Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las 500 mayores empresas de América Latina ganan un 41% menos

La región sufre dos años consecutivos de descenso en las ventas empresariales, algo que no se producía desde 2001-2002

Una plataforma de Petrobras en Río. Ampliar foto
Una plataforma de Petrobras en Río. GETTY

Por segundo año consecutivo, las ventas combinadas de las 500 mayores empresas de América Latina por volumen de negocios han descendido: un 4,5% menos en 2014 respecto a 2013. Un escenario de dos años seguidos de pérdida de ventas no se producía en la región desde el periodo 2001-2002. De los 2.637 millones de dólares en ventas en 2012 se pasó a 2.599 hace dos años, y a 2.481 en el último registro. En paralelo, y de forma más alarmante para la hucha de Latinoamérica, los beneficios netos anuales de estas empresas han descendido todavía mucho más: un 41%. La pérdida de poder de las monedas locales respecto al dólar y la caída del petróleo y de las materias primas han provocado esta situación.

Son los gigantes de América Latina. Las 500 empresas más poderosas por volumen de ventas. El motor de la economía de la región. Pero un motor gripado que en los dos últimos años no solo no ha conseguido que la locomotora avance como solía hacerlo, sino que ha sido incapaz de frenar su retroceso. Un 4,5% menos de ventas en 2014 respecto a 2013, y casi un 41% menos de beneficios netos retratan un panorama preocupante para estos colosos empresariales, según el ránking AE 500, elaborado por el grupo de estudio AméricaEconomía Intelligence. Y la situación no es nueva, sino que se acentúa el declive del ejercicio anterior.

La caída de dos años seguidos solo tiene comparación desde que se registran estos cálculos (1991) en lo sucedido en 2001 y 2002, cuando las ventas cayeron un 2,9 y un 2,8% respectivamente, un descenso más sostenido y leve que el actual. Los números positivos regresaron entonces hasta 2008, cuando se produjo un bache del 3,7%. Pero fue solo un tropiezo momentáneo para volver a asomar la cabeza y llegar hasta picos como el de 2010, con un aumento de las ventas del 16,7%.

Las petroleras como símbolo del descenso económico

Como símbolo del descenso de las ventas y los beneficios, ahí están los informes económicos de las grandes petroleras de la región, el sector más castigado.

La brasileña Petrobras, envuelta en un monumental escándalo de corrupción, perdió 8.127 millones de dólares en 2014. La caída representa un 180% menos en la tabla de ganancias de la compañía estatal.

La mexicana Pemex, que a partir de hoy se abre a la iniciativa privada, sufrió un descenso de 17.979 millones de dólares en sus utilidades.

PDVSA, Petróleos de Venezuela, se escapa ligeramente de la quema en el año pasado. Fue la única entre las tres grandes que logró números positivos, 12.400 millones, aunque eso supuso un 3,4% menos de beneficios.

El descenso actual de dos ejercicios consecutivos marca una tendencia más que un episodio coyuntural, según explica Andrés Almeida, director de AméricaEconomía Intelligence: “Esta es una nueva época, menos próspera. Se acabó el superciclo. Las ganancias y las ventas no van a subir hasta los niveles que tuvieron las empresas entre los años noventa hasta ahora. En esa época hubo un crecimiento explosivo de las materias primas, y la situación actual apunta a que hay un movimiento a la baja que luego se va a estabilizar, pero sin el ciclo increíble de antes. Es una nueva etapa para la economía de América Latina. Los tiempos de antes ya no volverán como antes”.

La depreciación de las monedas regionales respecto al dólar, la caída de los precios del petróleo y el fin de la etapa gloriosa de las commodities y el caudal de millones insuflados por la chequera de China son los motivos principales de este nuevo escenario económico.

Caen las ventas, pero más caen todavía los beneficios netos anuales de las empresas, hasta un 40,98% en el último recuento, una rebaja drástica si se tiene en cuenta que el referente anterior era una pérdida del 3,9%. Según el estudio de AméricaEconomía, las 500 mayores empresas dejaron de vender 141.000 millones de dólares en 2014 y de ganar 47.000 millones respecto a 2013. “En los años anteriores había ganancias muy grandes, un ciclo asombroso”, razona Almeida; “la caída del 41% es enorme. Las ventas caen, pero no con tanta fuerza. El descenso de las utilidades [ganancias] es muy significativo”.

Brasil es el país con más presencia entre el conjunto de los 500 gigantes comerciales. Entre ellos hay 203 empresas brasileñas, por 119 mexicanas, 65 chilenas, 44 argentinas, 30 peruanas y 24 colombianas (otros seis países están mínimamente representados). Entre estas seis economías que lideran la región tampoco hay muchos motivos para la envidia entre vecinos. Todas, sin excepción, han visto rebajadas tanto sus ventas como sus ganancias anuales netas en 2014. Desde un 100% en el caso de los beneficios mexicanos a un 50% en el caso brasileño, economías golpeadas por la crisis petrolera. Ni siquiera Chile o Perú, aparentemente más sanas, se salvan de la calculadora.

Más información