Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La reforma energética es un tsunami para Pemex”

El exministro de Energía de México señala que los cambios en el sector han sorprendido a la firma estatal en diversos frentes

Jesús Reyes Heroles, exdirector de Pemex, en su despacho en México
Jesús Reyes Heroles, exdirector de Pemex, en su despacho en México.

Jesús Reyes Heroles (Ciudad de México, 1952) está convencido de que Petróleos Mexicanos (Pemex) tenía que pasar por un duro proceso de transformación provocado desde fuera de la compañía para modernizarse. El exdirector de la firma (2006-2009) y exministro de Energía (1995-1997) conoce las entrañas de la petrolera estatal y asegura que la reforma energética de México de 2013 no podía demorar más.

Han pasado dos años desde que el Congreso mexicano aprobó las modificaciones a la Constitución y los primeros efectos de la apertura del sector energético apenas comienzan a notarse, apunta el también economista. Reyes Heroles participó en 2008 en el primer intento por reformar a la petrolera estatal y reconoce que aunque ese esfuerzo sentó un precedente, no fue tan decisivo como la reforma impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto. “Esa reforma nació muerta porque se hizo sin cambios constitucionales”, explica en entrevista con EL PAÍS.

En su despacho, el exdirector de Pemex conserva pequeños frascos con muestras de petróleo de distintas regiones de México. Como cada uno de los envases, Reyes Heroles puede desmenuzar todos los cambios que han sorprendido a la firma en los últimos dos años y para los que quizá ni sus directivos, ni sus trabajadores estaban preparados. “La reforma es como un gran tsunami que le llega a Pemex y tenía que llegarle un día. Yo soy prueba viviente de que Pemex no se puede reformar desde adentro, realmente tenían que hacer una reforma del entorno que obligara a la empresa a hacer los cambios que de otra manera no estaba haciendo”, argumenta.

A Pemex no le dieron toda la libertad, autonomía, flexibilidad necesaria para poder ajustarse rápidamente

Jesús Reyes Heroles, exdirector de Pemex

El antiguo ministro asegura que Pemex sufre un importante atraso al interior, que la falta de mantenimiento de sus instalaciones y un tímido programa de exploración de recursos petroleros han dejado a la compañía descuidada ante la reforma. El desarrollo del mercado internacional de petróleo en el último año ha tomado desprevenidos a sus directivos, explica. Y finalmente, la petrolera ha pasado por el impacto natural de la apertura al mercado de una empresa que no estaba acostumbrada a la competencia.

La petrolera estatal ha vivido durante 2015 uno de sus peores años financieros con pérdidas superiores a los 20.000 millones de dólares. A pesar de que la empresa busca métodos de financiamiento --esta semana Pemex ha anunciado un plan para modernizar sus refinerías a través del alquiler de activos-- la dependencia del Estado de los recursos de la petrolera menguan su esfuerzo por seguir adelante, señala el exdirector. “No le dieron toda la libertad, autonomía, flexibilidad necesaria para poder ajustarse rápidamente. El tiempo para aprovechar esa flexibilidad es poco, están corriendo contra el reloj”.

Sin embargo, el antiguo funcionario reconoce que los cambios al sistema de pensiones (Pemex tiene un pasivo laboral que supera los 88.000 millones de dólares) anunciados el mes pasado son un gesto de que la firma finalmente va a poner en orden el “excesivamente generoso” régimen de retiro de sus trabajadores. “Es hacer un reconocimiento formal de que ese pasivo laboral en realidad quien tiene que hacerle frente es el Gobierno federal, porque en el pasado Pemex sí generó esos recursos suficientes para poder pagar sus pensiones, pero ya no”, señala.

Tras retirarse del servicio público, Reyes Heroles se ha dedicado a asesorar a firmas privadas del sector energético, con la reforma ha ayudado a algunas compañías a entender los complejos entresijos de la energía en México. El exdirector de Pemex ahora promueve Energy México 2016, la primera conferencia internacional de energía que abordará en enero de 2016 los temas del sector que habitualmente se han discutido en el extranjero. El exministro reunirá a los altos cargos del Gobierno mexicano con los directivos de las empresas energéticas. “La reforma cala tan hondo que los eventos de reflexión estratégica y debate sobre el futuro energético de México ahora son actos de todo el sector energético y son promovidos de manera independiente por el sector privado, ya no por el Estado”, apunta.