Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Volkswagen se disculpa ante los accionistas: “Su confianza ha sido traicionada”

La junta se reúne tras conocer la investigación a toda la antigua cúpula por el fraude de emisiones

Los presidentes de Volkswagen, Matthias Müller, y de su Consejo de Supervisión, Hans Dieter Pötsch, durante la asamblea anual de accionistas celebrada el miércoles en Hannover
Los presidentes de Volkswagen, Matthias Müller, y de su Consejo de Supervisión, Hans Dieter Pötsch, durante la asamblea anual de accionistas celebrada el miércoles en Hannover AP

El presidente de Volkswagen, Matthias Müller, presentó el miércoles sus disculpas antes los accionistas de la compañía por el trucaje de las emisiones de gases contaminantes. “En nombre del grupo y de todos los que trabajan aquí, me disculpo ante ustedes por la confianza que fue traicionada”, dijo en la primera junta de accionistas celebrada desde el estallido del escándalo el pasado mes de septiembre.

Müller respondió ante unos accionistas que mostraron su enfado por haber visto cómo los títulos de Volkswagen han perdido un 26% de su valor desde septiembre. “No hay marcha atrás para lo que ya está hecho”, se justificó el ejecutivo; que también dijo que el caso de los 11 millones de motores diésel trucados “también puede tener un efecto beneficioso”.

La Justicia alemana acusa a los gestores de Volkswagen de haber arrastrado los pies a la hora de proporcionar la información sobre las irregularidades: esperaron al 22 de septiembre, cuatro días de que las autoridades de EE UU anunciaran la investigación. La compañía ha reconocido que Winterkorn recibió en mayo de 2014 un informe que detallaba los problemas con las emisiones de gases.

Varios grupos de accionistas han anunciado acciones legales contra la compañía. Y otros reclaman nuevas investigaciones sobre la responsabilidad de lo ocurrido, además de la que actualmente dirige el despacho de abogados estadounidense Jones Day.

Müller anunció también que las autoridades alemanas han autorizado la llamada a revisión en Europa de un millón de vehículos diésel afectados por la manipulación de las emisiones de gases. Y, pese a la crisis que atraviesa la compañía, propuso el reparto de un dividendo de 0,11 euros por acción ordinaria y de 1,17 por acción preferente. Hace tiempo que se especulaba con que Volkswagen ofrecería algún tipo de dividendo, aunque fuera bajo.

La junta de accionistas se celebra después de que el presidente del fabricante de automóviles haya anunciado una nueva estrategia que pasa por centrase en los coches eléctricos –con el lanzamiento de más de 30 nuevos modelos de aquí a 2025 - y haya sugerido un abandono progresivo de la tecnología diésel. “Tenemos que preguntarnos si queremos gastar más dinero en el desarrollo futuro del diésel”, dijo Müller el martes en una entrevista con el diario económico Handelsblatt.

Esta ha sido una semana difícil para Volkswagen. La Fiscalía de Braunschweig anunció el lunes la investigación al antiguo presidente de la compañía, Martin Winterkorn, por presunta manipulación de mercado en el escándalo de la manipulación en las emisiones de gases contaminantes. La tormenta continuó al día siguiente, con la filtración de que el supervisor alemán no se conforma con Winterkorn, y solicitaba la investigación de toda la antigua cúpula del gigante de la automoción, incluido su actual presidente, Matthias Müller.

Los fiscales alemanes sospechan que Winterkorn y otro ejecutivo –que según todos los indicios es Herbert Diess, el jefe de la marca Volkswagen- pudieron cometer un delito al no informar a tiempo de las irregularidades con los motores diésel. La legislación obliga a las sociedades que cotizan en Bolsa a proporcionar este tipo de información que puede afectar al precio de las acciones.

Pero BaFin –la autoridad federal de supervisión financiera- va más allá y solicita, según han publicado diversos medios y no ha sido desmentido, la investigación de toda la cúpula en ejercicio el año pasado, cuando Volkswagen entraba en el mayor escándalo que ha vivido tras la II Guerra Mundial. Tanto Müller como el actual presidente del Consejo de Supervisión y entonces jefe financiero, Hans Dieter Pötsch, estaban entonces en la dirección de la empresa.