Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los pioneros de la leche de soja

Liquats Vegetals, fabricantes de bebidas como Yosoy, crece a un ritmo del 30% anual por la demanda de productos vegetales

Laura Erra, vicepresidente de marketing de Liquats Vegetals.
Laura Erra, vicepresidente de marketing de Liquats Vegetals.

La más que tradicional solicitud de "no olvides comprar la leche" se ha quedado anticuada. El consumidor de hoy se enfrenta a supermercados con pasillos enteros llenos de envases con distintas variedades: sin lactosa, con fibra, semidesnatada, cero grasas... Y desde hace algunos años: de avena, de arroz, de avellanas y demás ingredientes vegetales que se han sumado a la soja para desbancar a la leche de vaca, un producto del que cada vez más personas prescinden. La tendencia ha cuadriplicado en los últimos cinco años las ventas de la empresa pionera de estas bebidas en España, Liquats Vegetals, que ha decidido ampliar su planta en Viladrau (Girona), para satisfacer la demanda.

"Desde 2010 crecemos anualmente entre el 30% y 35%. Y hemos intentado moderar esas tasas para poder asimilar lo que pasaba porque no estábamos preparados", confiesa Laura Erra, responsable de marketing e hija del fundador, Josep María Erra. Hace un lustro, la facturación de la firma no alcanzaba los ocho millones de euros. En 2014, en cambio, superó los 35 millones, un 70% más que el año anterior. España es uno de los mercados europeos donde más se incrementa el consumo de bebidas vegetales, un negocio que entre marzo de 2014 y 2015 movió alrededor de 157 millones de euros en el país ibérico, según datos de la consultora Nielsen. Una cifra superior a la de economías como Italia o Alemania.

Liquats Vegetals comercializa sus productos a través de tres marcas. Yosoy es la más extendida y se puede encontrar en grandes superficies, incluida Mercadona. Sus variedades emplean la soja, la avena y el arroz como principales ingredientes, a los que combina con coco y avellanas. Monsoy tiene referencias similares, pero elaboradas con materias primas ecológicas y limita su distribución a puntos de venta especializados. Almendrola es una antigua marca de leche de almendras adquirida por la firma y que también se vende en supermercados.

Productos líquidos, principios sólidos

Liquats Vegetals responsabiliza gran parte de su éxito a su localización geográfica, en las faldas del Montseny, que le proporciona agua de primera calidad para sus productos. Además, tiene publicado un manifiesto en el que explica sus seis principios básicos.

  1. Todas las bebidas han de ser funcionales.
  2. No utilizar ningún aditivo: potenciadores del sabor, conservantes, aromas artificiales o colorantes.
  3.  No usar transgénicos.
  4. Compromiso con la sostenibilidad: reciclaje y eficiencia energética.
  5. No utilizar ingredientes de origen animal.
  6. La calidad es fundamental.

La compañía nació en 1991 de la mano de Erra padre, que entonces trabajaba en el sector lácteo. "Él veía que la leche que traían algunos payeses tenía más proteínas que otras y que esto era porque alimentaban mejor a sus vacas. Así que pensó que, en vez de cuidar lo que comían las reses para que dieran una buena leche, era mejor alimentar bien a las personas directamente y saltarse el paso del animal", relata su hija. Erra propuso a sus superiores fabricar leche de soja. "Hace 25 años, aquí en España, nadie sabía qué era la soja. Le dijeron que no, así que mi padre decidió elaborarla por su cuenta", recuerda Laura Erra.

Liquats Vegetals fue la primera empresa española que produjo leche de soja, el único producto que fabricó durante muchos años. "Nuestro mercado era tan nuevo que ni los supermercados lo querían. Tuvimos que comercializarlo a través del sector de la dietética. Pero poco a poco fuimos ganando adeptos hasta que la gran distribución comenzó a abrirse. Nos decían: 'Venga, vamos a probar eso que dices de soja o lo que sea", explica la directiva.

Con el tiempo, la gama se fue extendiendo. Primero a la leche de almendras, que siempre se había vendido en forma de una pasta a la que había que añadir agua. Liquats Vegetals la empezó a envasar ya lista para el consumo. "Nos parecía interesante porque no presentaba tantas pegas como la soja: hay gente que considera que es solo para mujeres o que no es buena para la salud", explica Erra. Luego, llegaron las bebidas de arroz y de avena. Hoy, la leche de soja solo representa el 30% de la facturación. Los mayores ingresos proceden de la bebida de avena, que en pocos años se ha convertido en su producto estrella.

Consumo cambiante

"Ha habido un cambio de actitud en los consumidores. Ahora se cuidan y piensan que, antes de necesitar curar algo, es mejor comer bien", afirma Erra. "En un análisis que hicimos entre nuestros clientes, vimos que solo el 10% comenzó a comprar bebidas vegetales debido a intolerancias alimentarias. La gran mayoría lo hacía porque tenía inquietudes respecto a lo que comía. De hecho, la reacción de quienes descubrían que eran intolerantes a la lactosa resultó ser pasarse a la leche sin lactosa antes que buscar un producto diferente para el mismo uso", comenta.

La popularidad de estas bebidas continúa creciendo gracias al boca a boca que difunde ventajas como un bajo aporte calórico y sus beneficios para la digestión. El perfil del consumidor suele ser el de mujeres mayores de 30 años. Cada vez más marcas se interesan en producirlas, incluso las lácteas tradicionales como Central Lechera Asturiana, que hace un par de años se alió con la belga Alpro para lanzar una gama de bebidas vegetales. Liquats Vegetals, cuya línea Yosoy cuenta con una cuota de mercado del 19% en España, espera cerrar el año con una cifra de negocios de entre 45 millones y 50 millones de euros.

La empresa que empezó con dos trabajadores hoy tiene una plantilla compuesta por 120 personas y acaba de invertir 20 millones de euros en la primera fase de ampliación de su fábrica. Las obras empezaron el pasado mes de mayo y cuando terminen el próximo febrero, Liquats Vegetals tendrá la capacidad de duplicar su producción hasta los 150 millones de litros anuales. La segunda fase consiste en reformar las oficinas y almacenes. Entre los planes de futuro de la firma están incrementar la exportación, que en la actualidad supone el 20% de las ventas, y continuar creciendo dentro de España.