Volkswagen garantiza los 4.200 millones de inversión en España

La compañía excluye a la cúpula de una cadena de errores que duró diez años

El presidente del Consejo de Supervisión de Volkswagen, Hans Dieter Pötsch, y el de la Junta Directiva, Matthias Müller, en la rueda de prensa del jueves en la sede de la compañía en Wolfsburgo (Alemania).
El presidente del Consejo de Supervisión de Volkswagen, Hans Dieter Pötsch, y el de la Junta Directiva, Matthias Müller, en la rueda de prensa del jueves en la sede de la compañía en Wolfsburgo (Alemania).JULIAN STRATENSCHULTE (EFE)

Casi tres meses después del estallido del dieselgate, los máximos responsables Volkswagen han comparecido por primera vez en rueda de prensa para presentar el balance de las investigaciones. Matthias Müller, presidente del mayor fabricante de coches de Europa, y Hans Dieter Pötsch, presidente del Consejo de Supervisión, no ofrecieron grandes revelaciones sobre el escándalo, pero sí garantizaron que mantendrán las inversiones previstas en sus dos fábricas españolas: la de Pamplona (Navarra) y la de Seat en Martorell (Barcelona).

“Hemos estudiado todo nuestro programa de inversiones y no hay ninguna decisión negativa sobre España. Estas inversiones se mantienen como estaba previsto”, dijo Müller desde la sede de la empresa en la ciudad alemana de Wolfsburgo. La empresa había anunciado el pasado mes de mayo, antes del escándalo, una inversión de 4.200 millones de euros a lo largo de los próximos cinco años.

Más información
Volkswagen rebaja el impacto del caso de las emisiones de CO2
Volkswagen cae al tercer puesto en ventas y Seat al sexto en noviembre
Las ventas de Volkswagen se desploman en Estados Unidos
Alemania amplía la investigación a Volkswagen por evasión fiscal
Volkswagen evita dar informaciones a los clientes españoles, según la OCU

Además de tranquilizar a los empleados de las plantas españolas, los responsables de la empresa dieron algunas pistas de cómo surgió un escándalo que le puede costar unos 40.000 millones de euros y sobre cómo pretenden asegurarse de que algo así no vuelva a ocurrir jamás.

El trucaje en las emisiones de gases contaminantes que la compañía llevó a cabo en 11 millones de vehículos diésel se explica, según Pötsch, por una “cadena de errores” que se remonta a 2005, cuando la compañía realizó una gran ofensiva para introducir los motores diésel en el mercado estadounidense.

“No se trata de un error aislado”, admitió el responsable del Consejo de Supervisión. Para explicar la caída en desgracia de la empresa que hasta verano era el orgullo de Alemania, Pötsch señaló una mezcla de "decisiones individuales", "debilidades en los procesos" dentro de la compañía y lo más doloroso de todo "una actitud de ciertas personas de tolerancia ante las violaciones de la ley". Pese a lo dilatado del tiempo en el que se llevó a cabo la estafa, la compañía mantiene que no hay ningún indicio de que la cúpula de la empresa –los miembros del Consejo de Administración ni los de Supervisión- supiera de estas prácticas. El propio Müller, responsable de la filial Porsche hasta septiembre —cuando el escándalo obligó a su antecesor, Martin Winterkorn, a cederle el paso como máximo jefe del grupo— dijo que él mismo tampoco sabía nada.

Los responsables de Volkswagen también informaron del visto bueno que las autoridades europeas han dado a las soluciones técnicas presentadas. Así, salvado este requisito, la compañía podrá mantener su plan de comenzar el próximo mes de enero la reparación de los coches afectados por el trucaje, tarea que se alargará durante todo 2016.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Luis Doncel

Es jefe de sección de Internacional. Antes fue jefe de sección de Economía y corresponsal en Berlín y Bruselas. Desde 2007 ha cubierto la crisis inmobiliaria y del euro, el rescate a España y los efectos en Alemania de la crisis migratoria de 2015, además de eventos internacionales como tres elecciones alemanas o reuniones del FMI y el BCE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS