Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas acusa a McDonald’s de no tributar desde 2009

Bruselas dice que la filial europea de la multinacional de comida rápida no tributó ni un solo euro en Luxemburgo en los seis últimos años

McDonald´s en Alemania
Restaurante de la cadena McDonald´s.

Bruselas ha asestado este jueves otro golpe a una multinacional estadounidense. La Comisión Europea acusó a McDonald's, el gigante de comida rápida, de no pagar impuesto de sociedades por los cánones de sus restaurantes en la UE y Rusia desde 2009. Bruselas abre una “investigación exhaustiva” sobre el trato fiscal dispensado a la compañía en Luxemburgo, un país conocido por sus acuerdos fiscales ad hoc con grandes empresas. El Gran Ducado, según el Ejecutivo comunitario, le eximió de pagar varios centenares de millones de euros en impuestos por el principio de no doble tributación a sabiendas de que la empresa tampoco lo hacía en EE UU, donde está la matriz.

La operativa fiscal de MacDonald's en Luxemburgo se traduce, según el departamento europeo de Competencia, en que McDonald's no ha abonado en los seis últimos años ni un solo euro en concepto de impuesto de sociedades en el Gran Ducado, donde el tipo fiscal es ligeramente inferior al 30%. Todo ello, a pesar de haber obtenido cuantiosos beneficios (250 millones de euros sólo en 2013) por los cánones que abonan los restaurantes franquiciados en todo el territorio de la UE y en Rusia por el derecho de utilizar su marca. “Si operas en la UE, te adaptas a sus normas”, señaló en rueda de prensa un portavoz de la comisaria del ramo, la social-liberal danesa Margrethe Vestager. A partir de este momento, en paralelo a las pesquisas de Bruselas, se abre un periodo en el que la multinacional estadounidense y el Estado luxemburgués pueden presentar las alegaciones que estimen oportunas.

En 2009 y en virtud de la norma que evita la doble imposición (que una empresa pague impuestos en dos países a la vez), la Comisión concluyó que la filial europea de McDonald's no debía pagar el impuesto de sociedades en Luxemburgo —un país no tipificado como paraíso fiscal, pero que ofrece unas condiciones tributarias muy atractivas para las firmas que se instalan en su territorio— porque “los beneficios estaban sujetos a la imposición de EE UU”. La compañía, sin embargo, estaba obligada a demostrar anualmente que los cánones transferidos a EE UU a través de Suiza —otro país conocido por su tratamiento fiscal favorable para empresas y grandes fortunas— se habían declarado y que quedaban sujetos a imposición en suelo estadounidense. El brazo ejecutivo de la UE cree, en cambio, que tampoco tributó en EE UU.

Luxemburgo facilita los contratos ad hoc

McDonald's ha sido la última gran multinacional en ser investigada formalmente por contratos que Luxemburgo cocinaba a la medida de las grandes multinacionales. Pero no la única. A finales de 2014 —cuando estalló el caso Luxleaks gracias a una investigación periodística— la Comisión anunció que más de 400 empresas estaban bajo la lupa de Competencia. Amazon y Fiat ya están siendo investigadas. Se da la circunstancia de que el actual presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, fue primer ministro del Gran Ducado durante los años en los que se firmaron los contratos.

El Gran Ducado plasmó entonces (en 2009) en una segunda revisión que la empresa de comida rápida ya no estaba obligada a demostrar que sus ingresos eran objeto de tributación en EE UU, pero tampoco lo eran en Luxemburgo por lo que ahora se sospecha que McDonald's lleva seis años sin tributar en ambas orillas del Atlántico.

Vestager remarcó este jueves que una resolución fiscal que acepte que la empresa no pague ningún impuesto, ni en Europa ni en EE UU, “debe examinarse cuidadosamente con arreglo a las normas [comunitarias] sobre ayudas estatales”. “La finalidad de los convenios en materia de doble imposición es evitar la doble imposición, no justificar la doble no-imposición”, señaló.

La Comisión quiere llevar el caso McDonald's hasta el final y averiguar si las autoridades luxemburguesas derogaron “de forma selectiva” las disposiciones que afectan a la doble imposición, concediendo así a McDonald's una ventaja de la que no gozan sus competidores. Más allá de la firma de comida rápida, Bruselas tiene bajo la lupa a unas 300 empresas en 23 Estados miembros, según el mismo portavoz. Los casos más sonados de investigaciones sobre compañías estadounidenses —Amazon, Starbucks, Amazon y Apple— han provocado que el Senado estadounidense acuse a la UE de cargar desproporcionadamente contra sus empresas. Bruselas consideró este jueves esta opinión “infundada y contraria a la verdad” y argumentó que la mayor parte de sus investigaciones afectan a compañías europeas.

Más información