Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE investiga a Disneyland París por supuestos precios discriminatorios

Bruselas confirma que estudia "exhaustivamente" numerosas quejas de consumidores por el cobro de tarifas distintas según el país de residencia de los visitantes

Eurodisney
Un muñeco de Mickey Mouse en el parque Disney de París AFP

Disneyland Paris, el parque temático más grande de Europa, se encuentra desde este miércoles en el punto de mira de Bruselas. La Comisión Europea —el brazo ejecutivo de la UE— ha confirmado esta mañana que investiga "exhaustivamente" una posible diferencia de precios en los paquetes vacacionales entre distintas nacionalidades o lugar de residencia. En caso de confirmar las sospechas, la práctica estaría "totalmente injustificada" y prohibida por la directiva de servicios de la UE, ha dicho una portavoz del Gobierno de la UE quien indica que ya se está trabajando con el Ministerio de Economía francés.

Esta discriminación en los precios en los paquetes de entrada y estancia en el parque temático situado al este de París radicaría, según ha publicado el diario británico Financial Times y ha confirmado Bruselas, en los clientes británicos y alemanes, pero también italianos, según una fuente de la Comisión. El periódico dijo que un visitante francés o belga gasta 1.346 euros en un paquete premium, mientras que el inglés desembolsaría 1.870 y el alemán 2.447 euros. Es decir, la diferencia de precio que, de verificarse estaría "injustificada", según Bruselas, es de casi el 50%. "Llevamos recibiendo quejas [sobre Eurodisney] de consumidores desde 2009", confirma Bruselas quien reconoce, además, que esto podría ser "la punta del iceberg".

Bruselas asegura que no pretende armonizar los precios del parque, pero sí espera una "respuesta objetiva" a lo sucedido que cree llegará antes de que finalice el verano. La Comisión ha informado también de que para comprar un abono anual de entrada al parque temático es necesario disponer de una cuenta francesa. "Estas prácticas están bastante extendidas en varios sectores", critica Johannes Klein, portavoz de la Asociación Europea de Consumidores, BEUC. "Estamos contentos de que la Comisión haya comenzado una línea de investigación", añade.

"Con demasiada frecuencia, los consumidores que buscan comprar bienes o servicios en otro Estado miembro se les impide obtener el mejor precio", ha declarado una portavoz de Mercado Interior de la UE que explica que el hecho de cobrar precios diferentes "no es ilegal", pero insiste: "Los consumidores necesitan transparencia y no deben ser privados de comprar en otros mercados. Es la esencia del Mercado Común".

Eurodisney, según fuentes de Bruselas, reconoce que los precios son diferentes en las páginas web dependiendo del país desde el que se acceda, pero se defiende explicando que si uno llama por teléfono, el precio que se les aplica sería el más bajo. Argumentos que no suenan demasiado convincentes a la Comisión. En caso de que la investigación confirme las sospechas y de que Eurodisney no redireccione su política de cobro, Bruselas abriría un expediente contra el Estado francés (y no Disney, por no tratarse de un tema de Competencia, sino de Mercado Interior), algo que aún se prevé muy lejano.

Los consumidores pueden ser discriminados de diferentes maneras, con los sitios web específicos en diferentes países, con diferentes tarifas, o si las empresas que se niegan incluso a participar en algunos países, explica una fuente de la Comisión citada por France Presse, pero ante todo, añade, "debe haber transparencia".

La Comisión Juncker contra las barreras nacionales

Desde que asumió el cargo en noviembre pasado, Jean-Claude Juncker se ha embarcado junto a su equipo en una cruzada contra las barreras comerciales nacionales a las que se enfrentan los consumidores, en particular, en comercio. "No solo se trata de cumplir las normas nuevas del Mercado Común sino las anteriores", sostienen desde la Comisión.

Las firmas estadounidenses como Amazon, Google y Apple fueron los primeros en soportar el peso de esta campaña, con la apertura de varias investigaciones por la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager.

La semana pasada, la Comisión también acusó a la cadena británica Sky TV y seis grandes estudios de Hollywood —entre ellos Disney— de violar las regulaciones antimonopolio bloqueando el acceso a contenidos para los suscriptores de televisión de pago fuera de su país originales, informa France Presse.

Más información