Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos mantendrá los tipos de interés bajos a medio plazo

La encuesta de la Reserva Federal augura un tope entre el 1% y el 1,25% para final de 2016

El proceso de normalización de la política monetaria en Estados Unidos está en marcha. Pero la mayor economía del mundo seguirá gozando durante un buen tiempo de tipos de interés muy bajos. El encarecimiento del precio del dinero será "gradual", sin un curso predeterminado, y se tardará aún tres años en llegar a la meta que a largo plazo tienen en este momento los miembros de la Reserva Federal, que por debajo del 3,5% está situada notablemente más baja que antes de la crisis.

La última vez que el banco central más poderoso del mundo subió tipos fue en junio de 2006. Lo hizo un cuarto de punto, hasta el 5,25%. La remontada entonces fue considerable si se recuerda que comenzó desde un 1% a mediados de 2004. Janet Yellen, presidenta de la Fed, garantizó el jueves que esta vez será diferente. En primer lugar, dejó claro que elevaba un cuarto de punto los tipos para evitar retirar el ponche de los estímulos demasiado tarde.

Yellen justificó este primer alza de un cuarto de punto diciendo que tiene confianza en la economía. Pero su rendimiento continúa siendo "irregular" seis años y medio después de darse por finalizada la Gran Recesión. Por este motivo insistió en que será "prudente" y en que un alza gradual de tipos no implica que sea también "mecánica", como hizo Alan Greenspan, con pasos muy definidos en el tiempo y el ritmo.

La encuesta interna de los miembros de la Reserva Federal refleja esa estrategia. Los tipos de interés están fijados ahora en una banda que se mueve entre el 0,25% y el 0,5%. La mayoría de los integrantes del comité de mercado abierto creen que estará entre el 1% y el 1,25% para final de 2016, lo que implicaría entre dos y tres subidas de un cuarto de punto durante los próximos 12 meses.

La previsión de la Fed es que el desempleo en Estados Unidos baje del 5% al 4,7% el año próximo

De ahí subiría como mucho al entorno del 2% en 2017 y no rebasaría el 3% hasta final de 2018, para de ahí mantenerse estable por de bajo del 3,5% en el largo plazo. Hay miembros, además, que revisaron a la baja la proyección de tipos para 2017 y 2018 que hicieron en octubre, lo que eleva más la incertidumbre sobre el ritmo que se seguirá a partir de ahora en el proceso de normalización.

El mercado laboral está cerca de una situación de pleno empleo. La previsión de la Fed es que baje del 5% al 4,7% el año próximo. El crecimiento, sin embargo, será moderado, del 2,4% en 2016. Eso mantiene muy baja la inflación respecto al objetivo del 2%. Y ahí llega la gran diferencia. Greenspan tuvo que elevar tipos en el anterior ciclo para luchar contra la inflación. Yellen, para que no baje.

"No hay que exagerar esta primera subida", insistió la presidenta de la Fed. No es solo que los tipos de interés seguirán a niveles cerca del 0% durante al menos dos o tres trimestres. Para aguantar los precios, la Reserva Federal mantiene el plan de reinvertir los activos que tiene en balance, valorados en casi 4,5 billones de dólares. Antes del derrumbe de Lehman Brothers esa masa no llegaba al billón.

La Fed se guarda, por tanto, un amplio margen de maniobra. Como señalan desde Goldman Sachs, el equipo de Yellen quiere ver ahora cómo este primer alza de tipos afecta a la inflación, las condiciones financieras, el dólar y la economía real antes de dar el siguiente paso. "Será un proceso muy suave porque las perspectivas no apuntan a que pueda hacer otra cosa", anticipan desde Legg Mason

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información