La marca de ropa casual Aéropostale suspende pagos

La cadena de indumentaria juvenil cerrará una quinta parte de sus tiendas

Una cliente entrando en una tienda de Aeropostale en Broomfield, Colorado
Una cliente entrando en una tienda de Aeropostale en Broomfield, ColoradoRICK WILKING (REUTERS)

La cadena Aéropostale, una de las marcas de ropa clásicas entre los jóvenes estadounidenses, se vio forzada este miércoles a declarar el concurso de acreedores tras varios años intentando reconducir un negocio que se le venía abajo. Es la última víctima de la transformación profunda que sufre el comercio minorista. Sports Authority, dedicada a la indumentaria deportiva, contempla cerrar todas sus tiendas mientras Amercian Apparel y Quicksilver encaran un profundo ajuste.

Aéropostale lleva 13 trimestres consecutivos en pérdidas. El proceso de reestructuración que se inicia ahora con la suspensión de pagos llevará al cierre de 113 locales en Estados Unidos y otros 41 en Canadá. Si todo va bien, el ajuste se realizará en seis meses. Es el plazo temporal que se da, también, para buscar algún potencial comprador interesado en su negocio de indumentaria casual.

La compañía tiene activos por valor de 354 millones de dólares, pero sus deudas ascienden a 390 millones. La presión financiera era enorme, conforme la caída en las ventas se fue acelerando por el ímpetu de firmas como Forever 21, H&M y Zara en el negocio del “fast fashion”. La velocidad con la que cambian ahora las colecciones está creando dificultades también a Gap, y en concreto a la marca Banana Republic.

American Eagle y Abercrombie & Fitch, sus más inmediatas rivales, lograron emprender cambios en sus modelos de negocio para hacer una mejor gestión de los inventarios y responder con más rapidez a los cambios de tendencia. Pero las dificultades en un mercado tan competitivo no evitaron que American Apparel, Quiksilver y Sports Authority suspendieran pagos durante el último año.

Las ventas de Aéropostale pasaron de los 2.290 millones en 2012 a 1.500 millones el pasado ejercicio. No es solo el efecto combinado de la creciente competencia de las grandes estrellas del "fast casual" o del impacto de Internet en el comercio minorista. Los jóvenes consumidores de familias de clase media se siguen apretando el cinturón y buscan otras opciones más baratas.

Aéropostale, fundada en 1973, perdió más de un 95% de su valor bursátil durante el último año. La sociedad con sede en Nueva York logró negociar una línea de financiación de 160 millones para seguir operando mientras afronta la reestructuración. En la actualidad gestiona 750 tiendas por todo el mundo y 10.000 empleados. Su ropa se dirige a un público de entre 14 y 17 años de edad.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS