Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un banquero en el paraíso del gin-tonic

Anshuman Vohra dejó JP Morgan para crear la marca de ginebra Bulldog

Anshuman Vohra, fundador de la ginebra Bull Dog.
Anshuman Vohra, fundador de la ginebra Bull Dog.

Anshuman Vohra siempre había sido un apasionado del gin-tonic. Pero en el bar de Nueva York al que acudía con sus compañeros del banco de inversión JP Morgan a la salida del trabajo apenas había dos tipos de ginebra y, en cambio, más de 40 botellas diferentes de vodka. Y casi todas de calidad. Ahí empezó a barruntar la idea de crear una marca de máxima calidad o premium para llenar ese hueco del mercado. La aventura empezó hace unos diez años, cuando decidió viajar a Reino Unido para visitar una de las destilerías más antiguas del país. Hoy es el propietario de Bulldog, la tercera marca de ginebra de alta categoría más vendida en todo el mundo.

Apenas tenía 30 años cuando Vohra compró un billete de avión para Londres. Allí visitó una destilería que llevaba más de 250 años trabajando. “Les planteé mi idea y me ayudaron a crear una ginebra diferente, con doce botánicos exóticos de ocho países. Incorporamos agua de dragón, de lavanda, de flor de loto, de amapola… Elegimos un trigo de muy alta calidad, que hace que la ginebra sea muy fácil de mezclar, y agua de una fuente muy pura de Reino Unido”, detalla Cohra con exhaustividad, sentado en un taburete de la habitación de una oficina barcelonesa que recrea el ambiente de una coctelería.

El sueño americano

Vohra regresó a Nueva York con un producto bajo el brazo. A finales de 2006, dejaba su empleo en JP Morgan y se lanzó a la aventura. “Fue antes de la crisis, pero yo no sabía que iba a venir eso”, bromea. Hoy no echa de menos ese trabajo. “Siempre quise vivir el sueño americano. Quería ser emprendedor y tener mi empresa y mi marca propia”, confiesa.

Ese fue el siguiente paso: buscar una imagen y un nombre para la ginebra. Tenía varios elementos básicos en la cabeza. Vohra quería una ginebra moderna y de cuño británico. Y también tenía el nombre bastante claro. Se debía llamar Bulldog en homenaje a Winston Churchill, el primer ministro británico durante la Segunda Guerra Mundial apodado el Bulldog Británico, de quien Vohra se confiesa un admirador. Así que buscó financiación, una agencia de comunicación neoyorquina y lanzó la marca del destilado. “La idea era cambiar el mundo de la ginebra con un producto moderno y joven y a la vez con ingredientes naturales de alta calidad”, afirma. A finales de 2007 Bulldog se comercializaba en Estados Unidos, y poco después llegaba a Europa.

Llegada a España

Enseguida la ginebra llegó a España. Vohra había vivido con su familia en el país y, de hecho, habla un castellano perfecto. La marca se hizo muy popular, hasta el punto de que hoy es su primer mercado del mundo. “Es el primer país para las ginebras premium del mundo”, afirma. El éxito se debe en buena medida al boom del gin-tonic, que el empresario explica que nació en España y se ha exportado a Alemania, Italia y a varios países latinoamericanos, entre ellos Colombia.

Un banquero en el paraíso del gin-tonic

Los últimos datos de la patronal del sector señalan que el whisky y el ron siguen siendo las bebidas espirituosas más consumidas en España, aunque la ginebra les pisa los talones con unas tasas de crecimiento que no alcanzan las otras dos. España es, además, el tercer país del mundo donde se consume más ginebra. “Es el país líder en cultura gastronómica. Aquí no triunfa el vodka porque no tiene un sabor interesante y distinguido. Los españoles siempre consumieron ginebra, pero lo que cambió hace unos cinco años para que se diera esa explosión y esa moda del gin-tonic en copa de balón fue la llegada de las tónicas premium”, explica Vohra, quien lamenta que una mala tónica puede estropear el sabor de una buena ginebra.

En cualquier caso, en España hoy hay donde elegir. En el mercado hay alrededor de 300 marcas de ginebra, 250 de las cuales son de alta gama. “No hay otra categoría de licores con tantas marcas premium”, señala.

La importancia del mercado español explica que Vohra visite la Península cada mes. “Este país cambió la trayectoria de la compañía en el mundo”, confiesa el emprendedor. Solo en el segundo trimestre del año las ventas de la empresa crecieron el 50% respecto al mismo periodo del año anterior, de modo que Bulldog se situó como tercera marca de alta categoría por detrás de Bombay Sapphire y Hendrick’s.

Cifras del sector

Cuota. El whisky es la bebida más consumida en España con una cuota de mercado del 26%, seguida por el ron el 17%. En tercer lugar se encuentra la ginebra con el 15% de las ventas totales.

Impuestos. En 2014 se comercializaron en España unos 200 millones de litros de bebidas espirituosas y el Estado recaudó por impuestos especiales 760 millones de euros.

Empleo. El sector genera cerca de 360.000 empleos directos e indirectos, siendo la mayor parte de ellos correspondientes a la hostelería. Hay 385 centros de fabricación de bebidas espirituosas.

Vohra, sin embargo, no se conforma con lo logrado hasta ahora. Quiere llegar al número uno a pesar de que admite que la diferencia con el segundo aún es grande. Para ello, pone toda la carne en el asador. Su última campaña, bajo el lema “Misbehave Properly” (pórtate mal correctamente), ha arrancado en España. La conquista del paraíso del gin-tonic debe ser la plataforma para el siguiente objetivo de este ambicioso emprendedor: coronarse como la primera ginebra de calidad del planeta. “Ya lo somos en países como Dinamarca o Portugal. Vamos a invertir en España para serlo”, se propone.

La empresa firmó el año pasado un acuerdo de distribución mundial con el grupo Campari para vender en 75 países. Este año Bulldog prevé facturar diez millones de euros y crecer en volumen casi el 40%. “Somos la cuarta marca mundial en nuestro segmento y la crece más rápido”, sostiene. Y por si quedaban dudas sobre sus intenciones, Vohra avisa: “No vamos a parar hasta que lleguemos al número uno en premium”.