Bayer eleva la apuesta por Monsanto con una oferta de 55.200 millones

El mercado castiga a la empresa alemana tras desvelar los datos de una operación que aspira a crear el líder mundial en agroquímica

Planta de Bayer en Leverkusen.EFE / Vídeo:CNBC (cnbc)
Más información

Los números publicados el lunes por Bayer convierten la operación en la de mayor cuantía protagonizada nunca por una empresa alemana, superando el hito de la fusión de Daimler-Benz y Chrysler en 1998. La compra, que aún debe superar obstáculos como el visto bueno de los reguladores y de las autoridades de competencia, catapultaría a la empresa alemana de Leverkusen como líder mundial en semillas y productos químicos para la agricultura. Pero los analistas alertan de los riesgos que conllevan los ambiciosos planes del recién nombrado consejero delegado de Bayer, Werner Baumann.

Los 122 dólares (108 euros) por acción ofrecidos están en la franja alta del precio que barajaban los analistas. Y la operación obligará a Bayer a una ampliación de capital de unos 14.000 millones de euros y a aumentar “de forma sustancial” su nivel de deuda, según reconoció el responsable de finanzas de la compañía, Johannes Dietsche. La empresa anunció que la emisión de deuda contará con el apoyo de Bank of America Merrill Lynch y Credit Suisse. La empresa, además, se ha dejado en los últimos días un 12,6% de su valor en Bolsa. Baumann rechazó las críticas a la operación y atribuyó el castigo en Bolsa a la “poca formada” reacción de los medios de comunicación.

El movimiento es decisivo para Bayer, una empresa en la que productos como los pesticidas ganan importancia El sector agroquímico supuso el año pasado casi un tercio de su facturación, de 43.600 millones de euros. Pero el gigante alemán que emplea a 117.000 personas es relativamente débil en las semillas, donde Monsanto, con 23.000 empleados y 15.000 millones de dólares de facturación, es especialmente fuerte. Así que la operación permitiría a la empresa cubrir todo el arco de necesidades de los agricultores y mejorar así su posición competitiva frente a los rivales americanos o asiáticos.

Pero es precisamente esta ventaja que aportaría la unión de las dos empresas la que asusta a grupos en defensa de los consumidores y ecologistas, muy críticos con la comercialización que hace Monsanto de semillas genéticamente modificadas. La empresa estadounidense vende el herbicida más popular del mundo, el Roundup, cuya sustancia activa, el glifosato, ha sido clasificada por Naciones Unidas como “posible cancerígeno”. Pese a las polémicas, Bayer está convencida de que las necesidades para alimentar a una población mundial en crecimiento auguran un brillante futuro al negocio de las semillas modificadas genéticamente.

Los planes de crecimiento de Bayer llegan en un momento en el que el sector avanza a pasos de gigante hacia la integración. ChemChina está en proceso de compra de la suiza Syngenta —tras fracasar una oferta de Monsanto— por 43.000 millones de dólares. Dow y Dupont también preparan su integración, mientras que el grupo alemán BASF, que también aspiraba a quedarse con Monsanto, parece haberse quedado por ahora sin pareja en este frenético baile de sillas.

Sobre la firma

Luis Doncel

Es jefe de sección de Internacional. Antes fue jefe de sección de Economía y corresponsal en Berlín y Bruselas. Desde 2007 ha cubierto la crisis inmobiliaria y del euro, el rescate a España y los efectos en Alemania de la crisis migratoria de 2015, además de eventos internacionales como tres elecciones alemanas o reuniones del FMI y el BCE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción