tomado esta decisión después de constatar los avances de Grecia en el cumplimiento de las condiciones de su rescate. El Consejo de Gobierno, señala, toma esta decisión después de que se haya desembolsado el segundo tramo del actual programa de ayuda, "tras la evaluación positiva de la Comisión Europea, en coordinación con el BCE". "También reconoce el compromiso del Gobierno griego con la aplicación del programa de ajuste macroeconómico y, por lo tanto, espera que el cumplimiento continuo de su condicionalidad", apunta.